19/01/2016 franquismo

Ascensin Mendieta cumple el sueo de exhumar a su padre gracias a la justicia argentina

Ascensión Mendieta dudaba de que pudiera conseguirlo, pero siempre estuvo dispuesta a pelear. A sus 90 años, gracias a su tenacidad, y a la justicia argentina, logró lo que deseaba: abrir la fosa común en la que presuntamente yace su padre desde que fue fusilado por el franquismo hace 76 años.

Por Cecilia Guardati

"Mi padre fue de los primeros que enterraron, así que estará en el fondo (...) pero lo tendré conmigo", dijo la anciana, casi murmurando, a los periodistas que esta mañana la acompañaron en el cementerio de la ciudad de Guadalajara, centro de España.

A pesar de que el reloj no le juega a favor, Ascensión está tranquila, sabe muy bien lo que es esperar. Sólo quiere "llevarse un hueso de su padre" y que la entierren con él, explicó muchas veces sobre su titánica lucha por reunirse con su progenitor, al que vio por última vez cuando tenía 13 años.

"Hemos luchado mucho, deberíamos haber llegado hace muchos años", afirmó hoy sentada frente a la fosa común, sin apenas levantar la mirada de la tierra, contemplando como su pasado y el olvido salían a la luz.

La fosa común donde se encontraría el cuerpo de su padre, Timoteo Mendieta, junto con una veintena de personas, es la primera que se abre en España bajo la tutela de la justicia universal. 
La orden fue dictada por la jueza argentina María Servini de Cubría, quien desde 2010 investiga los crímenes cometidos durante la guerra civil española (1936-1939) y la dictadura franquista (1939-1975).

El exhorto salió a principios de 2014, por lo que pasaron casi dos años hasta que un juez español finalmente autorizó la exhumación.

"Estamos aquí por Argentina, que quede muy claro, porque en España no hemos obtenido justicia", afirmó Chon Vargas Mendieta, una de las hija de Ascensión, en declaraciones a Télam.

"La Justicia la hizo la jueza Servini y luego un juez muy valiente de aquí, de Guadalajara", remarcó Chon, recordando las idas y vueltas de los trámites judiciales hasta que, finalmente, un tribunal local autorizó la exhumación.

Ahora los sentimientos son "encontrados, de alegría y tristeza", porque "la espera ha sido muy larga", explicó.

A la hija de Ascensión le ha costado mantenerse en pie, pero siempre contó con el ejemplo de su madre y el "gran apoyo" de su abogada, Ana Mesutti, quien presentó su caso en Argentina, así como de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), a cargo de las excavaciones.

"Sin la fuerza de mi madre todo esto no hubiese sido posible. Ha sido una carga emocional muy grande", sostiene, ya más aliviada, aunque reconociendo que aún no saben con certeza si allí encontrarán a su abuelo.

Su madre tampoco quiere morir sin al menos habiéndolo intentado. Fue así que cumplió 88 años en noviembre de 2013 mientras viajaba en avión rumbo a Buenos Aires, donde se iba a reunir con la jueza Servini de Cubria, en quien albergaba sus últimas esperanzas después de que el Tribunal Supremo español cerró la causa sobre los crímenes de la dictadura franquista abierta por Baltasar Garzón.

"Vine con mucha ilusión desde Argentina", reconoció a su regreso y dispuesta a hacer otra vez los 10.000 kilómetros que separan Buenos Aires de su hogar, o "lo que haga falta", para recuperar a su padre.

De acuerdo con el expediente oficial, Timoteo Mendieta fue fusilado en Guadalajara el 16 de noviembre de 1939 por "sindicalista" -era el secretario general de la UGT de su pueblo, Sacedón- y por "auxilio a la rebelión".

El relato familiar cuenta que a Timoteo lo "denunciaron en el pueblo" por "rojo" y "un día lo vinieron a buscar, a pesar de que no había disparado ni un solo tiro".

"Bajó las escaleras flaqueado por los falangistas y no lo volvieron ver más ni vivo ni muerto", recuerda Chon sobre la desaparición de su abuelo.

"Toda la vida mi madre dijo que quería ver a su padre de alguna manera. Aunque es diminuta tiene una fuerza enorme y, aunque piensa que la historia fue injusta, no guarda ningún rencor", subrayó.

Anoche, Ascensión casi no durmió. Se despertó a las tres de la madrugada y ya no pudo conciliar el sueño. A pesar de su sonrisa, su mirada era triste, por su cabeza pasaban innumerables memorias.

Recordó a su hermana Paz, ya fallecida, quien la acompañó en esta lucha. Ascensión y Paz iban juntas a manifestaciones, venían aquí al cementerio, eran "activistas por la memoria", peleaban contra las injusticias.

Por eso, la anciana no duda en pedir que "saquen a todos los que están en la fosa porque murieron por la misma causa, por ser de izquierda".

Esto de hecho se hará y lo sufragará la propia ARMH, que estima que los trabajos de exhumación duraran unas dos semanas.

El caso de Ascensión Mendieta abre un precedente.

"Para nosotros este ha sido un paso muy importante", aseguró a Télam Emilio Silva, presidente de la ARMH.

Del total de 114.226 desaparecidos que dejó la Guerra Civil y la dictadura - de acuerdo con lo documentado-, sólo se han exhumado 6.300 cuerpos, de más de 300 fosas, según Silva. 
Muchos de estos cuerpos no han sido identificado, en parte por la falta de recursos para hacer pruebas de ADN.

La ARMH asegura que tienen 2.000 exhumaciones pendientes en España, el país con más fosas comunes en su territorio después de Camboya, donde los Jemenes Rojos dejaron dos millones de desaparecidos.

La decisión de Servini de Cubría ha servido, por lo pronto, a que algo empiece a cambiar. En el cementerio de Guadalajara se hicieron presentes hoy un juez y un fiscal, algo poco habitual.

El presidente de la ARMH denuncia que desde que comenzaron la exhumaciones en el año 2000 han sido muy pocas las veces que los jueces han acudido, pese a que fueron notificado del hallazgo de restos humanos con signos de violencia.

"Nos encontramos con decenas de jueces que incumplen la ley y no atienden lo mínimo, que es dar sepultura a un ser querido", subrayó.

"El hecho de que ahora se exhume a pedido de un juez argentino romper ese silencio que se había instaurado desde el cierre de la causa de Garzón. Por eso, esta actuación puede despertar a la Justicia española", apuntó.
etiquetas