14/08/2015 muestra

Obras de artistas argentinos dialogan en muestra "En el Paisaje", que se expone en la Muntref

La muestra "En el paisaje", que se exhibe en el Museo de la Universidad de Tres de Febrero (Muntref), ofrece un recorrido por más de 50 pinturas y fotografí­as de 33 artistas argentinos modernos y contemporáneos cuyas obras dialogan entre si en base a la idea del espacio como lugar de apertura, de encierro y de conflicto.

Por Claudia Lorenzn



"El paisaje es un motivo muy recurrente en el arte argentino en distintas épocas, y creo que esta era una oportunidad importante para situar el vacío del infinito como concepto existente en la representación del paisaje de muchos artistas", explicó a Télam Diana Wechsler, curadora de la muestra y directora del Departamento de Arte y Cultura de la universidad.

De esta manera, "artistas modernos y contemporáneos aparecen en diálogo, encontrándose con representaciones del espacio que atraviesan el tiempo y permiten experimentar algunas dimensiones de lo que el espacio representa para nosotros", sostuvo.

La exhibición "contiene la idea del infinito, que incluye su contrario: el espacio y la reflexión es que esos horizontes infinitos que aparecen como parte de algo abordan otra dimensión posible que es la del encierro", explicó Wechsler en base a la hipótesis de trabajo que se planteó.

"En el paisaje", que se presenta hasta el 18 de octubre, en el museo de la universidad -sede Caseros, ubicada en Valentín Gómez 4838- está organizada en tres grandes tramos y un prólogo -que no respetan un orden cronológico sino conceptual- en la que pasado y presente se encuentran.

En el prólogo, donde ya se conjugan las ideas del infinito y el encierro, se puede apreciar la inmensidad de la pampa argentina en "Paisaje crepuscular", de Eduardo Sívori, de fines del siglo XIX, en diálogo con un trabajo actual de Eduardo Stupía, una obra conceptual de Jorge Macchi y uno de los horizontes infinitos de Matilde Marín.

En este sector de la muestra también aparecen fotografías de la serie Paraná ra'anga' de Facundo de Zuviría, donde se observa la grandeza y quietud del río que se pierde en el horizonte, reafirmando la idea del infinito.

Luego del prólogo, el primer tramo exhibe trabajos clásicos como la pintura "Un descanso en el camino", de Prilidiano Pueyrredón, en comunicación con las presencias casi surrealistas de Santiago Porter, y el infinito acotado en un trabajo de Ananké Asseff.

Se conjugan con estos trabajos la pintura de Enrique Policastro "Maizal" -donde un sembradío en amarillo de maíces se destaca sobre un cielo celeste plomizo-, una pintura de Carlos Alonso, y un video road art del artista rosarino Víctor Gómez, en la que registra intervenciones que hizo en sus recorridos por el paí­s, en lugares como la Patagonia argentina.

La puesta también habla "del espacio como zona de conflicto" y en un collage fotográfico de Leonel Luna, se reflexiona sobre la conquista del desierto y sobre un billete de 100 pesos que lleva la imagen de Julio Roca aparecen a caballo los desplazados que reclaman la restitución del poder, tal cual sucedió en la crisis del 2001.

Otros espacios de conflicto aparecen en la obra de mujeres como Graciela Sacco, Diana Dowek y Helen Zout que reflexionan sobre el espacio en la dictadura militar. Así se observa en obras del 78, "la tensión entre encierro y escape de Dowek, con fotos de sitios donde se encontraron desaparecidos, y en obras de Sacco, una imagen del Río de la Plata fragmentada, en la que se revisa esa otra memoria del Río de la Plata como sitio de pérdida. Junto a ellos, el trabajo de Juan Carlos Romero de principios de los 70, donde aparece la idea del espacio como lugar de persecución y control".

El último tramo de la muestra tiene que ver con "el espacio como sitio de utopías, de reencuentro con las tradiciones, y como reflexión de protección medioambiental", explicó Weschler. Allí se puede observar el video de Andrea Juan que en una instalación presenta "60 segundos en la vida de un glaciar", donde trozos de hielo aparecen aumentados bajo una lupa, lo que contrasta con la imagen en rojo de una fiesta en el interior de un edificio.

Aquí se conjugan trabajos de Guadalupe Miles, de Juan Doffo en diálogo con los de Xul Solar y Lux Meli que "plantean una mirada sobre la naturaleza de algún modo mágica que alterna con las anteriores que son más naturalistas", según la curadora.

Asimismo, se exhibe una instalación de Teresa Pereda que establece una relación de carácter ritual con la tierra, con el noroeste argentino en "Flores para un desierto" en la que sobre una tierra marrón tachonada de piedras irrumpe una línea blanca que lleva incrustadas flores de distintos colores.

En esta línea, una fotografía de Juan Doffo rescata el ritual con la tierra a través de la imagen fotográfica de velas encendidas que dibujan círculos y fueron captadas durante la noche.

Completan la muestra obras de Mario Anganuzzi, Horacio Coppola,, Zdravko Ducmelic, Víctor Gómez, Annemarie Heinrich, Marcos López, José Malanca, Martín Malharro, Matilde Marín, Luis Felipe Noé, Daniel Ontiveros, Antonio Osorio Luque, Res y Juan Travnik.

La muestra se complementa con visitas participativas para grupos escolares e instituciones de educación no formal de lunes a viernes a las 9.00; 10.30; 13.30 y 15.00; talleres de producción artística los lunes y miércoles a las 9.30 y 13.30 horas; talleres para chicos y familia los sábados a las 16. También se ofrecerán recorridos participativos para adultos los sábados a las 15.30 y 16.30 horas y los domingos a las 16.30 horas.