08/04/2015 fondos buitre

Afirman que Paul Singer es un magnate "oportunista que encontr un nicho haciendo algo que la mayora no podra soportar"

El fundador del fondo buitre Elliot Management “es un abogado oportunista que encontró un nicho haciendo algo que la mayoría de las personas no podría soportar", que consiste en "demandar a algunas de las naciones más pobres en el mundo”, advirtió una agrupación estadounidense dedicada a exponer los mecanismos que usan los multimillonarios para influenciar gobiernos y la política.

Por Melisa Cabo


El reporte, publicado con el título de “Paul Singer: ¿maestro del mercado o buitre litigioso?”, sostiene que el fondo buitre que comanda el CEO de Elliot, mantiene "a los países más pobres del mundo aplastados por la deuda” y que su “modelo de negocio” es el de “beneficiarse enormemente de empresas y países que están luchando” por sobrevivir.

“En una sola transacción financiera, forzó a 20.000 personas retiradas a perder el 70% de sus pensiones, a que despidieran a 8.500 trabajadores en todo el país (Estados Unidos) haciendo 1.5 mil millones de dólares en el proceso”, detalló el documento en referencia a la firma Deplhi, la fabricante de autopartes rescatada por el gobierno estadounidense en 2009 y de la que Elliot poseía una parte.

El paper elaborado por la organización The Hedge Clippers, hizo referencia además a las “contribuciones de campaña” realizadas por Elliot Management Corporation, que “mantienen a los republicanos al control del senado de Nueva York”.

Según la revista Forbes, el valor neto que acumula Singer alcanza los 1.92 mil millones de dólares, “convirtiéndolo fácilmente en uno de los neoyorquinos más ricos”.

“CEO del fondo Elliot Management Corporation, que controla más de 23.000 millones de dólares en bienes”, Singer es a su vez “un donante del partido republicano habiendo contribuido fuertemente a sus candidatos, incluido el ex candidato presidencial Mitt Romney”, detalló el reporte.

“Elliot Management, fue a su vez el contribuyente mejor clasificado de la campaña del candidato republicano a vicepresidente en 2012, Paul Ryan”, agregó.

Un perfil de Singer realizado por la revista Fortune en 2012, lo describió como “un defensor pasional del 1% (más rico) y un agente de poder republicano en ascenso”, y mencionó que en un reporte confidencial dirigido a sus inversores en enero de ese año, “el fundador de Elliot escribió que `la desigualdad de ingresos se convirtió en un tema divisivo´” en la política.

“El multimillonario muestra poca simpatía por la situación del 99% (de la población): `El resentimiento no es moralmente superior a ganar dinero´, escribió entonces Singer”, relató el exhaustivo reporte de la organización que busca exponer los mecanismos que los fondos de cobertura y los multimillonarios utilizan para influenciar a los gobiernos y a la política con el fin de expandir sus riquezas, influencia y poder.

El artículo publicado en la página oficial de The Hedge Clippers, enumera asimismo una gran cantidad de notas periodísticas surgidas de distintos periódicos, para detallar el accionar de los fondos buitre en todo el mundo.

“Según el Banco Mundial, los 26 buitres principales lograron reunir mil millones de dólares de los países más pobres del mundo y aún tienen otros 1.3 mil millones de dólares para colectar”, enunció el texto citando a un artículo del diario británico The Guardian.
Esos mil millones de dólares, son “equivalentes a más del doble del presupuesto total del Comité Internacional de la Cruz Roja para África durante el 2011”, mientras que esa misma suma “podría financiar por completo el llamado de Naciones Unidas para la hambruna en Somalia y es más del doble de lo recaudado por (la organización) Save the Children en el último año”, adhirió The Guardian.

Un ejemplo de lo que el reporte llamó "el modelo de negocio de los fondos buitre", es lo ocurrido en el Congo donde “mientras Singer estaba tratando de dar mano dura al gobierno congolés para un beneficio significativo, el país estaba en medio de la escasez de alimentos más importante en el mundo”.

Así, "desde finales del 2005, más de un tercio de los países recibiendo alivios de deuda fueron objeto de al menos 38 fondos de cobertura, que consiguieron ordenes judiciales por más de mil millones de dólares”, continuó la descripción tomando ahora una nota del diario The Nation que aseveró que “este esquema inverso de Robin Hood, generó críticas en todo el mundo desde Nelson Mandela hasta el primer ministro británico, Gordon Brown”.

La organización dedicada a exponer el daño colateral producido por las políticas impulsadas por multimillonarios en las comunidades, la economía y la democracia, recordó, en ese sentido, que las acciones de los fondos buitre “fueron condenadas por Naciones Unidas, los gobiernos de Estados Unidos, Francia, México, Brasil, Bélgica y Alemania, entre varias organizaciones religiosas”, mientras que Gran Bretaña aprobó leyes “revolucionarias en 2010 para frenar las prácticas buitre”.