26/07/2015 "Ritual"

Siete bailarines y tres msicos cuentan la historia del carnaval porteo en el Margarita Xirgu

El espectáculo "Ritual", que bajo dirección de Luciana Vainer y creado por el grupo La Carnavalera, propone siete bailarines y tres músicos en escena para recorrer la historia cultural y la historia del carnaval porteño a través del baile y el ritmo de la murga, se presenta este miércoles en el teatro Margarita Xirgu.

Un bombo con platillo, un piano y un acordeón marcan el ritmo de murga mientras siete bailarines despliegan su magia durante poco menos de una hora arriba de un escenario. No es un corso, no es un desfile de murga, no es un tablado callejero; es la historia del carnaval porteño contada en otro registro, es " Ritual", obra montada por el grupo de murgueros La Carnavalera que tras un mes de haber estado en el Club de los Trapecistas a sala llena vuelven a realizar una función el próximo miércoles.

En el marco de los espectáculos infantiles, y para grandes, pensados para las vacaciones de invierno, este relato en movimiento "sobre orígenes, influencias y actualidad de la murga porteña, narrada desde el baile y la percusión con la animación como aliada", como definen sus autores, podrá verse el próximo miércoles a las 17 en el Teatro Margarita Xirgu, en Chacabuco 875, en el barrio porteño de San Telmo .

"Venimos trabajando hace tres años en un registro del baile murguero, investigando nuevas formas creativas que resalten su riqueza expresiva; esta concepción da como resultado una forma original de presentar en escena esta arte ritual característica del carnaval de Buenos Aires", Precisó a Télam, la directora general de la obra, Luciana Vainer.

"Encontramos este lenguaje para poder presentar esta idea con proyecciones y animaciones sobre la historia de la murga porteña, que se va contando, sin decirlo, de una manera lineal, que da como para que cada uno haga su lectura de lo que está pasando", aseguró quien fuera una de las fundadoras de la murga Los Quitapenas, con más de 20 años en escena.

En la obra es todo baile, ritmo, música, proyección de papel picado, y en ese clima está el relato de la historia, las tradiciones, lo nuevo, lo que llega y se queda para sumar en esta fiesta popular, para sumar en esa mezcla entre arte, cultura, política y sociedad.

"Primero está todo lo que tiene que ver con el candombe argentino, después pasamos por la tarantela poniendo en escena lo vinculado a las migraciones que fueron armadoras del baile de la murga", aseguró Vainer tras expresar que "vamos tomando también la situación social haciendo algunos anclajes en lo que fue conformando el carnaval porteño".

"Luego -continuó- viene la milonga, el tango, que es lo que más nos marca actualmente en la murga".

Después de esas primeras influencias del tango llega otro momento histórico que se va a entrelazar fuertemente con el arte popular, "entonces en la obra hacemos la marcha peronista en el sentido de que se sabe que originalmente fue una marcha de carnaval, y está este relato de Nariz -viejo cantor de crítica del carnaval porteño- de que introdujo el bombo de murga en el peronismo cuando fue a la Plaza de Mayo el 17 de octubre de 1945".

En este devenir histórico, se abren paso los bailes multitudinarios, que eran los espacios de carnaval, de encuentro festivo, "y elegimos esos momentos de fines de los '60 donde está la música melódica, el rock and roll, el twist, la música más 'a gogó', para entrar después en la cumbia y la actualidad".

Hay momentos políticos marcados con énfasis como la última dictadura, donde el baile se detiene unos momentos y aparece una imagen rígida, fría, "para marcar la prohibición; y lo que queremos mostrar además es que a pesar de la prohibición, el espíritu del carnaval y la murga seguían vigentes", dijo Vainer.

"Pero también jugamos con los edictos policiales de antes, cosas absurdas como que estaba prohibido levantar papel picado del piso, entre otras prohibiciones sobre el carnaval, porque hubo muchas, no sólo con la dictadura, y esto está representado en la obra con la imagen, con la proyección, con ese juego que se hace del papel picado, con el que aparece también la alegría", añadió la directora de esta obra "que busca ser transportable, para poder representarla en otros espacios además del teatro".

"Ritual" es un trabajo que se inscribe dentro de las distintas manifestaciones artísticas del carnaval porteño, "pero es contarlo de otra manera, es una búsqueda en la que nos manejamos como en un carril lateral", afirmó Vainer, de larga tradición murguera y participación en los carnavales de Buenos Aires.

"Creo que además todo lo que se haga sobre el carnaval enriquece la celebración, nos da nuevas miradas y vuelve más rico el carnaval", enfatizó.
etiquetas