02/07/2015 estreno

"Relmpago en la oscuridad", la vida de Beto Zamarbide llega a la pantalla grande

El documental sobre la vida del cantante Alberto "Beto" Zamarbide, considerado como el primer vocalista de heavy metal argentino liderando sus emblemáticas formaciones V8 y Logos, llegará a la pantalla grande este viernes en el cine Gaumont de esta capital con funciones a las 11.30 y 19.50 en la sala 2.

La dirección estuvo a cargo de los cineastas Pablo Montlau y Germán Fernández y ya se exhibió en el Festival de Cine de Mar del Plata, en el Bafici, en el Anfiteatro del Parque Centenario y en un preestreno con la presencia de Zamarbide en el Palais de Glace.

- Cómo surgió la idea del documental?
- Montlau: "La idea del documental surge mientras ambos estábamos en el último año de la carrera de Dirección de Cine. En una charla entre amigos surgió nuestro gusto por la música pesada y el nombre de Zamarbide entre otros. Pero particularmente fue su historia de vida la que nos llamaba la atención y por eso decidimos detenernos en ella para investigar un poco más. Siempre pensábamos que Beto no tenía el reconocimiento que merecía".

- Fernández: "Cuando Pablo se compró una cámara de fotos que grababa en HD y nos animamos a escribirle al manager de Beto, luego nos juntamos con Beto y le copó la idea. Ahí empezamos a darle forma al proyecto.

- ¿Eran fanáticos de V8 o de Zamarbide en particular?
- F: "Nos gustaba todo lo que había hecho Beto porque éramos metaleros y todo metalero sabe que él es el primer cantante de heavy metal en Argentina. Pero durante el proceso de la creación resignificamos muchísimo la importancia de V8 y todo su legado".

- M: "En lo que coincidimos es que ambos habíamos visto a Logos en vivo en diferentes momentos, y teníamos fotos y autógrafos de Zamarbide".

- ¿Cómo recibió Beto el proyecto cuando se lo presentaron?
- M: "El primero en recibir la propuesta fue el manager de Beto, Pocho Metálica. El se encargó de ponernos en contacto inmediatamente con él y a los pocos días estábamos sentados en un bar en Colegiales con Beto contándole la idea que teníamos.

La recibió muy bien, estuvo cerca de cuatro horas contándonos toda su historia y a partir de ahí nos dio una base muy sólida para empezar a trabajar. Tanto Beto como su manager accedieron a dejarnos estar en los recitales y en los camarines también. Pero la confianza y la amistad se fueron gestando de a poco, al comienzo íbamos a los recitales, luego a las giras y empezamos a entrar lentamente en la vida privada de la leyenda del metal, lo cual creemos que es uno de los platos fuertes de la película".

- ¿Cuánto tiempo les tomó la filmación y luego la edición?
- F: "Fueron cuatro años de grabación de principio a fin, en los comienzos íbamos muy despacio por una cuestión de recursos. Con la ayuda de Animal Films ganamos el subsidio del Incaa y se aceleró todo de manera más profesional".

- M: "La edición nos llevó once meses en los que se hizo un trabajo muy fino de revisar material, probar escenas, trabajar la estructura del relato y la narración. Todo esto no lo hicimos solos sino que de la mano del editor y los productores pudimos sacarlo adelante de la mejor manera y quedamos muy conformes con el resultado final".

- ¿Tenían pensadas las imágenes y entrevistas a conseguir? ¿Cuáles surgieron en la marcha?
- M: "Habíamos escrito ciertas cosas a grabar y entrevistas a hacer en una primera etapa, pero al ser un documental uno tiene que ir trabajando con lo que va sucediendo. Por esos años la carrera de Beto dio un par de giros... Por ejemplo, la separación de Logos o el reencuentro con Ricardo Iorio".

- F: "Con respecto a los entrevistados, habíamos pensado una lista de nombres, pero la gran mayoría fueron surgiendo de las entrevistas con Beto y del proceso de investigación".

- ¿Alguien se negó a ser entrevistado?
- M: "Ninguno se negó, quizás hubo algunos más difíciles de conseguir o que hubo que estar detrás durante un buen tiempo debido a que son gente muy ocupada, pero todos accedieron a hablar del cantante. Creemos que es parte del magnetismo que Zamarbide provoca y el cariño general que se le tiene en el medio".

- F: "El hecho de trabajar cuatro años en el proyecto nos dio tiempo para poder contactar a los entrevistados, muchos ya sabían del proyecto, pero fue difícil lograr el momento para entrevistarlos".

-¿ Qué anécdotas tienen de la filmación y cuál es el balance de la experiencia?
- M: "Experiencias y anécdotas hay montones, las más lindas fueron las giras con Logos, las charlas, comidas y cafés con Beto o el poder hablar cara a cara y compartir horas de charla con músicos y referentes tan importantes de la música pesada como Gustavo Rowek, Piltrafa, Walter Giardino, Vitico, Ricardo Iorio, entre otros".

- F: "El balance fue increíble, el hecho de poder compartir y entender la historia de este género musical con los protagonistas no tiene desperdicio. No solamente por el hecho que sea una película sino por el documento que representa para toda una generación. Hay tópicos que nunca se habían hablado y acá lo cuentan los entrevistados de manera muy honesta".