04/09/2015 por videoconferencia

Cristina inaugur una casa educativa teraputica en Avellaneda

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner inauguró en Villa Tranquila, en el partido bonaerense de Avellaneda, la Casa Educativa Terapéutica (CET) más grande del país (con más de más de 1.500 metros cuadrados), para abordar de manera integral el consumo problemático de drogas y promover el acceso a la salud, la educación y el trabajo

En una videoconferencia con el intendente Jorge Ferraresi y el titular de la Sedronar, Gabriel Lerner, la mandataria dejó inaugurad el espacio que demandó una inversión de 13 millones y medio de pesos.

La flamante Casa Educativa Terapéutica, dependiente de la Sedronar, se erigió en uno de los edificios que se encuentran en el ex predio de la fábrica Unilever de Avellaneda, y cuenta con cinco aulas-taller, una sala de entretenimientos equipada con consolas de videojuegos, un microcine, un gimnasio funcional con ring de boxeo, un salón de usos múltiples (SUM) y un espacio para el arte y la danza.

Además del abordaje terapéutico y de las alternativas culturales y educativas, este espacio cuenta con un Núcleo de Acceso al Conocimiento (NAC) -con computadoras y conexión a Internet, para que los jóvenes estudien y se capaciten- y con un Centro de Desarrollo Cultural (CeDeC), con una radio y un estudio de grabación equipados con sus correspondientes instrumentos.

Allí trabaja un equipo conformado por 12 personas, más nueve médicos comunitarios (dos psicólogas, dos trabajadoras sociales y cinco agentes sanitarios), un coordinador y un asistente de NAC y 1 coordinador y 1 asistente de CEDEC.

Hasta el momento, la CET trabaja con 60 jóvenes mayores de 14 años, atravesados por problemáticas de consumo de drogas y/o alcohol.

El equipo técnico de esta CET viene trabajando la problemática de las adicciones en el territorio desde agosto de 2014, aun cuando el dispositivo no había comenzado con las obras de refuncionalización.

Las Casas Educativas Terapéuticas (CET) junto a los Centros Locales de Prevención de las Adicciones (CePLA) son dispositivos de prevención y atención en consumos en territorio, creados en el marco del Programa Recuperar Inclusión, en el que intervienen la Sedronar junto a los ministerios de Planificación y de Salud.

Las CET nacen como una propuesta para abordar de manera integral el consumo problemático de drogas y/o alcohol en contextos de alta vulnerabilidad social, en los que se promueve el acceso a la salud, la educación y el trabajo, restituyendo así derechos vulnerados.

En diálogo con Télam, Lerner explicó que "este edificio va a permitir un abordaje integral de las adicciones; no se trata sólo de enfrentar el aspecto terapéutico, sino de garantizar el pleno ejercicio de los derechos".

"No se puede trabajar con expectativas reales contra las adicciones si no hay políticas serias de inclusión social, porque quienes padecen por el consumo problemático de sustancias vienen también con un conjunto de derechos postergados o excluídos de gran parte de la red de contención social", sostuvo.

El funcionario señaló que "este lugar va a ser un espacio dotado de equipos e infraestructuras de primer nivel, para que las personas que pasan por acá todos los días tengan garantizados todos los derechos y transiten sus tratamientos acompañados en comunidad".

"Los gobiernos locales somos efectores de muchas políticas nacionales, y este es uno de los compromisos que con mayor responsabilidad tenemos que asumir porque se trata del futuro de todos nosotros", dijo por su parte Ferraresi.

"Muchos opositores hablan de bajar la edad de imputabilidad o de meter presos a los adictos, pero eso es parte de la construcción ideológica basada en la exclusión, en la idea de un país para pocos dónde muchos sobra y los que incomodan deben apartarse, una idea que no busca ayudar al adicto sino suprimirlo", agregó.

Ariel Fernández, coordinador nacional de los CET, dijo a Télam que "la inserción de estos centros en los territorios es fundamental; hay un discurso instalado de que el adicto debe irse a algún lugar apartado a resolver su problema, pero está comprobado que lo mejor que le puede pasar a quien quiere salir adelante es hacer en su ambiente y acompañado por sus seres queridos".

"Acá los chicos pueden hacer deporte, aprender a tocar un instrumento, aprender oficios o hacer radio, y darles la oportunidad de crecer e interactuar con los otros en un ambiente como este es tan importante como el tratamiento que le brindan los profesionales", completó.