22/03/2015 Brasil

El ex jefe de Gabinete Dirceu, preso por el Mensalo, tambin fue acusado por el caso Petrobras

El ex jefe de gabinete brasileño José Dirceu, preso por el escándalo de corrupción conocido como Mensalão, fue acusado de utilizar su empresa de consultoría para desviar ilegalmente dinero de la petrolera estatal Petrobras para financiar campañas electorales del Partido de los Trabajadores (PT) gobernante y sobornar legisladores.

Mientras tanto, una encuesta divulgada hoy reflejó que 84 por ciento de los brasileños cree que la presidenta Dilma Rousseff estaba al tanto de la red de corrupción en Petrobras.

La imputación a Dirceu fue hecha por Ricardo Pessoa -uno de los varios detenidos por el caso y que aceptaron delatar hechos y a personas a cambio de que se les reduzcan las penas que les correspondan-, presidente de la empresa UTC Engenharia, una de las 16 constructoras que, se presume, formaron un cartel para cometer fraudes en las licitaciones de Petrobras.

De acuerdo con esa acusación, UTC debía derivar a la firma de Dirceu una suma equivalente a dos por ciento del valor de los contratos que firmaba con Petrobras, informó hoy el diario Folha de S. Paulo.

Según había señalado días atrás un ejecutivo de la constructora Camargo Correa, Dirceu se contactaba con directivos de las contratistas de Petrobras y ofrecía sus servicios sin mencionar la red ilegal, pero su oferta era interpretada como una forma de coacción.

El juez que lleva el caso Petrobras, Sérgio Moro, afirmó la semana pasada que Dirceu ganó como consultor unos 8,84 millones de dólares entre 2006 y 2013, y parte de ese período coincide con el desvío de fondos de Petrobras, que se extendió entre 2004 y 2012.

Asimismo, según datos de la Receita Federal (organismo recaudador de impuestos), cerca de la tercera parte de esa suma ingresó en la cuenta de Dirceu entre 2012 y 2013, cuando él y otros líderes históricos del PT estaban siendo juzgados por el Supremo Tribunal Federal (STF, corte suprema) por el Mensalão.

Por otra parte, las constructoras investigadas pagaron en conjunto unos 2,87 millones de dólares a la consultora de Dirceu durante el período que el director de Servicios de Petrobras era Renato Duque, apuntado como "representante" del PT y la red ilegal.

Duque fue detenido la semana pasada, por segunda vez en menos de seis meses, acusado de haber lavado dinero que obtuvo a través de los fraudes.

Dirceu fue el primer jefe de gabinete del presidente Luiz Inácio Lula da Silva, entre el 1 de enero de 2003 y el 16 de junio de 2005, cuando dejó el cargo -en el que fue reemplazado por Rousseff- por las acusaciones de corrupción relacionadas con el Mensalão, otro esquema de sobornos a legisladores para facilitar la aprobación de proyectos de leyes impulsados por el gobierno.

A fines de 2012, Dirceu fue condenado a 10 años y 10 meses de prisión por corrupción activa. Tras casi un año prófugo, se entregó a la policía el 15 de noviembre de 2013 y, luego de estar recluido en una prisión, el 28 de octubre de 2014 se le concedió el arresto domiciliario.

Por otra parte, una encuesta del Instituto Datafolha divulgada hoy indica que 84 por ciento de los brasileños cree que Rousseff estaba enterada de la red de corrupción que operaba en Petrobras.

De ellos, tres de cada cuatro (61 por ciento del total) sostiene que Rousseff sabía del caso y dejó que ocurriera, y el restante (23 por ciento del total) opina que la mandataria era consciente pero no podía hacer nada para evitarlo.

Del resto, 10 por ciento cree que Rousseff no sabía lo que ocurría en Petrobras y seis por ciento no supo qué responder.

Cuestionados sobre una eventual privatización de la petrolera, 61 por ciento de los entrevistados se manifestó en contra, 24 por ciento defendió su venta, cinco por ciento se mostró indiferente y 10 por ciento no supo responder.
etiquetas