multimedia
"El Señor es fiel. Pese a que lealtad y fidelidad son palabras que no están muy de moda, pero Él es leal y es fiel", aseguró el pontífice a los fieles tras el encuentro que se realizó en el Aula Paulo VI de la Santa Sede y no en la Plaza San Pedro por las bajas temperaturas del invierno romano.

Durante la audiencia, en un mensaje claramente pastoral, Francisco anunció el inicio de "un ciclo de catequesis sobre la misericordia en la Biblia con este paso del libro del Éxodo, en el que el señor se llama a sí mismo Dios compasivo y misericordioso, lento a la ira y rico en clemencia y lealtad", en consonancia con el Jubileo Extraordinario de la Misericordia que comenzó el 8 de diciembre pasado y se extenderá hasta el 20 de noviembre.

"Y es así, es compasivo, siempre dispuesto a acoger, a comprender, a perdonar, como el padre de la parábola del Hijo pródigo", describió el sumo pontífice.

En esa línea, aseguró que Dios "es misericordioso, tiene literalmente entrañas de misericordia, se conmueve y se enternece como una madre por su hijo, y está dispuesto a amar, proteger, ayudar, dándolo todo por nosotros".

"Es lento a la ira, cuenta hasta diez, como decíamos de jóvenes, aspirando profundamente para no perder la calma y soportar, sin impacientarse", agregó.
multimedia