02/04/2015 Guerra de Malvinas

Al menos 100 soldados de Malvinas provenan de pueblos originarios

Unos 100 ex combatientes que pelaron en la guerra de Malvinas provenían de los pueblos qom, wichi, mocoví y mapuche y muchos de ellos aseguraron que no sabían que iban a una guerra y que fueron discriminados en las asistencias tras el conflicto bélico, según un estudio de la Coordinadora de Comunicación Audiovisual Indígena (CCAIA).

El titular de la CCAIA, Juan Chico dijo a Télam que "hasta el momento llevamos identificados 48 ex combatientes de los pueblos qom, wichi y mocoví " mientras que los 52 restantes pertenecen a la comunidad mapuche.

Chico aseguró que para realizar el estudio, plasmado en el libro "Los Qom del Chaco en la Guerra de Malvinas: Una Herida Abierta", primero costó mucho que hablaran porque muchos de ellos nunca habían referido a la guerra. De a poco se fueron animando y comenzamos a reconstruir las historias."

"Incluso tenemos el caso de un hombre mocoví que nos contó que su hijo fue a la guerra, nunca regresó y nadie le dio una respuesta", detalló.

Los testimonios que Juan fue recogiendo a lo largo de estos años señalan que durante la guerra los originarios que participaron no se sintieron discriminados por los otros combatientes, pero al regresar la situación fue diferente.

"Nuestros pueblos tienen una larga tradición en la lucha por defender la soberanía y el territorio, la guerra de Malvinas fue una de esas batallas", sintetizó Chico.

Eugenio Leiva, también de origen qom, combatió en Malvinas y hoy preside la Asociación de Veteranos Indígenas y Familiares de Caídos.

"Yo estaba esperando la baja del servicio militar cuando nos mandan nuevamente a la instrucción. Nosotros preguntábamos por qué se demoraba nuestra baja y nadie nos respondía", recordó Leiva a Télam.

También contó: "Un día nos suben a un avión y cuando bajamos estábamos en un territorio muy frío. Al llegar a las islas nos dicen que estábamos en guerra. Nosotros nos reímos, pensando que se trataba de una broma".

Y recordó: "Durante los meses en los que estuvieron en la islas, fuimos víctimas de torturas y vejaciones por parte de oficiales y suboficiales militares".

"Pasamos días sin comer porque las provisiones se las quedaban los oficiales. Si alguno de nosotros era descubierto buscando comida era estaqueado, así que nos alimentábamos de lo que encontrábamos en el camino, pero hemos pasado una semana sin comer", describió.

Una vez terminada la guerra, de regreso a sus tierras, Leiva junto a otros compañeros formaron en 1983 una organización de ex combatientes en el Chaco "Con el tiempo empezamos a ver que los que éramos originarios nunca recibíamos las ayudas que mandaba el Estado, nunca se nos avisaba cuando se armaban los grupos para viajar y nosotros tenemos el mismo derecho porque defendimos a las islas con el corazón", aseguró.

La necesidad de luchar contra esta discriminación por parte de otros veteranos y de visibilizar la existencia de pueblos originarios entre quienes defendieron Malvinas motivó la creación de una comisión de ex combatientes indígenas, cuyo primer encuentro se realizó en agosto de 2012.

Un año después, en agosto del 2013, lograron que la Cámara de Diputados de Chaco sancionará la Ley 7.277 que reconoce el "Día del Veterano y de los caídos indígenas en la guerra de Malvinas".

El artículo primero de esa ley instituye al 26 de agosto como "Día del Veterano y de los caídos indígenas en la guerra de Malvinas" en homenaje a la revuelta del gaucho Antonio Rivero, quién en 1833 recupera, con un grupo de combatientes indígenas, el territorio de las Islas Malvinas".