27/08/2015 en los '80

El contrato entre Macri y Rousselot para establecer la red cloacal en Morn, una historia plagada de irregularidades

El contrato para la instalación de la red cloacal que en los años '80 firmaron el entonces intendente justicialista de Morón, Juan Carlos Rousselot, y el actual candidato presidencial de Cambiemos, Maurico Macri, estableció que la Municipalidad debía pagar durante 22 años hasta el 20 por ciento de la totalidad del padrón de morosos.

El contrato para construir el el tendido cloacal de Morón de los años 80, fijaba que las tarifas que debían pagar los vecinos, podían ajustarse en función de hasta el doble del índice de precios que existía en años de elevada inflación.

La obra iba a estar a cargo de la empresa SIDECO, una firma propiedad del grupo empresarial que encabezaba Franco Macri, el padre del hoy jefe de Gobierno porteño, quien jugó un papel central en la negociación de ese contrato, cuando era un ingeniero de 29 años que se perfilaba con un interesante futuro en una firma abocada a la realización de obra pública con el Estado.

La obra tenía un costo inicial de 400 millones de dólares y con la financiación que planeaba recibir SIDECO llegaría a los U$S 1.000 millones.

Con esos fondos, los Macri planeaban poner en funcionamiento una planta de tratamiento de residuos cloacales que trataría los deshechos de los municipios de Tres de Febrero, San Martín, General Sarmiento, Tigre y San Isidro.

El convenio entre ambas partes se firmó el 30 de diciembre de 1988, pero se cayó a los 70 días, debido a que no se respetaron las normas que regían las operaciones entre los sectores públicos y privado.

Uno de las objeciones más importantes que recibió el convenio tuvo que ver con los fondos que el Municipio debía girar a SIDECO en compensación por los morosos, puesto que el Concejo Deliberante debía aprobar una partida a tales efectos, y eso nunca sucedió.

Si Rousselot, ya fallecido, hubiera utilizado fondos para pagarle a SIDECO hubiera tenido que utilizar otras partidas, y esto lo dejaba cerca de incurrir en la malversación de fondos.

Esa situación, sumada a la celeridad con la que se firmaron los contratos y la falta de un llamado a licitación determinaron la caída de este contrato para establecer la red cloacal en Morón.