13/05/2016 en el Senado

Menem dijo ante la Justicia que la muerte de su hijo fue un atentado de Hezbollah

El ex presidente lo declaró ante la justicia federal. Su ex esposa, Zulema Yoma, consideró a la declaración como falsa ya que, para ella, se trató de un ataque del “narcoterrorismo”.

 El ex presidente Carlos Menem declaró ante la justicia federal que el asesinato de su hijo fue perpetrado por el Hezbollah, lo que fue considerado por su ex esposa, Zulema Yoma, como falso ya que, para ella, se trató de un ataque del “narcoterrorismo”.

Durante la audiencia que fue descripta como “muy tensa” por el abogado de Yoma, Juan Labaké, Menem decidió no responder las preguntas de los patrocinantes de su ex mujer y presentó un escrito en el que describe a la muerte de su hijo Carlos, ocurrida el 15 de marzo de 1995, como un atentado internacional.

“Durante mi mandato como Presidente de la Nación se produjeron tres atentados. El primero, producido en la Embajada de Israel el 18 de marzo de 1992, el segundo afectó a la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) el 18 de julio de 1994, y el tercero se produjo en mi propia sangre, cuando se llevó al vida de mi hijo, Carlos Menem Jr., el 15 de marzo de 1995”, señala el escrito.

El ex presidente presentó el documento ante el juez federal Carlos Villafuerte Ruzo, quien le tomó declaración en su despacho del Senado Nacional donde el riojano lo recibió acompañado por su hija Zulema y sus abogados.

Menem dijo que aquellos “acontecimientos extraordinarios” podrían ser “planificados e implementados únicamente por el terrorismo internacional”, y que la muerte de su hijo, en los alrededores de la localidad bonaerense de San Nicolás mientras pilotaba un helicóptero acompañado por el corredor de automovilismo Silvio Oltra, le significó “ir perdiendo progresivamente parte de mi propia vida”.

El ex mandatario agregó que solicitó la participación de los principales servicios de inteligencia internacionales, como el FBI, la CIA, Mossad y el Centro Nacional de Inteligencia de España y que “concordaron que probablemente los atentados habrían tenido su génesis o vinculación con el Hezbollah”.

Además, vinculó al entonces canciller Guido Di Tella, fallecido en 2001, en su declaración al indicar que el ex ministro “tomó conocimiento de las documentaciones que provenían de los informes de los embajadores de las potencias internacionales con asiento en la Argentina”.

“En ese contexto, Di Tella me recomendó por voluntad propia que no decidiera ninguna represalia o respuesta política porque nuestro país era considerado un ‘blanco elegido’ para nuevos atentados terroristas”, señala el documento presentado por el ex mandatario.

Además, le sugirió al magistrado que “debe solicitarse a los servicios de inteligencia nacionales e internacionales los antecedentes sobre los tres atentados que conmovieron” al país.

“Menem no aportó nada. No quiso decir la verdad”, dijo el abogado de Yoma, al tiempo que la ex primera dama atribuyó la muerte de su hijo a un “narcoatentado” y solicitó la comparencia de Cristina Fernández de Kirchner.

Zulema recordó que su hija Zulemita “estuvo presente” cuando la ex presidenta “le dijo sobre el tercer atentado a ella y al doctor Labake”.

“Estos ataques son del narcoterrorismo. Es narcoterrorismo todo esto. Es lo que yo pienso”, precisó Yoma quien agregó que le “hubiera gustado que Menem clarifique la muerte de Carlitos con lujo de detalles, pero no quiso hablar ni contar y aduce cuestiones de seguridad para la familia y por eso pidió custodia para nosotros”.

“Es un disparate lo de Hezbollah y también un invento. Es un pretexto absurdo y peligroso para el país”, resaltó Labaké, quien dijo que amenazó con denunciarlo por falso testimonio.

Para Labaké, Menem “esconde algo, no quiso hablar y habrá que ver si esto no es denunciado por falso testimonio”.
Hasta marzo, Labaké también fue abogado de Menem, y con él presentó un escrito ante la justicia porque quería que se le relevara del secreto de Estado.

“Lo que yo se lo supe por una reunión privada de cuando era abogado de él. Le pedí que me relevara del secreto profesional, pero no quiso”, agregó Labaké.

En tanto, el actual abogado del ex presidente, Omar Daer, ratificó que el senador riojano “dice que fueron notificados por las centrales de inteligencia de varios países que le informaron a través de su canciller que pudo haber sido el hezbollah”.
“Tendremos que esperar qué decisión toma el juez, en base a esa declaración”, sentenció Daer.