28/06/2015 novedades discogrficas

Fabiana Cantilo edit "Superamor", producido por Lisandro Aristimuo

La influyente vocalista argentina Fabiana Cantilo editó su nuevo CD "Superamor" en donde trabajó junto al cantautor Lisandro Aristimuño, que produjo el álbum, mientras que la banda de rock alternativo Bigger lanzó su tercer trabajo "Contraviento".

FABIANA CANTILO - “SUPERAMOR”
Nuevo disco de la notable solista argentina, tras cuatro de años de silencio, que en estas canciones se puso en manos de Lisandro Artistimuño, quien hizo confluir su banda con la de Cantilo y de esa amalgama publicar 12 canciones nuevas.
El disco abre suave con la voz de Fabiana cantando sobre un piano a los que lentamente se van sumando una batería seca, interesantes punteos de guitarras a cargo de Ricardo Mollo que luego mete arreglos con el efecto ebow. Las cuerdas de Leila Cherro, Lucas Argomedo y Pablo Jivotovschi, integrantes de la banda de Aristimuño, se suman en épicos arreglos.
“Girasoles” arranca acústica, con arreglos de programaciones electrónicas a cargo de Aristimuño, que además se suma a los coros, y todas las partes terminan armando una canción pop con ricos elementos del folclore argentino.
La mayoría de las canciones fueron armadas por Cantilo y Aristimuño en una intimidad de dúo que generó un choque de planetas y de propuestas fructífero como en la balada “Terra”, donde los chelistas y el violinista empujan la voz de una de las figuras femeninas más importantes del rock argentino, hacia caminos que merecían que ella los recorriera.
“Payaso” arranco con un beat más rockero, la guitarra distorsionada a cargo de Aristimuño que también dispara los samplers de unos vientos, y la canción trae de vuelta esos hits de Cantilo, donde la vocalista saldaba cuentas con algún novio, por su corazón roto.
“Superamor” es una gran balada despojada, desnuda, solo unos arreglos de espaciales de sintetizadores, la batería bien al frente de Martín Casado. La melodía recuerda grandes canciones como “Siempre puedes olvidar” que compuso junto a Charly García.
“Tren (volar en círculos)” puro pop procesado por maquinas, donde la voz de Cantilo arranca procesada por un megáfono, sobre un groove de bajo y batería, hasta que el estribillo toma fuerza con el apoyo de la guitarra y la voz se pone más nítida.
“Capsula de escape” también tiene una base orgánica, cubierta por ruiditos de maquinas y una voz de Cantilo susurrante, mientras las cuerdas la van envolviendo en un clima otoñal. “Escritos del mar” es un pop más tradicional, mientras que en “Bailarines de cartón” Cantilo retoma toda la influencia de su admirada Joni Mitchell para entregar una hermosa balada acústica tipo beatle, rodeada de cuerdas.
“Miedo” arranca oscura, con acoples de guitarra, la voz procesada de Fabiana rodeada por toda su banda, mientras Mollo mete todo tipo de guitarras, juega con ellas, las azota, a otras les saca una melodía con un ebow, para cargar de dramatismo y climas agitados la canción.
El disco se va cerrando con “Rocktradición” donde Cantilo hace un balance rockero de su vida, celebra su recuperación, no se lamenta de las noches salvajes vividas y hasta se da el lujo de dejar su voz toda desnuda, sin el menor efecto, transmitiendo su experiencia y emociones.
El mar, la libertad, el viento, las maquinas suaves y la voz de Cantilo son el leit motiv de “Delfines” la ultima canción del disco.


