04/06/2015 Gnero

As se vivi la histrica marcha "Ni una menos" en todo el pas

Historias, dolores y reclamos de mujeres se multiplicaron en todo el país en una convocatoria multitudinaria y pluralista contra los femicidios y la violencia de género, que sirvió para "visibilizar" la problemática y reclamar por medidas concretas .

Miles de historias de violencia contra las mujeres en un solo reclamo en todo el pas, "Ni una menos"

Organizaciones sociales, sindicatos, partidos políticos, artistas, estudiantes, entidades feministas y defensoras de los derechos humanos, marcharon en todo el país junto a los familiares y víctimas de violencia de género y leyeron documentos pidiendo el fin de este flagelo.

En Córdoba, las calles céntricas de la capital provincial albergaron a unas 50.000 personas, según estimaciones policiales, que marcharon pidiendo una ley de emergencia en materia de género.

Marina Acosta, hermana de Paola, quien fuera asesinada y arrojada junto a su hija viva a una alcantarilla, ocupó la primera línea de la movilización y dijo a Télam: "Fue una convocatoria masiva, la verdad que la respuesta de la gente ha sido increíble. Tienen que tomar nota nuestros gobernantes para sacar medidas concretas y que los reclamos se ejecuten y se cumplan".

En Entre Ríos, la movilización se realizó en varias ciudades mientras que en la capital provincial se llevó a cabo una radio abierta y hubo pancartas, carteles y diversas actividades culturales.

María Ester, de 51 años y quien participó de las actividades, destacó que "falta mucho por hacer, pero en los últimos años hubo leyes como las de matrimonio igualitario, ley de fertilización asistida, ley violencia de género, y de identidad que nos ponen a todos en un pie de igualdad".


En Mendoza, la multitud pidió en un documento leído en la explanada de la Legislatura provincial "acciones concretas" para combatir este flagelo y remarcó que las víctimas necesitan "mucha ayuda" para salir adelante.

Teresa Cainzo, un ama de casa de 70 años, contó a Télam que asistió a la marcha porque ella es víctima de violencia de género e indicó que "se sale adelante con mucha voluntad y se necesita mucha ayuda".

En ese sentido, expresó que "es muy difícil conseguir ayuda sobre todo en la policía y en las fiscalías" e indicó que ella en el único lugar que consiguió ayuda fue en la Defensoría de La Mujer, a la vez que hizo hincapié en la importancia de que se cumpla con las leyes.

En Catamarca se concentraron unas 5.000 personas en la plaza de La Alameda y Ada Rizzardo de Morales, madre de María Soledad, la adolescente asesinada en 1990, expresó: "Así todos juntos debemos seguir diciendo Nunca Más a la violencia de género y que todos los casos de femicidios aún sin esclarecerse sean agilizados en sus trámites y se condene a los culpables".

En Corrientes, miles de hombres y mujeres se sumaron a la convocatoria en la plaza Vera de la capital correntina, en donde Rita Verón, hermana de Eli, que murió por la golpiza propinada por su pareja, aseguró: "Acá hay una única bandera y es la que dice 'basta de violencia'"

"A pesar del dolor salimos a la calle a pedir que se cumplan las leyes y que no haya más violencia", agregó.

En las calles de Ushuaia también marcharon contra la violencia de género y Alika Kinan, una mujer rescatada de un prostíbulo, destacó: "Entre todas hemos parido este 3 de junio. Ha sido el trabajo de mujeres de lucha, fuertes y feministas. Nació desde nuestro cansancio y nuestro hartazgo".

"La convocatoria se gestó en cada insulto, en cada patada, cada vez que escuchamos una noticia que una mujer fue asesinada. Y se alimenta cada vez que golpean una amiga, una hermana o una hija", enfatizó.

"Necesitamos más compromiso de los jueces y de los fiscales para articular medidas de protección urgente. Precisamos que no se archiven las causas, que haya profesionales especializados", exigió.

En Formosa se repitió la misma manifestación en varias ciudades y en la realizada en la capital provincial, Norma Blanco, víctima de violencia de género, dijo que lo que queremos como sociedad es la implementación del Plan Nacional de Acción para la Prevención Asistencia y erradicación de la violencia contra las mujeres, contemplado en la Ley 26.485".

En tanto, en la marcha realizada en Santiago del Estero se reclamó la elaboración de una estadística oficial que "permita conocer la identidad de todas las víctimas de femicidio" y la agilización de causas judiciales.