23/04/2015 visita presidencial

Argentina y Rusia firmaron un acuerdo para construir la sexta central nuclear en el pas

El ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, suscribió hoy con el presidente de la empresa nuclear rusa Rosatom, Sergei Kirienko, un convenio preliminar entre Nucleoeléctrica Argentina S.A. (NA-SA) y Rosatom Overseas para la construcción de la sexta central nuclear en la Argentina.


Este convenio forma parte de los acuerdos firmados hoy en Moscú en el encuentro bilateral de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y su colega ruso, Vladimir Putin, según informó el Ministerio de Planificación.

En ese contexto, las empresas NA-SA y Rosatom Overseas se comprometen a desarrollar el proyecto base y los acuerdos comerciales para el diseño de ingeniería y construcción de una planta nuclear con un reactor de uranio enriquecido y agua liviana con tecnología VVER-1000, y una potencia de 1.200 megavatios (MW).

El acuerdo establece un cronograma de actividades para la preparación e implementación de los contratos para el diseño y construcción de la sexta usina nuclear en territorio argentino, como resultado del trabajo bilateral llevado a cabo desde 2003 por los Presidentes de ambos Países, y del Convenio Suscripto en 2014 en Buenos Aires para la Cooperación en Usos Pacíficos de la Energía Nuclear.

Ambas empresas estatales analizarán la asociación en el desarrollo conjunto para el diseño y construcción de centrales con esta tecnología en otros países, en especial Latinoamérica y África.

El acuerdo firmado hoy prevé la complementariedad y sinergia entre los organismos y empresas de ambos países, lo que permitirá establecer pautas de trabajo y elaborar el Proyecto Ejecutivo de diseño y la posterior construcción.

La Empresa Rosatom presentará una propuesta integral que contenga todas las cuestiones relacionadas con la transferencia de tecnología, y una oferta de financiamiento a partir de un esquema de crédito concesional con tasas y plazos preferenciales, según se informó.

Rosatom Overseas, cuyo capital accionario pertenece a la Corporación Estatal de Energía Atómica Rusa, posee en su territorio 10 plantas nucleares en operación, con 34 reactores y una potencia total de 25.000 megavatios (MW), generando el 17% de energía eléctrica demandada en la Federación Rusa.

Para la construcción de esa central "se maximizará la provisión de componentes nacionales, lo que garantiza una importante participación de empresas y trabajadores nacionales", destaca el comunicado de la cartera de Planificación.

En este sentido, se señala que a partir de la terminación de la Central Néstor Kirchner ya se encuentran calificadas en el sector nuclear más de 129 empresas argentinas para trabajar en la construcción de centrales, a diferencia del 2003 cuando no había ninguna empresa argentina en esa condición.

La VI Central Nuclear demandará 6.000 puestos de mano de obra local, con gran movilidad económica para las más de 129 empresas argentinas calificadas en el sector, industrias locales y Pymes que surgieron en el marco de la ejecución de las inversiones en el área nuclear desde el 2003. Asimismo, la sustitución de combustible fósil generará un ahorro neto de devolución del financiamiento superior a los 20.000 millones de dólares en un plazo de 20 años.

También la Comisión Nacional de Energía Atómica (Cnea) suscribió con la empresa Rusa TVEL, productora de combustibles nucleares subsidiaria de Rosatom, un memorando de entendimiento para profundizar la cooperación bilateral en áreas de investigación y desarrollo de combustibles nucleares para reactores de investigación y potencia, materiales y aleaciones de circonio.

A su vez, el Invap firmó con TVEL un memorando para la cooperación técnica entre ambas empresas, con especial interés en la provisión de uranio metálico que Invap utilizará en proyectos en la Argentina, Egipto y Argelia, entre otros.

Entre 2003 y 2014 se invirtieron en el país más de U$S 11.000 millones en materia nuclear y para los años 2015-2025 el Plan Nuclear prevé una inversión de U$S 31.000 millones con la construcción de tres centrales nucleares, las extensiones de vida útil de Embalse y Atucha I y la Federalización de la Medicina Nuclear con la construcción de 11 centros de diagnóstico.