03/12/2015 Brasil

Para Lula el juicio poltico a Rousseff solo busca intereses personales de Cunha no los del pas

El ex presidente brasileño, antecesor y padrino politico de la actual mandataria, Dilma Rousseff, dijo, sobre el juicio político que habilitó ayer el jefe de Diputados, que se siente "indignado con lo que están haciendo con el país. (Eduardo) Cunha sólo está pensando en él".

En su primera declaración sobre la crisis provocada por la decisión del presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, de poner en marcha el juicio político -"impeachment"- contra la jefa de Estado, Lula acusó al legislador de actuar motivado por intereses particulares y no por los del país.

"Me siento indignado con lo que están haciendo con el país. Cunha sólo está pensando en él. No piensa en el país, en la economía.

Brasil no merece eso. Es algo insano", dijo el líder del oficialista Partido de los Trabajadores (PT) en clara alusión a la precaria situación que enfrenta el diputado por las contundentes pruebas de corrupción que hay en su contra por el escándalo de Petrobras y sus cuentas en Suiza, donde depositó millonarios sobornos.

De hecho, Cunha habilitó el juicio político contra Rousseff, con apoyo de partidos opositores, sólo horas después que la bancada del PT decidió apoyar su destitución en el Consejo de Etica de la Cámara Baja.

Lula dijo igualmente que el impeachment tan sólo le da una oportunidad a quienes "querían una tercera vuelta en las elecciones", en referencia a los sectores de la oposición que aún no han aceptado la derrota en las presidenciales del año pasado.

El ex mandatario aseguró que la decisión del jefe de los Diputados paralizará al país, dificultará aún más las relaciones entre el Ejecutivo y el Legislativo y agravará la crisis en la economía, que este año entró en recesión y, según analistas, puede sufrir una contracción del 3 por ciento, su peor resultado en los últimos 25 años.

"No pueden permitir que esa locura provocada por Eduardo Cunha demore mucho. Tienen que resolver eso inmediatamente", afirmó.

De acuerdo con el ex presidente, la apertura del juicio político se produce en momentos en que el gobierno de Rousseff hacía esfuerzos para poner a flote la economía y cuando discutía con el Congreso las reformas necesarias para incentivar el crecimiento.

Lula también negó que la presidenta hubiera intentando negociar un acuerdo para librar a Cunha del proceso en el Consejo de Ética de la Cámara de Diputados a cambio de que el legislador se abstuviera de abrir el proceso político en su contra.

"Conozco a Dilma (Rousseff) y me parece muy difícil que ella acepte ese tipo de negociaciones", afirmó.