BIGGER - “CONTRAVIENTO”
Tercer disco de esta banda de rock alternativo que viene transitando el under con mucho trabajo y que suma a esos grupos fuertemente influenciados por el grunge y por la furia y los gritos de Dave Grohl y sus Foo Fighters.
Las guitarras de Oliver Knox y del vocalista Luciano Villacé se llevan el protagonismo de este “Contraviento”, apoyados en una base solida, monolítica conformada por Pablo Inda en bajo y Manuel Fernández en batería.
El lado más duro de la banda aparece en “Vuelo en la imaginación”, primera canción del disco, tras una introducción muy ventosa, aunque luego Bigger baja un cambio, toma un camino alternativo en “Hasta que te apartes” con coros un poco más épicos. Y esa línea se mantiene con un buen riff en “Tan lejanos”.
“De sol a sol” abre con una base lenta suave, guitarras acústicas, las voces con cierta tonalidad folclórica, hasta que llega el estallido y la canción torna en medio tempo, donde destaca la fuerza de la banda, que en esta oportunidad prioriza las sutilezas, por sobre el grito.
“Contraviento” también le da otro toque al disco, con voces a dúo, guitarras que hurgan en otros afluentes, una base bien desplegada, una melodía mezclada con programaciones y sintetizadores.
“Al final” mantiene esa energía canalizada en la búsqueda de la melodía, de la canción, mientras “Big Bang” es otra búsqueda, con la fuerza contenida, sacando la bronca por otro lado, dejándola fluir por los riffs y por los cables. Mientras que “Preso” los tiene metiéndose de lleno en un huracán cuasi metalero al igual que en “Mi devolución” y “Mis fuegos cruzados”.
“El juego” juega en terrenos de ese hard rock marcado por los Queens of the Stone Age, y el disco se despide con el lamento “Agónico”, con variedad en su ritmo, con un final más épico.


QUINTETO DE VIENTOS DEL CONSERVATORIO GILARDO GILARDI - "MÚSICA ARGENTINA"
El Quinteto de Vientos del Conservatorio Gilardo Gilardi de La Plata lanzó su álbum debut, "Música argentina", donde presenta cuidadas versiones instrumentales de canciones emblemáticas de la música popular argentina.
Conservando las melodías originales pero desde una abordaje ligado a la música de cámara, el quinteto encara un amplio repertorio adaptado a esta formación de vientos, que incluye flauta, oboe, clarinete, trompa y fagot, y que tiene a la guitarra como único instrumento armónico.
Las diferentes tesituras que proponen esos instrumentos, se escuchan amalgamados bajo un concepto en el que conviven naturalmente la música popular y la música académica.
En esa búsqueda estética y con la incorporación de Pablo Loudet como arreglador, compositor y guitarrista, los grandes intérpretes Hugo Regis (flauta), Gustavo Morabito (oboe), Rubén Molinari (clarinete), Salvador Guido (corno), Santiago Bianchi (fagot), abordan tangos clásicos como "El choclo", una canción emblemática de la música argentina como "Yo vengo a ofrecer mi corazón", de Fito Páez; y "La muerte del ángel" de Astor Piazzolla. También hay espacio para el folclore, así¬ como un tema de Ginastera y otro de Guastavino.


HIJOS DEL SOFÁ - "BIENVENIDA"
La banda de rock pop oriunda de moreno Hijos del Sofá se encuentra presentando su último trabajo discográfico "Bienvenida", un conjunto de composiciones sensibles que apuestan a la canción y a la melodía.
Bajo la producción musical de Edu Schmidt, ex cantante, compositor y violinista del grupo Árbol, el disco cuenta con la participación de artistas de como Willy Piancioli, de Los Tipitos, Palo Pandolfo, Hernán Valente de Cadena Perpetua.
El corte de difusión de "Bienvenida, que lleva el mismo nombre del disco y que fue lanzado a comienzos del mes de marzo del corriente año cuenta con un video realizado en la provincia de Salta y hace referencia a la historia de Alicia en el país de las maravillas.
Entre otras de las diez canciones que integran el álbum se destaca "Dale amor", canción con protagonismo de las cuerdas como el ukelele y el violín comandado por Schmidt y el sonido del cello de Hugo Figueras que transmiten una dulce ingenuidad que encuentra su apoyo en la letra.
Un sonido más rockero caracteriza a "Confusión", tema que busca concientizar sobre las rivalidades sinsentido y que cuenta con la colaboración de Hernán Valente, vocalista de Cadena Perpetua, y Martín Avanti en sitar.
El disco, que los músicos dedicaron al gran Luis Alberto Spinetta, también coquetea con una suerte de elegante balada pop como el que domina "Bajo el sol" y que se hermosea con la cadencia del cello de Figueras.
El trío rockero integrado por Luciano Costantino en batería, Emilio Dufour en voz, guitarra y teclado, y Franco Gandini en bajo, lanzó en 2010 su álbum debut, "Violeta" de manera independiente, y en 2012 de su segundo material, "Vuelta a casa".