11/12/2015 msica

En su gran salto, La Beriso va por el Estadio nico de La Plata con DVD includo

El combo rockero, una de las bandas de mayor crecimiento en convocatoria en los últimos dos años, concretará este sábado su sueño de tocar en el Estadio Único de La Plata, donde grabarán un DVD con canciones de su ultimo CD, "Historias", y repasarán temas de sus primeros álbumes.

La Beriso emergió del ghetto del rock barrial y con una seguidilla de shows en el Luna Park y su último disco se metió de lleno en la tradición de la canción rockera argentina.

A su vez, la convocatoria de la banda fue creciendo y pasó de ser una banda independiente a firmar un interesante contrato con Sony Music, que edito "Historias" y en marzo publicará el DVD del show en vivo en el estadio Único.


La banda esta integrada por Rolando "Rolo" Sartorio en voz y guitarra, Pablo Ferradas en guitarra y coros, Emiliano Mansilla en guitarra, Ezequiel Bolli en bajo, Javier Pandolfi en batería, Conde Kunga en teclado y Pablo Puntoriero en saxo.
Rolo Sartorio charló con Télam, con la calma que lo caracteriza:

-¿Era un sueño actuar en el estadio Único?
-La verdad es que nunca soñamos ni siquiera el Luna Park. Siempre fuimos una banda que luchó para que se nos dé todo de a poquito, pero nunca pensamos dos pasos adelante. Cuando hicimos lo del Playón, que en realidad íbamos a hacer el Atenas de La Plata pero se equivocaron y se lo dieron también a Rata Blanca y vendían para las dos bandas, surgió hacer algo allá. Y entonces pensamos de meter 20 mil personas y que la gente la iba a pasar mucho mejor en el estadio que en el Playón. Entonces fuimos por el estadio y ya se está agotando, una cosa de locos.

-¿Pensaron una escenografía particular?
-Sí, hay mucha pantalla, hay unas luces que yo no vi nunca en vivo, excelentes invitados… Algunos me tienen que confirmar, pero como siempre digo, la música es para compartir así que invitamos muchos del rock y del folclore.

-¿Cómo se sienten ustedes habiendo hecho ese crossover de salir en un determinado formato como el rock para meterse en un género como la canción de rock? ¿Se sienten más cómodos y más abiertos?
-Para mí es mucho más cómodo y más abierto, sí. Lo hicimos sin darnos cuenta, la pauta es esa. En cada CD tratamos de dar un giro para algún lado para que no fuera siempre lo mismo, entonces en el último metimos un giro más cancionero con rock pero también reggae. Yo me siento más cómodo.

-¿Sentiste que plasmaste en el disco "Historias" ese sonido de la canción rockera argentina? ¿Le vas a sumar estas cosas de los amigos del folclore?
-Lo que pasa es que estoy conociendo gente nueva. Alguien que me fascinó conocerla y que quiero que esté en el estadio es La Sole (Soledad Pastorutti). Me enamoré de su persona, es una genia total. Pero nosotros no somos de meter invitados en el disco.

-Así como te pasó con La Sole, ¿con qué artista otro te pasó?
-Con Andrés Calamaro, Juanse, que en los ensayos nos cuenta anécdotas de Pappo, es gente de primera. Estoy invitando a Celeste Carballo, por ejemplo, gente que muchos de los que nos vienen a ver no conocen. Para nosotros es regroso que canten temas nuestros.

-¿Cómo conociste a La Sole?
-La vimos en una fiesta. Nos topamos y me saludó, me llamó por mi nombre y nos dijo que le encantaba la banda y quería estar en el estadio. Me encantó. Abel Pintos también nos tiró la mejor. Ya no existe eso de que el pop es una mierda y el rock lo mejor o al revés, para mí es un orgullo que sientan algo por la banda. El otro día estuve con Pity, por ejemplo.

