10/03/2016 libros

Emigrados y nmades del teatro argentino, un aporte valorado y celebrado en Amrica y Europa

El teatro argentino ha ocupado un lugar cardinal en la cultura de América y Europa, merced a una creatividad que se desdobla en ímpetu, calidad, propuestas diversas e innovadoras y trabajo sostenido, dentro de una onda expansiva escasamente registrada, que recoge y analiza la investigadora Beatriz Seibel en su libro "Teatro: argentinos en el exterior. Emigrados y nómades (1822-1973)".

Por Jorge Boccanera


La palabra “ensayo”, íntimamente ligada a la actuación, atraviesa este libro editado por Eudeba, asumiendo las distintas acepciones que la ligan al teatro como campo de prueba, ejercicio de experimentación, testeo, vale decir indagación y búsqueda de nuevos caminos.

Seibel, una de las investigadoras más relevantes del género, autora de libros como "Historia del circo", "Los artistas trashumantes" e "Historia del Teatro Argentino", además de compilar en 10 tomos obras escritas desde los orígenes a 1920, sostuvo este diálogo con Télam:

- ¿Faltaba un libro de teatristas con estadías en el exterior?
- Nunca se hizo un estudio de todas esas personalidades, los motivos de su salida del país, su trayectoria y sus realizaciones. Los artistas que han residido en el exterior aportan un nuevo mapa del teatro argentino que se extiende a diversos países. Han tenido influencia y han sido reconocidos como maestros por la potencialidad de nuestra escena en distintos ámbitos.

- ¿Cómo evalúa usted el aporte de estos teatristas en aquellos lugares donde residieron por años y desarrollaron su profesión?
- El aporte de los artistas argentinos en el exterior ha sido en general muy valorado y premiado. Han proporcionado técnicas teatrales originales y novedosas; contribuido al desarrollo de la escena en diferentes países y formado profesionales de gran nivel. Son muy requeridos como maestros, actores, directores, autores, escenógrafos.

- Su ensayo es también un libro de historia al relatar experiencias como las del actor del siglo XVIII Luis Morante, un hijo de esclava; Sarmiento, Juan B. Alberdi, Juan Casacuberta.
- En el siglo XIX los artistas de teatro reflejan la historia del país con sus viajes y sus creaciones; por lo que se hace necesario conocer el contexto para entender sus motivaciones, escritos, itinerarios y pasiones. Creí necesario incluir datos históricos: Morante fue un gran patriota, objeto de discriminación por su tez oscura; Alberdi escribe un teatro político que se distribuye como propaganda, Casacuberta se va a Chile cuando es derrotado el ejército unitario, donde militaba, y Sarmiento vuelca en ese país su ideología en críticas treatrales.

- Rescata además figuras importantes, destacados a nivel internacional pero hoy olvidados o ya francamente desconocidos.
- Mi pasión es rescatar figuras valiosas hoy olvidadas. Rosita de la Plata, por ejemplo, artista idolatrada en su época, en Europa, Brasil, Argentina, hoy pocos saben de su existencia. Y las artistas olvidadas que llevan el nombre del país, como Argentina Brunetti, Encarnación López “la Argentinita”, Imperio Argentina, sin hablar de Antonia Mercé “La Argentina”, inspiradora de Katzuo Ono y la danza butoh.

- ¿El destierro fue una de las causas más notorias de la peregrinación de tantos teatristas argentinos por diversos países?
- Sí, y en diferentes épocas. Ya fuera forzado o voluntario, el exilio es siempre doloroso y exige un proceso difícil de adaptación difícil. También hubo otras motivaciones: razones económicas, de estudio y el deseo de muchos artistas itinerantes de conocer distintos públicos.

- Muchos se acoplaron a otras culturas y bajo una identidad común trabajaron con las organizaciones obreras y campesinas.
- Camila Quiroga es un magnífico ejemplo de artista que no solo muestra una manera distinta de actuar, un ejemplo imitado en Latinoamérica, sino que promueve en cada país que visita a los autores locales, descubriendo para el público su potencial ignorado. Otro ejemplo notable es Liber Forti en Bolivia; su premisa es llevar el teatro allí donde no llega. Con su grupo “Nuevos Horizontes” realizó giras nacionales empezando por una mina ubicada a casi 4.000 metros sobre el nivel del mar. Los mineros iluminaban con las luces de sus cascos las escenas de "La zorra y las uvas" de Figueiredo. Además Forti fue una figura esencial en la creación de las radios mineras.

- Hay un teatro de calle y de teatros independientes, que también parece prolongar esta experiencia en el territorio latinoamericano.
- Sí, dentro de esa labor está gente como Edgar González que viaja a enseñar a Bolivia; allí funda con jóvenes el “Teatro Runa”, desarrolla un teatro nativo, popular, festivo, para un público obrero, minero y campesino; presentan fábulas, cuentos populares con máscaras y títeres; y con improvisaciones, acciones no verbales, música tradicional y danzas, hace una crítica al poder político.

- ¿Hubo un aporte importante en el espacio de la vanguardia?
- Desde ya, gente como Lavelli, Copi, García, Savary, Castronuovo, y muchos otros artistas argentinos que en el exterior han hecho un gran aporte al teatro con sus técnicas innovadoras, con gran éxito de crítica y público, que sorprendieron por su creatividad y originalidad.

- El contexto sobre el que trabaja el libro (1822-1973) se divide por décadas en un registro estadístico y minucioso que indica, entre otras cosas, que del 40 al 50 creció el número de artistas emigrados por motivos políticos y luego el número se duplica.
- Del 40 y el 50 es así; en la década siguiente el número también se duplica y cambian las modalidades; hay por mejores condiciones de trabajo o por estudio. Del 60 al 70 la situación social vuelve a ser un factor importante; del 71 al 73 varios artistas desarrollan una vida nómade; Ahora escribo otro tomo que recoja la experiencia del 73 en adelante.
La intensa actividad y la excelencia en la formación teatral argentina, aun en situaciones difíciles, hace que el país sea exportador de artistas y estudiosos: actores, directores, autores, coreógrafos, investigadores se desempeñan en distintas partes del mundo y son celebrados en su trabajo que pasa por todos los géneros: drama, comedia, revistas, musicales, en teatros tradicionales y experimentales.