10/09/2015 estreno

La miniserie "Historia de un clan" se estren por Telefe

El silencio cómplice de una familia alrededor de un siniestro plan de secuestros extorsivos en el sótano de su casa durante los últimos resabios de la dictadura militar es el pilar de la miniserie creada por Sebastián y Luis Ortega sobre el caso Puccio que se estrenó anoche por esa pantalla.

Por Solange Levinton

El silencio cómplice de una familia alrededor de un siniestro plan de secuestros extorsivos en el sótano de su casa durante los últimos resabios de la dictadura militar es el pilar de “Historia de un clan”, miniserie creada por Sebastián y Luis Ortega sobre el caso Puccio que se estrenó anoche por la pantalla de Telefe.

 

Protagonizada por Alejandro Awada, Cecilia Roth y el “Chino” Darín esta ficción de 11 capítulos se suma al estallido que este año se gestó alrededor de uno de los casos policiales más resonantes de la década del ´80: además de la película “El Clan” del cineasta Pablo Trapero, acaba de editarse el libro “El clan Puccio” del periodista Rodolfo Palacios (asesor del guión de esta serie).

Las tres versiones abrevan en el mismo suceso: en 1982 Arquímedes Puccio (aquí, un siniestro Awada) decide cerrar su modesta rotisería de San Isidro para dedicarse –connivencia policial mediante- a secuestrar, junto a sus dos hijos varones, personas de su entorno, cobrar jugosos rescates y finalmente asesinarlos.

“Es un contexto ideal para este proyecto nuevo. Todos los días desaparece gente, están todos cagados y nadie dice nada. El objetivo es llegar a ser una industria sin chimeneas”, así explica su plan maestro el personaje de Awada en el primer envío de la serie que hizo 16.2 puntos de rating promedio, según la consultora Ibope.

Protagonizada por Alejandro Awada, Cecilia Roth y el “Chino” Darín esta ficción de 11 capítulos se suma al estallido que este año se gestó alrededor de uno de los casos policiales más resonantes de la década del ´80

En este caso, la trama urdida por el otro clan -el de los Ortega- se dedica a hurgar en lo que tal vez sea el costado más morboso de esta historia basada en hechos reales: la escabrosa cotidianidad familiar montada en medio del horror por Arquímides, su mujer Epifanía (Roth) y sus hijos Alejandro (Darín), Daniel (Nazareno Casero), Adriana (Rita Pauls) y Silvia (María Soldi).

“Tuve un padre que no pude elegir”, se justifica Alejandro, preso, ante las preguntas de su abogado. La serie escrita por Luis Ortega, Pablo Ramos y Javier Van de Couter comienza así, por el final, cuando la Policía deja de proteger a los Puccio y sale a la luz el caso que conmovió a la opinión pública.

“A todos nos pasa lo mismo”, le contesta su defensor. “Entonces yo no debería ser castigado”, alega Alejandro, por ese entonces joven estrella del rugby local, intentando justificar esa suerte de lealtad involuntaria que lo habría empujado a ser parte del plan de su padre.

Además de sus dos hijos varones, el clan encabezado por Arquímedes se completa con el Coronel Franco -debut dramático del actor cómico Tristán-, un mecánico encargado de facilitar los vehículos (Gustavo Garzón) y una suerte de “asistente” en la piel de Pablo Cedrón.

Daniel, el mayor de los hermanos, regresa de Australia para sumarse en la gesta y Alejandro, con visibles ataques de remordimiento -en la vida real antes de morir en 2008 tuvo cuatro intentos de suicidio- hará lo propio al señalar las víctimas más adineradas del selecto mundillo del rugby.

Con una factura técnica que poco tiene que envidiarle a las producciones cinematográficas y una ambientación de época impecable, el capítulo de anoche mostró el secuestro de la primera víctima del Clan: Ricardo Manoukian, un joven de 23 años, empresario y amigo de Alejandro que es encerrado en un baño previamente acustizado para la ocasión.

Y es en este punto que el rol de Epifanía cobra un protagonismo tan silencioso e imperceptible como absolutamente fundamental: es ella, ama de casa abnegada, esposa ejemplar, madre dedicada, una de las grandes preguntas que encerró –y encierra- este tétrico caso policial.

¿Podía, ella, desconocer lo que sucedía en su propio sótano? ¿Podía ignorar las actividades de los hombres de la casa? Ésas son algunas de las preguntas tácitas que siembra este personaje, que por momentos transita una ingenuidad pasmosa y, a la vez, revela un deseo desvergonzado por formar parte de las familias más distinguidas de su círculo social.

Esa arista inverosímil –en la que Epifanía y sus hijas mujeres parecieran ignorar el raid de espanto que tenía lugar en su propia casa- lo que mantiene –al menos por ahora- la intriga sobre una historia cuyo final ya se presenta desde el primer capítulo.

“Historia de un clan”, ficción ganadora del concurso para miniseries “Prime time” Full HD 2014 de Bacua (Banco Audiovisual de Contenidos Universales Argentino) que otorga el CIN (Consejo Interuniversitario Nacional) y el Ministerio de Planificación con subsidio del INCAA, se podrá ver los miércoles a las 23 por Telefe y un día más tarde por la señal de cable TNT.