-¿Qué te motiva para escribir?
-Hoy me estaba replanteando que hace dos o tres meses que no escribo nada. Trato de buscar un sentimiento profundo dentro de mi cuerpo y escribir sobre eso. A veces cuesta y a veces te salen tres temas en un día, eso nunca lo sabés.

-¿Se sienten orgullosos de haber salido de un ghetto y que la gente ya no los etiquete?
-Sí. De hecho, sentimos que hay un montón de gente que no nos conoce y que está buenísimo. Pero nos costó mucho salir del gueto y de la etiqueta del rock, aunque eso era un problema de ellos. Es como que recién empezamos a sentir ese respeto de los colegas de muchos géneros y estilos y en lo personal me encanta que los pares nos traten bien y nos valoren un poco.

-¿A esos tipos grandes sos de hacerle muchas preguntas para absorber conocimiento como esponja?
-Lo que pasa es que a veces no sabés cómo comportarte para no quedar como un pelotudo, entonces yo lo dejo hablar y que fluya. Ayer con Juanse hablamos como una hora y media y no le iba a preguntar nada porque estaba contando anécdotas muy ricas… Las veces que lo fui a ver y que decía que quería ser él, de él saqué mucho sobre cómo manejarme sobre el escenario. Yo le dije que poníamos dos inalámbricos en el escenario y que se rompa todo. Vuelvo a mi adolescencia.

-¿Sentiste un crecimiento musical tuyo y de tus compañeros?
Sí, total, sobre todo con este último disco. Tuvimos al Tano Marciello que nos enseñó un montón en las violas. Ya tenemos 40 años casi todos…
¿Lo imaginabas?
-No.
-¿Y lo soñaste?
-No, tampoco, te lo juro. Solo decía que el Luna Park era el mejor lugar para una banda pero no que iba a tocar yo, ni en pedo.

-¿Tres características para llegar al Luna?
-Yo creo que la humildad no la tenés que perder nunca, que es algo que muchos músicos la pierden en algún momento de su carrera. Sacrificio, son pocas bandas las que llegan con dos discos. Y la tercera no sé, más humildad. Tenés que ser vos, no comerte ningún personaje y volver al barrio o a donde vivas. Y después, bueno, obviamente escribir canciones.

-¿Sentís que en esta generación hay más compañerismo entre las bandas?
-No sé, porque ayer hablando con Juanse me contaba que tocó Palito Ortega, que grabó en el disco con todo el mundo y a veces los músicos de nuestra generación se piensan que no son Juanse y Celeste, sino Jagger y Keith Richards. Me parece que hay que bajar un poco y dejar de creer esas pelotudeces que se creían en un momento de que un músico le robaba a otro. La gente adora ver músicos de diferentes bandas compartiendo el escenario. Como sucede en el Cosquin Rock y en los festivales en el Interior. Tener ese espíritu que tenía Billy Bondo cuando armaba la Pesada y tocaban todos los grandes. Por eso nosotros invitamos a Soledad, Calamaro, Juanse, Celeste, Junior de La 25, Bochi de Pastillas… De todo, hay que compartir porque la gente lo disfruta. Y hay que disfrutar el éxito del otro.

-¿Los prejuicios de la gente se cambiaban con mejores canciones?
-Con las canciones y el apoyo del público. Vos podés decir que te gusta o no te gusta una banda, ¿pero la vas a poner en duda si llena estadios? El otro día estábamos pensando en bandas argentinas que hayan llenado estadios y creo que no llegan a diez, es regroso lo que nos está pasando, le guste a quien le guste.

-¿Cómo hacés para manejar el clima interno, ya sea en los técnicos como en la familia?
-Nosotros no necesitamos nada mientras esté la familia, ninguno perdió la cualidad de mantener los pies en la tierra. Nosotros somos muy familieros, más allá de los ensayos estamos todo el tiempo juntos. No salimos de noche, ni en pedo dejo un cumpleaños de la familia por ir a un show, por ejemplo.