09/02/2016 Estados Unidos

El presupuesto 2017 de Obama privilegia inversores, seguridad y cambio climtico

En su última propuesta antes de dejar la Casa Blanca, Obama dibujó un panorama económico de sólido crecimiento, que situó en el 2,6% para este año y en 2017, y con unos déficit fiscales que se prevé queden por debajo de 2,5% desde ahora hasta 2020.

El presidente estadounidense, Barack Obama, presentó hoy su propuesta presupuestaria para el año fiscal 2017, que comienza en octubre de este año, por un valor de 4,1 billones de dólares y con un especial énfasis en la lucha contra el cambio climático, contra la "amenaza terrorista" e inversiones en infraestructuras, informó la agencia de noticias EFE.


"El plan rebaja los déficit y mantiene los progresos fiscales a través de ahorros inteligentes en el sistema de salud, migratorio y la reforma impositiva", dijo el mandatario en el documento.

Entre las novedades figura una partida adicional de 19.000 millones de dólares para reforzar la ciberseguridad y el ya adelantado impuesto de 10 dólares al barril de petróleo para financiar diversos proyectos de energías limpias e inversión en infraestructuras en Estados Unidos.

La presentación del proyecto de ley tiene una importancia más simbólica y declarativa que concreta. 

No sólo Obama está transitando sus últimos meses en la Casa Blanca y no podrá ejecutar la mayor parte del presupuesto 2017, sino que además su partido, el demócrata, no controla ninguna de las dos cámaras del Congreso, al menos hasta las elecciones generales de noviembre próximo. 

Desde 2010, cuando el oficialismo demócrata perdió el control de la cámara baja, Obama no ha conseguido aprobar ninguna iniciativa significativa en el Congreso. Este escenario político de parálisis se profundizó aún más cuando su partido perdió el control del Senado en las elecciones de 2012.