22/07/2015 Teatro del Pueblo

Mariano Saba y Andrs Binetti, dos teatristas en busca de la historia perdida

Mariano Saba y Andrés Binetti, dupla creativa de teatristas comenzó su trabajo al escribir juntos “La patría fría”, grotesco ambientado en un circo que hace funciones en Bahía Blanca y visita temas de la historia argentina, libres de solemnidad, impronta de “Esto también pasará”, una de astronautas argentinos varados en Marte, que puede verse los sábados, en el teatro del Pueblo.

Jóvenes dramaturgos y directores, con una cuidada formación , son los coautores de la premiada “Trilogía argentina amateur” integrada por “La patria…” (2011), “Después del aire” (2012) y “Al servicio de la comunidad” (2013) que volvió a la cartelera los sábados en El deseo.

Tres obras que pudieron verse por separado y todas juntas durante una suerte de maratón de funciones sobre la argentinidad, capaces de plantear con humor reflexiones sobre el pasado nacional y sus articulaciones con la cotidianidad.

Un cuidado especial por el lenguaje, con inclusión de tonadas, dialectos, junto a los hallazgos del decir cotidiano, resulta una de las marcas de producción del dúo que, en charla con Télam, describe de qué se trata poder concretar una segunda temporada de una obra independiente (“Esto tambièn pasará”) escrita por Saba, con dirección de Binetti.

“Empezás a tener una familiaridad extraña con el material, en los proyectos oficiales, salvo que haya una voluntad que migren hacia otros espacios, es casi imposible que se dé, con el tiempo, hay un vínculo dentro de la circulación de la escena, no es mítico sino técnico. Se lentifica de tal manera que revela una cantidad de detalles para quien actúa, que no encontrás en una sola temporada", detalla Saba.

Ambos coinciden en que su dinámica de trabajo conforma un juego reglado de entrega y contra entrega de textos, donde el otro puede cambiar cualquier cosa de los escritos, una suerte de música a dos voces que parece sonar durante la entrevista.

Consultados sobre la repercusión de “Esto también…”, Binetti admite que, "hubo gente enojada, pensaban que hablábamos de tecnología nacional actual y transcurre dentro de un siglo..! Hay un lugar -relacionado con el espacio de crítica- problemático, porque obliga al relato a favor, que está bien, pero no es teatral.

“No se puede hacer -Binetti continúa- una obra 'a favor' o 'en contra', uno se queda con estas cosas, pero las devoluciones siguen siendo muy buenas, la búsqueda y el riesgo reconfortan.

Para Saba, "lo doctrinario no es teatral, eso de 'Yo vengo, bajo y te doy la verdad iluminada', es matador…Igual, hay un público que necesita eso, no me saldría bien. Pensamos que el teatro tiene que hacer preguntas, pero no sólo a nivel político, sino que debe interrogar a lo teatral".

Para la dupla que estrenará "Cabeza de Chancho"- escrita en dupla y dirigida por Binetti- en noviembre dentro del ciclo Teatro Bombón, la relación con el público puede ser controvertida.

"Siempre hay un desfase con brechas de mucha adhesión y diferencias. Ahora estoy escribiendo un material sobre la idea de lo verosímil, algo tendrá que ver con las imputaciones a que nuestra poética no tiene que ver con el realismo, siempre va a haber una hegemonía de lo ‘real’, un lenguaje muy accesible para la gente.", detalla Saba.

Entre risas, Binetti pide, “atentar contra el realismo como mandato, porque sino la obra termina girando alrededor de ‘me separé de mi novia y estoy triste’ y uno se pregunta ‘¿Por qué voy a ir a verte contar eso?’, para que Saba remate el pedido de alejamiento de lo verosímil con, “a mi me pasó también y no te cobro $ 200 la entrada. ¡Ladrón!”.

Las características de los modos de producción de la dramaturgia hoy resulta otro desafío para los jóvenes creadores, las que Binetti califica como, “un tema complejo para nuestra generación, no tenemos el ´mancomunicamiento´ generado por la idea de un enfrentamiento. En la década del ‘80 y ‘90, las Gambas al Ajillo se enfrentaban a algo claro y producían, al igual que Urdapilleta y Tortonese, o el Club del Claun. Nosotros no tenemos a quien matar…siguiendo la idea del parricidio”.

“No queremos matar a nuestros maestros porque han sido buenos y generosos con nosotros. Entonces hay algo ahí de complejidad y de ‘patrulla perdida en el desierto’, como dice Ricardo Bartis (actor y director, al frente de El Sportivo Teatral)

Para conocer el mundo querible y ácido de los dos jóvenes artistas, puede verse:

-“Esto También Pasará”, los sábados en Roque Sáenz Peña 943, a las 22.30; o darse una vuelta para conocer a los personajes reconocibles en su disparate en “Al servicio de la comunidad” en Saavedra 569, planta alta los sábados, a las 19.30.

-”La Patria Fría”, a cargo de la Comedia Municipal de Bahía Blanca, hace funciones itinerantes por distintos espacios de esa ciudad este mes y en agosto.
etiquetas