28/05/2015 en el Luna Park

Una cancin para el amor entre Silvio Rodrguez y Buenos Aires

Faltó apenas que quedara en penumbra el auditorio y encendido el escenario para que se reafirmara la relación de amor ente el trovador cubano y el público que colmó el Luna Park, retribuido con nuevas canciones “tu-yo”, por intimistas, y las emblemáticas de “temática colectiva”, que el barbado artista interpretó con gusto durante dos horas y media.

Por Celia Carbajal

Las nuevas obras integran un disco “que está listo” pero en espera de “ese algún día” en que salga a la luz: “No tenemos prisa, no tenemos trasnacionales detrás”, dijo Silvio y dio la palabra clave para la primera ovación, antes siquiera de comenzar a cantar.

Silvio Rodrguez, en el Luna Park

Un afiatado grupo de ocho músicos de excelencia jerarquizó la puesta escénica de personas e instrumentos iluminados con refinamiento: Niueka González en flauta y clarinete; Rachid Abrahan en guitarra; Maykel Elizalde en trío trovarocco y tres; César Bacaró en bajo eléctrico; Oliver Valdés en batería; Jorge Aragón en piano; Jorge Reyes en contrabajo y Emilio Vega en vibráfono y percusión.

“Dijo Guevara el humano/ al sentimiento revolucionario lo mueve el amor”, cantó Silvio para luego referirse a la dicotomía de sus actuales temas “tu-yo” y los anteriores de “temática colectiva”, que volvieron a despertar anoche el anhelo del pasado revolucionario de un público que saludó con “Cuba, Cuba, Cuba/ el pueblo te saluda“, sin frase de réplica del artista.

Apenas una chomba con la banderita cubana del lado del corazón, una boina caída sobre los ojos que completa un cuenco con el arco del cuerpo sobre la guitarra, alcanza para desbordar en música volcada al auditorio receptivo del que surgen profusos “te amos”.

“He sido un hombre desarmado/ por miríadas de luces pasajeras que vinieron”, canta Silvio; también, “dijo Guevara el humano/ que ningún intelectual debe ser asalariado/ del pensamiento oficial”, y estalla otra ovación.

“Mínimamente soy mío/ ¡ay! pedacito mortal”, dice antes de librar con poesía musical la “Exposición de mujer con sombrero”, inspirada en un tema del ’70 pero integrada en cuatro bellas piezas musicales.

Una pausa escénica con el intimista Dúo Matanzas -formado por el matrimonio Lien y Rey, que se presentarán en Casa del Bicentenario- permitió una bisagra para el reingreso, ahora sí, con los “temas colectivos”, donde “La Maza” y “Ojalá”, en bises apasionados.

“Gota de rocío/ no dejes de caer/ para que el amor mío/ siempre me quiera querer”, deseó el trovador, que repitió “aún soy lo mismo que fui” en la declaración de “El necio”, y la multitud reafirmó el amor inconmensurable con el partenaire de casi cinco décadas.

El mayor exponente de la Nueva Trova Cubana volverá recorrer sus "Amoríos" esta noche en el Luna Park y el sábado participará de la actividad gratuita y al aire libre que el programa "Maravillosa Música" desplegará en Soldado de la Frontera y Ana Díaz, en el barrio porteño de Villa Lugano.