25/02/2016 Hollande en la Argentina

El presidente de Francia visitó la cancha de Boca junto a Mauricio Macri

El mandatario francés pisó el césped de la cancha junto a su par argentino. Estuvo acompañado por el embajador de su país y el astro franco-argentino David Trezeguet. "Hay un punto de partida para una nueva relación con Francia", aseguró Macri.


El último encuentro entre el presidente Mauricio Macri y su par galo, Francois Hollande, tuvo como escenario "La Bombonera" de Buenos Aires, lugar en el que intercambiaron gestos y obsequios en un clima distendido, que el propio mandatario argentino presentó como signo del "relanzamiento" bilateral.

Macri llegó al estadio unos minutos antes que Hollande y, mientras esperaba, se acercó a una valla para dialogar con la prensa y hacer saber su satisfacción por lo que el entiende como una nueva etapa bilateral que apunta hacia un futuro de cooperación.

"Con Francia tenemos una histórica relación y lo que queremos es que sea una relación de futuro, que genere oportunidades de trabajo para los argentinos, que es el gran compromiso", señaló.

El mandatario también se permitió bromear al calificarse como "el verdadero número 10" y, cuando las sirenas de la escolta francesa comenzaron a acercarse, se apartó para esperar a Hollande en las escalinatas de la puerta 18.

La escena es conocida, unos días atrás el club xeneize recibió la visita del premier italiano, Matteo Renzi, y del presidente búlgaro, Rosen Plevneliev.

Macri, Hollande y el "relanzamiento bilateral" con el fútbol de por medio

Hollande bajó del automóvil sonriente en medio de un amplio pero discreto operativo de seguridad y saludó a Macri con el primer apretón de manos de la breve actividad.

Acompañados por el secretario de Deportes, Carlos Mac Allister y por el vicepresidente primero de Boca, Royco Ferrari, el contingente se dirigió hacia el césped del Alberto J. Armando.

Durante 10 minutos caminaron por el centro del campo de juego, posaron para los fotógrafos y Hollande se atrevió a patear un penal sin arquero, que fue festejado con un breve grito de gol por parte de los presentes.

En la comitiva también se encontraban el ex futbolista franco argentino David Trezeguet y el virtual manager de Boca, Juan Simón, de extensa trayectoria en el fútbol francés.

Luego, Macri y Hollande intercambiaron las camisetas de las selecciones de ambos países y el mandatario argentino agregó a los presentes una casaca xeneize de Carlos Tevez.

Ya en el estacionamiento, unos instantes antes de separarse, el político francés recibió un nuevo obsequio: La réplica de la pintura que adorna el hall de Boca en Brandsen 805, autoría de Benito Quinquela Martín.

Se despidieron con La Bombonera a sus espaldas, con el fútbol de por medio para relanzar la relación entre Argentina y Francia.