05/05/2015 msica

Patricia Barone y Javier Gonzlez celebran una "complicidad" que potencia al tango

La cantante y autora Patricia Barone y el músico y compositor Javier González comparten una “Complicidad” de 26 años que se plasma con matices y contundencia tanguera en el flamante séptimo álbum, que presentarán el viernes a las 21 en el Teatro del Viejo Mercado (Lavalle 3177, Capital Federal).

Por Sergio Arboleya

 En “Complicidad” la pareja despliega un cancionero inédito a partir del tango como hecho estético vital, que visita el romanticismo, la crítica social, los desgarros y las postales urbanas.

Para coronar esa apuesta, Barone-González recurren a tangos, candombes, milongas, vals, temas cantados e instrumentales y algunos poemas, en un trabajo que se nutre de las líricas de María del Mar Estrella, Raimundo Rosales y Alejandro Szwarcman, entre otros autores entre los que se lanza la propia vocalista.

La solidez musical del conjunto del guitarrista, es abonada por el pianista Mariano Silva, el bandoneonista Ariel Nürnberg, el bajista Alejandro Ward, el baterista Luis De La Torre, y la flauta traversa de Mariela Fokás. Además, el registro añade las participaciones de Guillermo Fernández, Mario Gusso, Daniel Barone y Juliana González Barone.

“ 'Complicidad' es el producto de muchos años de maduración y evolución musical para encontrar material nuevo, sonoridad nueva y poesía nueva y no insistir en la repetición del cliché de uno y poder decir algo diferente”, arriesga González.

Durante una charla con Télam, Barone añade que “la evolución es algo deseable pero hasta que uno no lo tiene plasmado no sabe si verdaderamente lo logró o no. Hay que asumir el riesgo, seguir siendo joven de la cabeza para apostar a nuevos desafíos y descubrir eso que hay que decir”.

El músico retoma la palabra para dar cuenta de una sonoridad que, subraya, “es muy intensa, muy arriba y eléctrica para lo que es la cultura del tango, porque acá no domina la tragedia sino tener otra mirada e ir hacia lo nuevo sin pensar que la historia está siempre por encima”.

“Lo que pasa -complementa ella- es que generacionalmente estamos lejos de ese exceso de melancolía que tuvo el origen del tango. Siempre tuvimos una apuesta por cambiar ese dictamen hacia lo dramático y oscuro y somos cómplices de una cierta herejía de pensar al tango de una manera no religiosa, no dogmática, como un arte en el que se puede caminar en libertad”.

La placa, con sus 14 diversas estaciones musicalizadas por González, reconoce innovadores puntos salientes en “Complicidad”, un poderoso tango amoroso con letra de Estrella, el imponente “Esta paz”, un incendiario poema de Mario Benedetti, el desgarrador “Jirones” descrito por Barone y “Chaplín crucificado”, avistado por la pluma de Szwarcman.

Al repasar algunas de esas gemas, el compositor destaca que la pieza “Complicidad” “se anima a hablar de la sexualidad desde la perspectiva de la mujer” y su compañera apunta que “Jirones” “es producto de un ejercicio que tuve que hacer para el seminario de letrística en la Academia Nacional del Tango”.

En relación a “Esta paz” (“...esta paz, sin orgullo ni linaje se vende al invasor, el consabido/Me refiero a esta paz, esta basura”), ella recuerda que “en 2009 dando una clase a una alumna quise que leyera un poema y al azar tomé un libro y me reencontré con ese soneto tan esclarecedor que se nos apareció como una canción”.

“Esa semana Benedetti había vuelto de una internación por una neumonía y le mandé un mail y enseguida, el 15 de mayo, recibimos la autorización para hacer el tema y se murió dos días después. Así que tenemos la última canción de Mario”, completa Barone.

A modo de balance del notable disco, Javier concluye que “contra la tendencia de la época de picar temas, en 'Complicidad' aparece la idea de que en la sucesión haya algo cualitativo, cosas que aparecen, sonidos incidentales, porque tenemos la pretensión de conectarnos nosotros y que la gente se meta también en la película”.
etiquetas