14/04/2016 arte

Como una estrella de rock, Jeff Koons inaugur su obra "Ballerina" en la explanada del Malba

El estadounidense Jeff Koons, el artista vivo más cotizado en el mundo, inauguró hoy, de manera oficial, en la explanada del Malba su monumental y etérea escultura "Ballerina", de más de dos metros de alto, ante más de 600 personas que lo aplaudieron, se tomaron selfies junto a él y le pidieron autógrafos, casi como a un rockstar.


"Tan sólo llegué ayer pero en este corto tiempo en Buenos Aires todo lo que he encontrado es entusiasmo y optimismo. Ojalá que el Malba tenga alguna vez una retrospectiva de mi obra, como tiene ahora de Jorge Macchi", deslizó Koons, sonriente, cálido, de impecable traje y corbata, junto al presidente de Malba, Eduardo Costantini, luego de descubrir la obra.

Hasta Marta Minujin se quiso tomar una foto junto a Koons, quien se divirtió ante la marea de fotógrafos, ensayando diferentes poses al lado de su delicada pieza, inspirada en una pequeña bailarina de porcelana, realizada en acero inoxidable pulido y espejado que refleja a quien la observe.

"'Ballerina' es una metáfora de nuestra propia aceptación, en su reflejo nos vemos a nosotros mismos y a los demás. Se trata de descubrir y aceptar el propio potencial", repitió como un gurú este artista nacido en Pensilvania en 1955 que llegó a vender una de sus obras ("Balloon Dog") en 58,4 millones de dólares.

Antes de la inauguración, Koons repasó su vida, su carrera y sus inicios en el mundo del arte, en una larga charla que mantuvo con el director artístico del museo, el español Agustín Pérez Rubio, ante un auditorio repleto que escuchó con atención los detalles del día que conoció a Salvador Dalí, un vecino de su barrio que vivía en una casa con forma de zapatilla, una tía que le hizo conocer el mundo del arte y de lo muy enamorado que estuvo de llona Staller, la estrella porno más conocida como Cicciolina.

Este artista llevó al museo una selección de imágenes que le permitieron hilar los momentos más importantes de su vida: una de las primeras, el frente de la tienda que tenía su padre -un decorador de interiores- que fue su "primer comerciante"-según dijo Koons con orgullo- ya que ahí se vendieron sus dibujos que hacía de pequeño.

Sobre Dalí dijo: "Yo sabía que él vivía en Nueva York seis meses al año, así que llamé al hotel Saint Regis, pedí por la habitación de Dali, simplemente me comunicaron, y me atendió el. Le dije que yo era un artista joven, que lo admiraba, entonces el me recibió al fin de semana siguiente. Me dio su tiempo, fue tan generoso. Cuando te encontrás con Dalí sentís que es el momento más importante de tu vida".

Sobre su ex mujer, Cicciolina, con quien estuvo casado poco tiempo pero tuvo un largo proceso judicial por la custodia del hijo de ambos, Ludwing, contó, diplomático: "Ella es hermosa, divina, me deslumbró cuando la conocí. Yo la amé profundamente. La serie de obras que hicimos juntos 'Made in heaven' -pinturas y esculturas pornográficas e hiperrealistas- fue el símbolo de un hombre y una mujer amándose, sin prejuicios".

"Ballerina" se podrá visitar en la explanada de Malba (Figueroa Alcorta 3415) hasta el 7 de septiembre, momento en que viajará a Miami, para ubicarse en los jardines del complejo Oceana Bal Harbour que está construyendo Costantini en la ciudad estadounidense.
etiquetas