24/03/2016 Da de la Memoria

Organismos de DDHH leyeron el documento "sin derechos no hay democracia" en Plaza de Mayo a 40 aos del golpe

Los organismos de Derechos Humanos que protagonizaron las más numerosa marcha del día a 40 años del golpe cívico-militar destacaron hoy que "la memoria, la verdad y la justicia son una de las victorias" que seguirán "defendiendo a diario", algo que dejaron plasmado en el documento conjunto titulado "Sin derechos no hay democracia".

El texto elaborado por las Abuelas de Plaza de Mayo, Madres Línea Fundadora, H.I.J.O.S., Familiares de Detenidos y Desaparecidos por Razones Políticas y Hermanos de Desaparecidos por Razones Políticas y leído en Plaza de Mayo por representantes de esas organizaciones.

Minutos antes de las 17, después del ingreso de la columna de H.I.J.O.S, que se vio demorada por la cantidad de gente que colmó la Plaza y seguía marchando por la Avenida de Mayo y las diagonales, el nieto recuperado Manuel Gonçalves destacó que estaban allí para "reinvindicar a los 30.000, porque hace 40 años que los genocidas buscaron imponer un plan de hambre y exclusión con la receta de los grupos económicos".

Los integrantes de esa agrupación fueron los últimos integrantes de las organizaciones de Derechos Humanos en llegar a la Plaza y lo hicieron con un aplauso sostenido, muchos de sus hijos sobre los hombros y pancartas en las que se leía su histórica consigna "Juicio y Castigo".

La lectura del documento siguió con Carlos Pisoni, de H.I.J.O.S., que resaltó que van a "defender la democracia" y aseguró que "hoy el miedo está entre nosotros" pero indicó que el miedo lo conocen y no van a detenerse.

Amy Rice Cabrera y Giselle Tepper de esa agrupación, y Lita Boitano y Claudio Morresi, de Familiares, fueron algunos de los encargadas también de leer el documento en el que los organismos advirtieron que existe un "doble discurso" del gobierno nacional porque habla de la continuidad de los juicios contra los represores pero al mismo tiempo "despide a los trabajadores y trabajadores que los garantizan".

"Las políticas de memoria, verdad y justicia solo se sostienen con los trabajadores y las trabajadoras adentro, exigimos que se terminen los despidos", remarcaron y aseveraron que "la participación civil en los delitos de lesa humanidad todavía tiene impunidad".

Durante el pasaje leído por la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, destacaron que "a 40 años del golpe de Estado" los organismos de Derechos Humanos se sienten "nuevamente convocados a defender la democracia" porque indicaron que "el cambio de gobierno está significando a diario la vulneración de derechos".

A su vez recordaron que hoy en el Parque de la Memoria, junto a Barack Obama, el presidente Mauricio Macri dio un discurso que insinuó la teoría de los dos demonios al pedir "nunca más la violencia política e institucional".

Además reclamaron "libertad ya a Milagro Sala", lamentaron que "hoy tengamos una presa política" y reclamaron la liberación de la titular de la organización barrial Tupac Amaru, quien se encuentra detenida desde el 16 de enero porque señalaron que "es una presa política de este gobierno al que le molesta la militancia".

Antes de la lectura del documento, el nieto recuperado Horacio Pietragalla leyó un mensaje de Sala en el que la dirigente llamaba "a seguir defendiendo los derechos conquistados".

La titular de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Taty Almeida, fue la encargada de leer el último tramos del documento que acusó a las corporaciones económicas de buscar desestabilizar a los gobiernos democráticos en la región y resaltó: "Repudiamos enérgicamente los intentos destituyentes a las democracias latinoamericanas y abrazamos al pueblo de Brasil en defensa de la soberanía popular".

"Van por (Nicolás) Maduro en Venezuela, por Evo (Morales) en Bolivia, por Dilma (Rousseff) y Lula (Da Silva) en Brasil; las corporaciones no tienen fronteras, van por nuestra libertad y nuestros derechos", agregó y criticó los despidos y el acuerdo por la deuda del actual gobierno nacional, tras lo cual sentenció: "Sin derechos no hay democracia".