11/06/2015 Rosario

Un pasado aorado y un futuro devastado, en los fotomontajes de Julieta Anaut

"Encarnación nativa", una exposición de fotografí­as de la joven rionegrina Julieta Anaut, que se inauguró en el Centro de Expresiones Contemporáneas (CEC) de Rosario, reúne un conjunto de imágenes de una fuerte poética en el que una mujer rodeada de animales embalsamados y especies extintas establece un ritual con el paisaje que la rodea.

Por Mercedes Ezquiaga

Se trata de surrealistas y magnéticos fotomontajes -una técnica que la artista nacida en Cipolletti en 1983 ya empleó en series anteriores-, de simbólicas secuencias, por ejemplo, el esqueleto de un dinosaurio que lleva en su vientre a una mujer desnuda, un entrecruzamiento de escenarios imposibles que aluden a un pasado añorado y un futuro devastado.

La serie incluye también un video, “La mirada detenida”, -aunque en esta sala de Rosario sólo se exponen las fotografías- realizado en conjunto con el cineasta Ignacio Laxalde, que ha sido exhibido en la selección oficial de distintos festivales de cine y proyectado, el año pasado, sobre la fachada del edificio del AMA Art Museum of Americas en Washington, Estados Unidos.

“A través de la fotografía o el video quisiera dar un nuevo significado a creencias antiguas, quizás por una ausencia o un vacío que siento al respecto en la contemporaneidad, y de este modo hacer referencia a una espiritualidad que involucre a la naturaleza, el instinto y la mujer. Algo así como una necesidad de fe, que sólo he podido experimentar a través del arte”, aclara Anaut en una entrevista con Télam.



A la hora de hablar de su imaginería, la artista explica: "Me interesan las representaciones que remiten a otros tiempos y al traspaso de la frontera que separa lo mundano y lo sagrado, o la cultura de la naturaleza. Me interesa el tema de los rituales, del sacrificio y de la muerte en tanto transformación. También el culto a la naturaleza y los elementos gestuales o simbólicos que expresan la relación con ella". 

Algunas de las tomas fueron hechas en el Museo Argentino de Ciencias Naturales Bernardino Rivadavia de Buenos Aires, en el Museo Ernesto Bachmann en Villa El Chocón de Neuquén, y en el Museo Municipal Carmen Funes en Plaza Huincul de Neuquén, escenas que se fusionan en esta suerte de collages digitales con imágenes de pasajes de la Patagonia.

"El Museo de Ciencias Naturales es un espacio que a mi modo de entender refleja, entre otras cosas, el afán del ser humano por dos grandes anhelos: el de detener el tiempo y el de viajar al pasado. Así, en este espacio, se plantea un esfuerzo por revisitar el 'inicio de los tiempos', a través de una reconstrucción imaginaria y el atesoramiento de los rastros antiguos", agrega Anaut. 

Télam: ¿Qué impronta le das a los elementos que elegís para componer las obras, que te tienen de protagonista?
Anaut: El tema principal en mis obras es el cuerpo y, particularmente, los cuerpos de mujeres, que suelen ser personajes que forman parte de una ficción, ritual imaginario o fotoperformance. Voy recolectando material fotográfico, paisajes y elementos que luego utilizo como escenarios, utilería o vestuario. Pongo especial atención en los espacios que me resultan cotidianos o representativos de ese contexto. 

En esta serie, al igual que en otras de mis obras, he incluido mi cuerpo en las escenas, como medio y representación. Un cuerpo que quiere contar la propia historia, sin más pretensiones que simplemente ser y saberse existente. Una corporalidad que se ofrece, nace, rescata, muere, renace, encarna y vive lo extinto. Así puedo hacerme nacer una y otra vez, a mi imagen y semejanza, en un nuevo vínculo con el paisaje. 

T: El origen es una temática recurrente en tus obras, ¿Por qué?
A: Me interesan las representaciones que remiten al origen, porque se relacionan con el mito y el rito; es por esto que las mujeres que interpretan estos papeles en mis obras, reconstruyen ficciones donde el pasado y lo contemporáneo se aúnan. Entiendo el origen como el misterio de la vida, el renacer, lo que no se puede explicar con certeza.

Como artista, el quehacer creativo tiene una relevancia esencial, entonces encuentro que esa búsqueda constante del inicio de los tiempos, se relaciona con la creación del mundo y la humanidad, la representación del acto creador por excelencia. Así, como en todo ritual, donde el origen vuelve a ser representado una y otra vez, a través de mis trabajos intento establecer un nuevo punto de partida para mi propia historia, como un ritual inventado para reconocerme y crearme a mí misma. 



T: ¿De qué manera se imbrica la naturaleza en estas obras?
A: En estas fotografías la naturaleza se ve representada tanto por el cuerpo de la figura humana, como en los elementos naturales y artificiales que se encuentran en el Museo de Ciencias. En segundo lugar, el desierto es un escenario escondido, implícito, en este conjunto de obras. El paisaje abierto, extenso y árido, un espacio emblemático donde la naturaleza se encuentra muchas veces en estado virgen, como por ejemplo aún hoy en ciertos lugares de la Patagonia, despojada e inabarcable. Simultáneamente, el mismo lugar donde se hallan la mayoría de los restos fósiles de nuestro país, huellas de una prehistoria conservada naturalmente, que de manera inevitable también fue alterada.

La muestra "Encarnación nativa" se podrá visitar hasta el 5 de julio, de lunes a viernes de 10 a 20 en el Centro de Expresiones Contemporáneas, ubicado en Paseo de las Artes y el río Paraná, ciudad de Rosario.