01/04/2015 Venezuela- Estados Unidos

Perceval: Para la Argentina, “el diálogo constructivo y la negociación pacífica son el único camino para superar diferencias”

La embajadora argentina ante las Naciones Unidas (ONU), María Cristina Perceval, considera que el diálogo constructivo y la negociación son el único camino para superar las diferencias” entre Venezuela y Estados Unidos, y rechazó “todo tipo de injerencia en los asuntos internos de otros estados”.

Por Corresponsal


Perceval realizó estas declaraciones al participar en un acto en la ONU, en solidaridad con el pueblo y el gobierno de Venezuela, país señalado a comienzos de marzo por los Estados Unidos como una “amenaza” a su seguridad nacional.

En el encuentro, convocado por Venezuela, Bolivia, Cuba, Ecuador y Nicaragua, varios países denunciaron y rechazaron la promulgación del decreto del presidente norteamericano, Barack Obama, que el 9 de marzo declaró a Caracas como una “amenaza inusual y extraordinaria” para Estados Unidos e impuso sanciones a siete funcionarios venezolanos.

Perceval hizo referencia a la reacción de “consternación, estupor y sorpresa” de la Argentina y en línea con el comunicado emitido por el Palacio San Martin subrayó la gravedad de la denuncia debido a la “dureza inusual de sus términos, casi amenazantes”, según informó un comunicado de prensa.

La representante argentina destacó que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner había solicitado la derogación del decreto, instando a la Casa Blanca a respetar el principio de soberanía de los pueblos.

En ese sentido, Perceval le recomendó a Obama que, si leyó el libro "Las venas abiertas de América latina" que el entonces presidente venezolano Hugo Chávez le entregara en la Cumbre de las Américas en 2009, lo releyera pues, “tal como lo dijera Rodolfo Walsh, quien comprendiendo no actúa, tendrá lugar en la antología del llanto pero no en la historia viva de los pueblos”, indicó el documento.

La embajadora dijo que “resulta inverosímil para cualquier persona medianamente informada que Venezuela pueda constituir una amenaza para la seguridad nacional de los Estados Unidos de Norteamérica”.

“Aun quienes no comparten las políticas del gobierno venezolano, pueden omitir que estamos ante una acusación que proviene del país más poderoso del mundo”, agregó la funcionaria.

Por su parte, el embajador de Venezuela ante ONU, Rafael Ramírez, sostuvo que su país “se consolidó como un territorio de paz y solidaridad, que predicó y promovió la cooperación y la unión tal como lo pueden constatar los pueblos del mundo”.

El embajador de Bolivia ante Naciones Unidas y ex presidente del G77 más China, Sacha Llorenti, agregó que la comunidad internacional se encuentra “en la disyuntiva entre la prepotencia y la dignidad y entre la amenaza y la esperanza”, y tras recordar la colaboración de Estados Unidos con golpes de estado en la región y en el mundo, se preguntó acerca de la autoridad moral del gobierno norteamericano para promulagar dicho decreto.

En el encuentro, el embajador de Ecuador ante ONU y representante de la Celac, Xavier Lasso, leyó el comunicado emitido por ese grupo, y luego su par de Uruguay y coordinador de Unasur, el embajador Gonzalo Koncke, leyó el comunicado de ese órgano.

El representante de Cuba, Rodolfo Reyes, compartió con los presentes el documento de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba), seguido por el coordinador político de la representación de Sudáfrica en ONU, Thembela Osmond Ngculu, que leyó el comunicado del Grupo de los 77 y China.