18/04/2015 Va Campesina

Stdile: Amrica Latina est "ms cerca de un nuevo ascenso de masas que de una restauracin conservadora"

Lo aseguró Joao Pedro Stédile, referente histórico del Movimiento Sin Tierra (MST) en Brasil y de Vía Campesina, aunque subrayó la presencia en la región de ambas tendencias en conflicto.


"Estados Unidos intenta recuperar Latinoamérica no sólo como un espacio geopolítico, bajo su control, sino que necesita las materias primas que tenemos: los minerales; la energía del petróleo, del etanol e hidroeléctrica, y también los commodities agrícolas", afirmó sobre uno de los factores principales que explican el resurgimiento de acciones agresivas de la derecha, incluso golpistas.

"Cuando decimos Estados Unidos, no se trata tanto o solamente de la política de (Barack) Obama. La fuerza real de Estados Unidos se mueve por el poder económico de las empresas, de los bancos y por el poder de la inteligencia militar, la CIA, las fuerzas armadas", declaró Stédile a Télam en una entrevista realizada al margen del VI Congreso de la Cloc-Vía Campesina, cuyas deliberaciones en Ezeiza, oeste del Gran Buenos Aires, concluyeron el viernes último.

En este contexto, el referente del MST de Brasil y de la Vía Campesina situó iniciativas estadounidenses como la llamada Alianza del Pacífico, en su opinión destinada a "cooptar a los gobiernos de Panamá, Colombia y Perú", entre otros.

"Y ahora, más recientemente, se están moviendo intensamente en relación a Venezuela, Brasil y Argentina. En el caso de estos tres países, claves para su dominio, ellos utilizan sobre todo el poder hegemónico que tienen en los grandes medios de comunicación", subrayó.

Más que los partidos tradicionales, "la derecha trabaja ahora ideológicamente y políticamente, en la lucha de clases, con los medios de comunicación. Así, en Venezuela el principal partido de la derecha se llama CNN en Español; en Brasil, la (red) Globo y aquí en la Argentina, el grupo Clarín".

En el caso de Brasil, "ahora han logrado que un sector de la clase media vaya a la calle, pero cometieron un error, porque lo hicieron llevando la bandera del golpe militar y para esto no hay razón ni viabilidad política".

"En el fondo, puede que no necesiten incluso derrumbar a nuestros gobiernos. Lo que quieren es que los gobiernos, por lo menos en Argentina y Brasil, vuelvan a la agenda neoliberal, que es la agenda del capital. Volver a practicar políticas que garanticen sus ganancias", acotó.

En consecuencia, "para el pueblo y los movimientos populares no hay otro camino que ir a la calle, porque las calles y las plazas son el espacio de hacer política de las masas", sostuvo Stédile y celebró las crecientes protestas sindicales y populares en Brasil contra un intento de ley de precarización laboral.

No obstante, interpretó que "en diversos países de Latinoamérica, quizá con las excepciones de Venezuela y Bolivia, las masas fueron a votar en estos años por gobiernos progresistas pero sin estar todavía en un movimiento histórico de nuevo ascenso", y que "venimos de un prolongado reflujo de la lucha de masas".

"Yo creo que, si queremos cambios, si queremos mejorar las condiciones de vida del pueblo, como movimientos populares tenemos que impulsar que la gente vaya a las calles y a las plazas para disputar ideas y propuestas", señaló Stédile y argumentó que esa es la vía para frenar la embestida de la derecha y también para "impedir que el gobierno regrese al ajuste neoliberal".

"Tenemos esta situación: de un lado, las manifestaciones de los militantes de los movimientos populares, incluidos los movimientos campesino y sindical, y del otro lado la derecha, con la clase media reaccionaria y racista, que quiere el golpe", resumió para el caso brasileño.

En este marco, "el pueblo todavía está sentado mirando la televisión como si se tratara de un partido de fútbol: la derecha contra la izquierda. Si logramos que el pueblo se levante y vaya a la calle, ahí ganaremos el juego. Porque por ahora está empatado, 2 a 2", acotó con humor, apelando a una metáfora futbolera para explicar la coyuntura política en su país.

Para el referente de Vía Campesina, "a mediano plazo sólo tenemos un camino: estimular todo tipo de movilización popular para generar en nuestros países un nuevo período histórico de ascenso del movimiento de masas, como en líneas generales lo tuvimos del '45 al '73 en todo el continente".

"Y yo creo que estamos más cerca de un nuevo ascenso de masas que de una restauración conservadora", apuntó.