18/02/2016 Bolivia

Bolivia destaca el peso de los residentes en Argentina en el referendo del domingo

El embajador de Bolivia destacó la importancia de los 116.568 bolivianos empadronados que residen en Argentina en el resultado del referendo del domingo, para habilitar la posibilidad de que Evo Morales pueda disputar por un cuarto mandato consecutivo en 2019.

"Es la segunda vez que los bolivianos radicados en el extranjero votarán en una consulta, decidiendo el destino de Bolivia", recordó Liborio Flores, embajador boliviano en Argentina, en entrevista con Télam, en alusión a los comicios presidenciales de 2014.

 Enfatizó que "es muy importante que nuestros compatriotas desde Argentina puedan participar masivamente; lamentablemente la fecha no es la más aconsejable, en febrero hay mucha gente que en Argentina está de viaje, de vacaciones, pero esperamos que un gran porcentaje de esos electores puedan participar".

Flores también explicó que ese número de bolivianos habilitados a votar en Argentinas, sobre el total del padrón en Bolivia, de 6.502.000 ciudadanos, es superior al de varios departamentos (provincias) pequeños, y puso como ejemplo a Pando, que tiene un padrón que ronda los 30.000 ciudadanos.

Después de señalar que sólo en "Buenos Aires hay 93.322" bolivianos empadronados, destacó la importancia de la masividad en la participación, porque la norma boliviana exige que vote al menos el 50 más uno del padrón total para que el referendo sea válido.

"Han estado compatriotas manifestando su adhesión, sobre todo por el 'Sí' (a la reforma que habilita una nueva reelección presidencial). Estuvieron bastante activos, se movilizaron en las diferentes ciudades, tanto en Buenos Aires, Córdoba y Mendoza, como en muchas otras donde tenemos consulados y padrón electoral", dijo el embajador Flores.

Agregó que "también han venido autoridades importantes, como el presidente del Senado, José Alberto Gonzáles (del gobernante Movimiento al Socialismo -MAS), el Procurador General, ministros y viceministros, que explicaron las ventajas y desventajas en caso de triunfar el Sí o el No (a la modificación constitucional)".

"En la elección de Evo Morales (2014) en el extranjero votó a su favor un 92,2 por ciento, frente al 61 por ciento que le dio la gente residente en Bolivia", recordó. "El problema es que ahora no es una elección en que se vota un liderazgo, es una consulta democrática, abierta, para una propuesta de apertura de la Constitución" en la que está en discusión "dar estabilidad a esta revolución democrática" que hoy viven los bolivianos, añadió.

 "Son los movimientos sociales los que propusieron al Congreso una ley donde se llame a este referendo, es un procedimiento muy democrático. El pueblo soberanamente decidirá si se cambia la Constitución (para habilitar un nuevo mandato 2020-2025) o simplemente se la mantiene" tal cual.

Destacó luego que durante los 10 años de mandato de Morales el Producto Bruto Inteno (PBI) de Bolivia pasó de 9.000 millones de dólares, cuando asumió en 2006, a los actuales 36.000 millones. "Cuatro veces más grande el tamaño de la torta; casi sin inflación, con reservas que son el 50 por ciento del PBI", pero reconoció que "la caída de los precios internacionales del petróleo y el gas afectan a los ingresos" del país.

Sin embargo, destacó que las medidas tomadas para sobrellevar esa situación no han afectado la distribución del ingreso, dado que la pobreza extrema bajó del 38 por ciento (2005) al 16 por ciento.

"Dada la estatura enana de la oposición en propuestas de alternativas y el alto grado de complejo de inferioridad (que tiene) de no haber hecho ningún avance de esa magnitud, han recurrido a la guerra sucia", definió sin vueltas.

A juicio de Flores, por eso "no han escatimado ningún esfuerzo de involucrar la honorabilidad desde la del primer mandatario pasando por diferentes ministros. La población, con su sabiduría, sabrá distinguir el fondo de este problema, muy mediático, en las redes sociales, que busca que el presidente Morales no pueda seguir adelante con su liderazgo".

Consultado por las recientes denuncias del periodista Carlos Valverde que acusa de tráfico de influencia al primer mandatario con una pareja concluida en el 2007, con la que tuvo un hijo muerto a poco de nacer, y que es directiva de una empresa china, dijo que "es un personaje muy conocido en los medios de prensa de Santa Cruz".

"(Valverde) ha actuado en gobiernos neoliberales de Bolivia, fue parte de sus servicios de inteligencia; el gobierno tiene muchos datos que lo muestran patrocinado por la embajada de Estados Unidos en la publicación de sus libros, denostando el proceso de cambio. Es un gran impulsor de la nación 'cambá' que intentó la secesión del oriente del país (en 2008 y 2009)", se explayó.

Señaló el embajador Flores que por eso el gobierno boliviano está "cruzando información" para verificar el papel del encargado de negocios de Washington en La Paz, Peter Brennan, a cargo de esa representación diplomática, en el intento de "desprestigiar la imagen del presidente".

"Hay muchos intereses económicos y geopolíticos para mostrar que el faro iluminado que es el presidente Evo Morales no sea tan fuerte, y más bien traten de apagarlo", concluyó.