05/08/2015 "Carbn Blanco"

"Se enfermaron los chicos" fue la frase para alertar que haban detenido en Portugal a miembros de una banda narco argentina

Uno de los cinco imputados en el juicio por el caso "Carbón Blanco", el contrabando de una tonelada de cocaína a Europa descubierto en 2012, le dijo a otro la clave para alertarlo acerca de que dos miembros de esta banda acababan de ser detenidos tras el hallazgo del primer cargamento.

Así lo interpretaron la fiscalía y la querella a partir de una serie de escuchas telefónicas que se reprodujeron hoy en una nueva audiencia del debate a cargo del Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Resistencia, Chaco, y que involucraron a los procesados Patricio Gorosito y Carlos Salvatore, el abogado sindicado como líder de la organización.

"Se enfermaron los chicos; están enfermos los chicos", le dijo el 8 de marzo de 2012 desde España Gorosito a Salvatore, imputado como líder de la organización, en una comunicación telefónica registrada en Buenos Aires.

Los acusadores precisaron a Télam que esos "chicos" eran los santafesinos Rolando Angel Di Renzo y Hugo Prodán, quienes ese día fueron detenidos por la Policía portuguesa al descubrir uno de los tres embarques de cocaína ocultos en un cargamento de carbón vegetal enviado desde Argentina a un puerto cercano a Lisboa.

Antes hubo otra comunicación en la que Salvatore le preguntó a Gorosito cuál era el estado de situación, a lo que el segundo respondió que no tenía novedades, tras lo cual el abogado contestó que se realizaría estudios médicos y lo llamaría nuevamente.

Además de estas escuchas telefónicas, se proyectaron en la audiencia de hoy una serie de videos con imágenes captadas por las cámaras de seguridad de la planta envasadora de carbón vegetal ubicada en la localidad chaqueña de Quitilipi.

En tanto, el tribunal, integrado por los jueces Eduardo Belforte, Ramón Luis González y Aldo Alurralde, aceptaron incorporar nuevos testimonios y pruebas, por lo que los alegatos que se iban a realizar mañana se llevarán a cabo más adelante, en una fecha a confirmar.

Mientras que el jueves de la semana próxima están citados a declarar como testigos el dueño del galpón donde se realizaba la carga de carbón, Cristian Bruik; el jefe de la Regional Resistencia de la Aduana, Hugo Saipe; y los empleados aduaneros Gerardo Esquivel y Daniel Santanna, quienes viajaron a Portugal para la verificar la carga en la que se halló la cocaína.

A su vez, una de las pruebas incorporadas por el tribunal es una sentencia de la Justicia de La Plata del 29 de diciembre de 2014 en la que fueron condenados por contrabando de cocaína a España el japonés Akira Taira y Roberto Casares, sindicado socio comercial de Salvatore.

En ese caso se utilizó la misma modalidad de transportar la droga a España oculta en cargamentos de carbón vegetal proveniente de Chaco aunque a través del puerto de Campana, no el de Buenos Aires.

La querella pretende que se tenga en cuenta de ese fallo un informe elaborado por personal de Gendarmería y la ex SIDE en el que se describieron maniobras supuestamente realizadas por Salvatore, Gorosito, Di Renzo, Prodán y otro de los imputados en el juicio que se lleva a cabo en Chaco, Héctor Angel Roberto.

Otra de las pruebas a incorporar por lectura es la declaración de los verificadores aduaneros Miguel Albricio y Guillermo Argañaraz, quienes fueron indagados en esta causa y luego quedaron procesados en una investigación paralela por "contrabando culposo" a raíz de de las presuntas negligencias en las que incurrieron en el caso.

También se incorporarán las declaraciones del verificador Germán Barrios, la guarda María Eva González y Germán Barrios, quienes estuvieron imputados en la causa pero finalmente fueron sobreseídos.

La semana pasada, tras la feria judicial, el debate se reanudó con la declaración de varios testigos, entre ellos, la verificadora Alicia Carbone, quien sembró dudas sobre el lugar donde se colocó la droga dentro de los contenedores con carbón vegetal.

Esta testigo sugirió que la cocaína pudo haber sido ocultada en el puerto de Buenos Aires donde los contenedores permanecieron 30 días depositados pese a figurar en el sistema de la Aduana como embarcados.

En esa misma audiencia también se incorporaron como pruebas una carta manuscrita secuestrada dentro de una caja fuerte en la casa del imputado Gorosito -la cual fue remitida por el abogado Salvatore- y la sentencia de la Justicia de Portugal en la que condenó a 9 años de prisión a Di Renzo y Prodán.

Además de Salvatore -actualmente alojado en el hospital penitenciario de Ezeiza-, Gorosito y Roberto son juzgados el comerciante Carlos Pérez Parga y Rubén Félix Esquivel, capataz de la firma Carbón vegetal del Litoral, la empresa que realizó los envío de los tres contenedores con cocaína secuestrados en los meses de marzo y abril de 2012 en Portugal y Buenos Aires.