25/11/2015 nuevo gabinete

Patricia Bullrich, una poltica de origen peronista con condiciones de dura negociadora

La recientemente designada ministra de Seguridad del gobierno de Mauricio Macri llega a la conducción de esa cartera con el respaldo que le dan sus orígenes en la juventud peronista, sus duras disputas con el sindicalismo, y su condición de líder opositora.

De esta manera, Patricia Bullrich, integrante de una familia patricia argentina, los Bullrich Luro Pueyrredón, retorna a cumplir funciones en un Poder Ejecutivo tras su paso por la cartera de Trabajo en el 2000, y luego de acumular ocho años de experiencia como legisladora nacional.

Considerada como una política 'todo terreno', Bullrich se caracterizó en los últimos años por la cantidad de partidos y espacios políticos que integró: desde su militancia en la Juventud Peronista, hasta su presente macrista, pasó por la Alianza UCR-Frepaso, creó su propio partido (Unión por Todos) y se alió a la Coalición Cívica de Elisa Carrió.

Al ministerio de Seguridad llega con antecedentes de 'dura negociadora' que se ganó, en gran parte, por su disputa con el líder sindical Hugo Moyano en su paso por el ministerio de Trabajo, de donde se llevó el apodo de 'la piba', con que el camionero la llamaba despectivamente por su juventud.

De su paso por el ministerio de Trabajo del gobierno de Fernando de la Rúa también le quedó uno de los mayores cuestionamientos políticos de su carrera: fue una de las impulsoras del recorte del 13 por ciento a jubilados y empleados estatales.

A sus 59 años -nació el 11 de junio de 1956-, Bullrich llega a uno de los ministerios más 'calientes' del gobierno, con el antecedente de haber sido la encargada de la política carcelaria durante la primera parte del gobierno de la Alianza y de haberse especializado en temas de derecho penal durante su desempeño como diputada nacional.

Con esta designación, Bullrich resigna la posibilidad de permanecer cuatro años más como diputada nacional tras ocho años en los que integró la Coalición Cívica y luego armó su propio bloque, para integrarse finalmente al macrismo.

De su paso por el Parlamento queda la impronta de Bullrich como una de las impulsoras y principales motorizadoras del denominado 'Grupo A', que en diciembre de 2009 desplazó al Frente para la Victoria de los principales espacios de poder, y trabajó en una agenda contraria a la del gobierno nacional, con el proyecto de pago de 82 por ciento móvil para los jubilados como mayor conquista.

Su retorno a la Cámara baja se dio 10 años después de finalizar su primer mandato como diputada, que la tuvo en el Congreso entre 1993 y 1997 defendiendo las políticas del menemismo desde el bloque del PJ.

En el medio, además del gobierno de la Alianza, pasó por la municipalidad de Hurlingham, donde fue colaboradora del entonces intendente y especialista en Seguridad, Juan José Alvarez.