17/07/2015 Vuelos

Aeroparque y Ezeiza normalizan sus vuelos tras el conflicto con afiliados a ATE

No obstante la situación provocó demoras y reprogramaciones en vuelos domésticos e internacionales que repercutirán como consecuencia del denominado "efecto dominó" en los servicios del resto del día.

 

Los servicios aéreos en el Aeroparque Jorge Newbery y en el Aeropuerto de Ezeiza tendían a normalizarse, tras las demoras y reprogramaciones que tuvieron su origen en los reclamos efectuados por los encargados del control de los diferentes sistemas de vuelos afiliados al gremio ATE.

Los empleados habían anunciado la realización de una asamblea durante la cual no se realizarían operaciones de aterrizaje y despegue de aviones en la terminal porteña, pero la intervención del titular de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC), Alejandro Granados, hizo que los trabajadores suspendieran hasta la semana próxima cualquier acción gremial.

No obstante la situación provocó demoras y reprogramaciones en vuelos domésticos e internacionales que repercutirán como consecuencia del denominado "efecto dominó" en los servicios del resto del día, según informaron a Télam fuentes aeroportuarias.

El conflicto de los controladores data del momento en que se resolvió pasar los controles de vuelo de la órbita de la Fuerza Aérea a la civil, lo que ocasionó que en el servicio conviviesen trabajadores de ambos estamentos con diferentes condiciones laborales.

Esto derivó en la sanción de una ley, finalmente aprobada anoche, que crea la Empresa Argentina de Navegación Aérea Sociedad del Estado (EANA S.E.), que quedará integrada por el Ministerio del Interior y Transporte y el Ministerio de Defensa, y estará facultada para la prestación de servicios también a terceros Estados.

Una vez constituida, se transferirán a la EANA las funciones de “control operativo de la prestación del Servicio Público de Navegación Aérea y de coordinación y supervisión del accionar del control aéreo”, asignadas en la actualidad a la Dirección General de Control de Tránsito Aéreo con sus respectivas competencias, cargos, personal y créditos presupuestarios, así como la administración de los bienes patrimoniales afectados a su uso.

La nueva ley establece que “la actividad que se despliega en el marco del Servicio Público de Navegación Aérea deberá garantizar la seguridad, regularidad y eficiencia de la navegación aérea”, además de que la EANA S.E. deberá “promover la innovación tecnológica, capacitar y/o facilitar la capacitación y profesionalización del personal conforme a los estándares internacionales, asegurar el compromiso ambiental, garantizar la representación de la comunidad aeronáutica, gestionar con eficacia y eficiencia, establecer un sistema de gestión de la seguridad operacional”.

Los trabajadores de ATE reclaman que algunos aspectos del convenio de trabajo no responde a sus necesidades, por lo que solicitaron cambios que finalmente no quedaron contemplados en la ley, y que fue en definitiva la razón por la cual iba a realizar asambleas esta mañana, medida que ahora quedó en suspenso hasta la semana próxima.