multimedia
El intercambio comercial entre Argentina y México entró en una meseta ambivalente en los últimos diez años, en los que, tras seis períodos superavitarios, nuestro país está en déficit desde 2009, para una balanza de poco más de 2 mil millones de dólares, un resultado que el presidente Mauricio Macri resumió ante su par azteca, Enrique Peña Nieto, como “una relación distante” con potencial para crecer.

Los jefes de Estado, que mantuvieron hoy una reunión bilateral en el Foro Económico de Davos, acordaron recomponer las relaciones comerciales, ambos con la mira puesta en la generación de trabajo en sus países, frente a un escenario global que perfila de pérdida del empleo, en especial en América latina, según recientes proyecciones de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Durante los últimos diez años, la balanza comercial, bastante equilibrada, fue errática en cuanto a su evolución, aunque con ventaja hasta 2009 para Argentina con consecutivos superávits, derrumbados al año siguiente, cuando México pasó a tener saldos positivos.

Argentina pasó de un superávit de 60 millones de dólares a un déficit de 675 millones de dólares.

En 2014, la balanza sumó apenas 2.351 millones de dólares, con un déficit para Argentina de 252 millones de dólares, y un retroceso del intercambio de 25 por ciento, según datos oficiales de la Secretaría (ministerio) de Economía mexicana.

Sin embargo, en 2015, entre enero y noviembre, el saldo negativo fue de 452 millones de dólares, producto de exportaciones por 960 millones e importaciones por 1.413 millones de dólares.

“Hemos mantenido una relación muy distante, sin conflictos, pero sin resultados concretos, y somos dos países muy importantes para tener poco vínculo”, resumió Macri en su reunión con Peña Nieto para evaluar el comercio bilateral y apuntó a lograr un vínculo “más intenso y productivo”.

En el diagnóstico coincidió el mandatario mexicano, que calificó el nivel del comercio bilateral “muy bajo” con respecto al potencial para incrementar el flujo comercial.

Al respecto, el presidente argentino ejemplificó que “el intercambio entre Argentina y México es un día y medio el intercambio que México tiene con Estados Unidos en un año".

México importa de todo el mundo, según cifras de 2014, casi 400 mil millones de dólares, de los cuales poco más de la mitad son productos que compra a Estados Unidos.

Dentro de la región y en el mismo período, México importó 9.776 millones de dólares, de los cuales 4.473 fueron envíos desde Brasil; 1.397 millones desde Chile; 1.106 millones desde Perú, y 1.049 millones desde Argentina.

Las ventas argentinas se concentran en el sector automotor (27 por ciento), en especial, vehículos para transporte de cargas y automóviles de turismo; cueros y pieles (13 por ciento); vinos (4 por ciento); lácteos (4 por ciento); aceites (3 por ciento), y con menor incidencia aluminio, acero, medicamentos, desodorantes corporales, conservas alimenticias, productos químicos y cebollas.

Los bienes del sector automotor también acaparan las importaciones de Argentina, en un 31 por ciento, y en menores niveles las compras se concentran en productos químicos (7 por ciento); productos de acero (6 por ciento); aparatos electrónicos y champúes (3 por ciento), además de medicamentos, fibras artificiales, manufacturas de cobre, preparaciones capilares, cerveza y refrigeradores, en menor medida.

En cuanto a inversiones, hay en Argentina más de 20 empresas mexicanas, instaladas en su mayoría entre 2007 y 2010, en los sectores de telecomunicaciones, alimentos y bebidas, industria química y plástica, comercio, turismo y consultoría, según datos publicados por la embajada de México en Buenos Aires.

Las principales compañías mexicanas en el país son Alsea, Arca, América Móvil, Bimbo, Coppel, Grupo Salinas, Grupo Posadas, Femsa, IKé Asistencia, La Mucca, Mabe, Magma Group, Mexichem, Mindcode y Telmex.

En México, la mayor ola de inversión de empresas argentinas se produjo entre enero de 1999 y diciembre de 2010, con poco mas de 652 millones de dólares, equivalentes a 29,4 por ciento de la IED aportada por Sudamérica en ese período.

La inversión argentina en Mexico se destaca por la participación de las empresas en la industria metalúrgica, a través Tenaris y Ternium del Grupo Techint.

México cuenta con una red de 11 Tratados de Libre Comercio con 46 países; 32 Acuerdos para la Promoción y Protección Recíproca de las Inversiones (APPRIs) con 33 países, y 9 acuerdos de alcance limitado (Acuerdos de Complementación Económica y Acuerdos de Alcance Parcial) en el marco de la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI).

Estos últimos son los que tiene firmados con Argentina: el ACE 6 bilateral; el ACE 54, un marco jurídico para el futuro libre comercio suscripto con el Mercosur, y el ACE 55, también con el bloque sudamericano, referido al sector automotor, que regula ese comercio a nivel bilateral a través de un Protocolo Adicional.

Este protocolo fue renovado en marzo del año pasado por cuatro años, con lo que las exportaciones de vehículos ligeros y autopartes a México se hará sin aranceles dentro de un cupo creciente pautado en hasta 575 millones de dólares hasta el 18 de marzo de 2016, y en hasta 638 millones en marzo de 2019.

México participa activamente en organismos y foros regionales del Mecanismo de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC), la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE).

Es miembro de la Alianza del Pacífico, una zona de libre comercio con Colombia, Perú y Chile; forma parte del flamante Acuerdo Transpacífico, con Japón, Estados Unidos y otros nueve países, además de ser socio del Nafta, el TLC de América del Norte y tener un acuerdo de asociación con la Unión Europea, similar al que busca suscribir el Mercosur con ese bloque.

"Estamos sentando las bases a partir de una visión compartida, ser parte de acrecentar el comercio", sostuvo hoy Peña Nieto sobre el posible acercamiento de Argentina a la Alianza del Pacífico, en la que Macri busca una plataforma de comercio hacia el Asia-Pacífico para el Mercosur.
multimedia