16/03/2015 elecciones 2015

Todo amarillo: el PRO y la mezcla entre propaganda y comunicacin pblica

Los afiches de campaña de los precandidatos del PRO que disputarán las PASO para definir al candidato que busca suceder a Mauricio Macri en la Jefatura de Gobierno porteño, se confunden en el paisaje de la Ciudad con el color amarillo institucional utilizado por la gestión macrista desde 2007, situación que se produce ante el vacío legal generado por el veto a la norma que buscaba regular la Publicidad Oficial en el distrito.

La denuncia de Poder Ciudadano.

Antes de ser elegido como Jefe de Gobierno, en 2007, el titular del partido y hoy precandidato presidencial Mauricio Macri concedió una entrevista al diario La Nación en donde prometió limitar el uso de la publicidad oficial luego de denunciar una "campaña sucia" en su contra, que incluía afiches y publicaciones periodísticas que mellaban su imagen.

Sin embargo, fue él mismo quien dos años después vetó nueve de 18 artículos de una ley, que finalmente nunca se promulgó, propuesta y aprobada por legisladores de su partido de regular la Publicidad Oficial, que en su Artículo 8 explicitaba la prohibición de "incluir el nombre, voz, imagen o cualquier elemento identificable con funcionarios del sector público de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires".

La paleta de colores de los afiches de comunicación pública, el amarillo preside.
La paleta de colores de los afiches de comunicacin pblica, el amarillo preside.


La paleta de colores de los afiches de campaña, el amarillo omnipresente.
La paleta de colores de los afiches de campaa, el amarillo omnipresente.


Bicicletas PRO, obviamente, amarillas.
Bicicletas PRO, obviamente, amarillas.


Asimismo, no se permitían "incluir frases, símbolos, logos, color y cualquier otro elemento identificable o que induzca a confusión con partidos o agrupaciones políticas", ni "tener como finalidad principal influir en la decisión electoral de la población, ni fomentar la imagen positiva de cualquier funcionario público o del partido o sector gobernante, o la impresión negativa de una persona, sector, organización, agrupación o partido político".

Pablo Secchi, Director Ejecutivo de la ONG Poder Ciudadano, sostuvo en diálogo con Télam que dicho veto fue argumentado desde el PRO, cuando la entidad pidió explicaciones, debido a que "el gobierno nacional no tenía una ley de regulación de la pauta, y eso generaba una diferencia que beneficiaba a ellos", o lo que en síntesis fue "una respuesta partidaria".

"Hace tiempo insistimos en que no se puede cambiar el color de una ciudad de acuerdo al partido que lo gobierna", planteó, y recordó que "se profundizó con el macrismo pero también lo había hecho (el ex jefe de Gobierno Jorge) Telerman".

"Bregamos porque se diferencie el gobierno del partido, y en particular las imágenes de los funcionarios", sostuvo Secchi, aunque, por ejemplo, los volantes que invitan a los vecinos a separar sus residuos en origen -programa dependiente de la Jefatura de Gabinete porteña a través del área Unidad de Proyectos Especiales-, lo hacen con la cara de Macri en primer plano.

"No nos parece bien que el partido que gobierna utilice su color para el mobiliario público, porque no se diferencia 'partido' de 'gobierno'"


Pablo Secchi

La ley vetada por el jefe de Gobierno de regulación de la Publicidad Oficial, definida esta como "todo acto de comunicación efectuado por cualquier dependencia u organismo de la administración pública de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires a través de un espacio publicitario gratuito o contratado bajo cualquier modalidad y en cualquier soporte" también creaba un registro de Medios de Comunicación interesados en recibirla.

Tras el veto no sólo quedó sin efecto tal registro, sino que el gasto en Publicidad Oficial en la Ciudad, y de acuerdo a Poder Ciudadano, se quintuplicó en 2013 -el último registro disponible- en relación al año anterior, con una cifra de $383.128.573, de la cual el Grupo Clarín obtuvo, sólo teniendo en cuenta sus principales medios como su diario insignia, la web clarin.com; los canales TN y el 13; y Radio Mitre, más de 57 millones de pesos.

En la actualidad, mientras se desarrollan las actividades proselitistas preliminares de cara a las PASO, los servicios que ofrece la Ciudad mantienen el color institucional amarillo como puede comprobarse en los distintos Metrobus hasta los carteles que anuncian la renovación del Microcentro, pasando por las Estaciones Saludables, la página web informativa de la Ciudad e incluso las pecheras que utilizan los voluntarios de la red "En todo estás vos".

La estación de combis en Retiro, el bus turístico y hasta los carteles de información en las plazas públicas, las sombrillas de Buenos Aires Playa y también los tradicionales carritos en donde se venden choripanes en la Costanera han sido reemplazados por otros que anuncian el nombre del local en amarillo.

"No nos parece que esté bien que el partido que gobierna utilice su color para el mobiliario público, porque no se diferencia 'partido' de 'gobierno'", sostuvo Secchi, ya que que eso significa "hacer campaña incluso cuando no hay campaña", lo que "en el caso de Macri es clarísimo".

Sin embargo, por estos días, en las paredes de los edificios, el amarillo de afiches y gigantografías que pregonan que Cristian Ritondo es "un porteño como vos" o que Gabriela Michetti estará "en la Ciudad" se confunden con la comunicación institucional gubernamental en el espacio público porteño.