05/08/2015 Berazategui

El acusado de prender fuego a su mujer se declar inocente, pero testigos lo comprometen

El acusado de haber prendido fuego a su pareja el lunes en una casa de Berazategui aseguró que fue la mujer quien se roció con alcohol, pero los familiares de la víctima desestimaron esa versión y dijeron que siempre amenazaba con matarla de esa forma.

Mientras tanto, María Rojas (45) permanecía internada esta tarde en grave estado y con muy mal pronóstico en el hospital Evita Pueblo, ya que tiene el 40 por ciento del cuerpo quemado y un serio compromiso en las vías respiratorias.

Fuentes judiciales informaron a Télam que Osvaldo Villasboas (53) fue indagado por el fiscal de Berazategui Daniel Ichazo, quien le imputa "tentativa de homicidio agravado" y dispuso que continúe detenido.

Pese a que su defensor oficial le aconsejó no declarar, el imputado relató que la madrugada del lunes fue a la casa en la que trabajaba su mujer cuidando a una anciana y se quedó charlando con ella hasta las cinco de la madrugada.

Siempre según su versión, cuando se despertó alrededor de las 7, Rojas estaba parada cerca de él "bañada en alcohol y amenazaba con prenderse fuego con un encendedor".

Para sorpresa de los investigadores, Villasboas aseguró que en ese momento le dijo a su mujer "me voy a comprar facturas así después seguimos charlando" y que al regresar la vio tirada en la vereda prendida fuego.

El imputado negó haber golpeado en alguna oportunidad a su mujer, pero se determinó que el año pasado ella lo había denunciado por "lesiones" en una fiscalía de Avellaneda.

Algo que también llamó la atención a los presentes en la indagatoria es la despersonalización que el acusado mostró hacia su pareja, a quien se refirió como "la señora" durante toda su declaración, pese a que mantenían una relación de tres años.

Además, manifestó que lo ocurrido se debía a que ella tomaba pastillas y se emborrachaba porque estaba depresiva.

En tanto, el fiscal escuchó la declaración de varios familiares y allegados de Marí­a que relataron que su pareja la amenazó varias veces con que le iba "a prender fuego" y que tení­an una "relación enfermiza".

Por ejemplo, dijeron que Villasboas llevaba y luego iba a buscar a su mujer al trabajo y que si ella se demoraba en salir, la esperaba en una plaza cercana y la llamaba al celular para apurarla.

Los familiares también aseguraron que María no estaba deprimida sino que últimamente la veían entusiasmada porque estaba preparando el cumpleaños de 15 de su hija.

El fiscal ahora espera un peritaje sobre una botella de alcohol secuestrada en la casa, por si quedaron impresas huellas digitales, y en el celular de Marí­a, en el que se cree que el acusado alcanzó a borrar una llamada que la mujer intentó hacerle a una tí­a para pedirle ayuda momentos antes del ataque.

El hecho investigado ocurrió el lunes en una vivienda ubicada en la calle 155 entre 8 y 9 de Berazategui, donde la ví­ctima trabajaba tres dí­as por semana cuidando a una anciana.

Vecinos llamaron a la línea de emergencias 911 para informar acerca de una mujer envuelta en llamas en la vereda y a los gritos, en la puerta de la casa, por lo que concurrieron al lugar efectivos de la comisarí­a 1ra. de Berazategui y una ambulancia.

Al llegar, el personal médico constató que la ví­ctima tenía graves quemaduras en el tórax, el abdomen, en extremidades y el rostro, y la trasladaron al hospital Evita Pueblo.

En el lugar del hecho fue detenido Villasboas, quien tenía un encendedor entre sus ropas e inicialmente dijo a las autoridades que acababa de llegar de su trabajo para buscar a su mujer cuando la encontró prendida fuego.

Sin embargo, los pesquisas averiguaron que el hombre no estaba empleado y consiguieron el testimonio de un barrendero del municipio que trabajaba en la zona en ese momento, quien dijo que le pareció ver a la distancia que el hombre habí­a salido de la casa instantes antes que la mujer.

La situación de la pareja de la ví­ctima se complicó aún más con el relato de vecinos de la cuadra, que manifestaron que habí­an escuchado una pelea en la vivienda de la anciana.

También vieron cómo mientras otras personas ayudaban a apagar las llamas a la espera de la ambulancia, el acusado se mantení­a "desaprensivo", "sin mostrar conmoción" y se limitaba a decir que Marí­a era paciente "psiquiátrica".
etiquetas