10/12/2015 shows

Ernesto Snajer y Mariano Cantero estrenan su nuevo do en Caf Vinilo

Zabeca Dúo, flamante agrupación integrada por el percusionista Mariano "Tiki" Cantero y el guitarrista Ernesto Snajer, presentará el sábado su álbum debut, homónimo, en el que aborda músicas de la tradición argentina y latinoamericana con formas estilísticas provocadoras y un amplio campo para la improvisación.


El concierto inaugural del dúo se concretará el sábado desde las 21 en el escenario de Café Vinilo, en el barrio porteño de Palermo (Gorriti 3780).

"La improvisación está muy presente en nuestro pulso artístico porque nos nutre una sensación de libertad y el precepto de no autoimponernos ciertos límites. Nos encanta la música de raíz pero es claro que no somos tradicionalistas ni nos restringimos a una forma que esté demarcada por el baile. Nuestros límites sólo son estéticos. No responden a ninguna otra cosa", explicó Snajer en diálogo con Télam.

Zabeca Dúo es la confluencia de dos músicos que participan de múltiples proyectos: Cantero es -a la vez- parte del prestigioso trío Aca Seca, de La Bomba de Tiempo y del programa "Encuentro de Improvisación y Composición" que se realiza en el Centro Cultural Kirchner. Snajer, por su parte se encuentra en el proceso de grabación de un disco llamado "De dos argentinos" junto con Matías Arriazu; y compuso recientemente la música del documental "Mujer entera" de Ulises de la Orden.

"El dúo nació a través de una amistad y admiración mutua. Simultáneamente la música se construyó a partir de talleres dedicados a la guitarra y percusión en las especialidades folclóricas argentinas que fuimos realizando por todo el país. Nuestro enfoque tiene un fuerte sustento en la improvisación, además de interpretar obras del propio Snajer, se suman otras de Pedro Aznar, el 'Chivo' Valladares, Orozco-Barrientos y Veronica Condomí", relató Cantero.

Sobre el alumbramiento de la formación, Snajer recordó: "Primero nos hicimos amigos y más tarde comenzamos a hacer música juntos, al revés de lo que normalmente se da".

"Empecé a trabajar como productor de Liliana Herrero a través de Mariano (en los discos "Igual a mi corazón" y "Este tiempo") y ahí en los ratos libres tocábamos juntos. Pero la oportunidad de que creciera el proyecto se dio naturalmente hace tres años cuando él me convocó para unas clínicas de ensamble y guitarra, con las que hicimos 30 presentaciones por todo el país, y allí se fue trabajando un repertorio", dijo.

"En ese sentido -agregó Snajer- no hubo nada premeditado. El 75 por ciento del trabajo se grabó en tres días que estuvimos en un estudio en El Calafate y luego demoramos dos años en terminar de darle forma".

El resultado del encuentro fue un disco con doce composiciones, con predominio del trazo autoral del guitarrista y algunas creaciones ajenas como la "Vidala para el último día", de Rolando Valladares con arreglo de Juan Quintero; "Monstruo de barro", del dúo Orozco-Barrientos; y "Al dolor de mi gente", de Pedro Aznar.

"Para mí el dúo es la posibilidad de complementar la improvisación con las canciones sin que ninguna prevalezca sobre otra, como una especie de laboratorio musical sin una estética predeterminada a seguir, donde cada uno vuelca su recorrido y sus vivencias", sintetizó Cantero.

"Somos dos músicos con intereses y bagajes diferentes pero los dos con la mente abierta y proclives al intercambio. Zabeca Dúo se enriquece en ese cruce", completó Snajer.

El álbum inaugural de Zabeca Dúo fue editado por el proyecto discográfico de la Universidad de Tres de Febrero (Untref Sonoro).

"La verdad es que tienen un catálogo muy interesante y cuando te llaman para participar de un sello que tiene ese antecedente supone un fuerte reconocimiento que representa un importante espaldarazo", confluyó Snajer.
etiquetas