La Sala IV de la Cámara coincidió con el juez de instrucción Gustavo Pierreti, quien consideró que Gabriel David Marino y Félix Alberto Ruiz Díaz cometieron el homicidio agravado por violencia de género.

El tribunal revocó, en cambio, el procesamiento por robo y dictó una falta de mérito a favor de Marino y Ruiz Díaz en orden a esta imputación.

Para los camaristas Carlos González y Mariano González Palazzo "no existen dudas" que Sacayán "sufrió una muerte violenta mientras se encontraba en el interior de su domicilio", en un departamento del piso 13 del edificio ubicado en Rivadavia 6.747, donde fue hallado su cadáver apuñalado.

Los camaristas tuvieron en cuenta los dichos de testigos, entre ellos el encargado del edificio y una amiga de la víctima, entrecruzamientos de llamadas telefónicas y las imágenes registradas por una cámara de seguridad de un banco cercano al edificio donde vivía Sacayán.

Según constancias del sumario instruido por Pierreti, la víctima había conocido a uno de los procesados, Marino, en oportunidad de realizar un tratamiento por problemas de adicción en el Cenareso.

La Sala IV evaluó, también, que estudios de laboratorio realizados sobre un preservativo hallado en el baño de la vivienda de Sacayán arrojaron resultados incriminatorios contra Marino, ya que el "índice de identidad" fue de 136.000.000 de veces más probable que si hubiese sido otro individuo.

Pero los camaristas consideraron que no se pudo probar el faltante de valores del departamento donde fue ultimada Sacayán, por lo que revocaron el procesamiento dictado en primera instancia.