13/03/2015 amenaza para los simios

Un tercio de la poblacin de gorilas y chimpancs muri por el bola desde comienzos del siglo XXI

Un tercio de la población de gorilas y chimpancés murió desde comienzos del siglo XXI a causa del ébola, virus que tiene una tasa de mortalidad de "aproximadamente el 95 por ciento para los gorilas y el 77 por ciento para los chimpancés", por lo que ambas especies se encuentran amenazadas y en peligro de extinción, afirmó Meera Inglis, doctora en política de conservación en la Universidad de Sheffield, Inglaterra.

"El ébola es una amenaza para los simios por la misma razón que lo es para los humanos: es altamente infeccioso y tiene una alta tasa de mortalidad. Como los simios y los humanos son tan similares en términos evolutivos, el virus nos afecta casi de la misma manera", precisó la especialista en diálogo con Télam.

Inglis explicó que el número "un tercio" es estimativo, ya que "es imposible tener cifras exactas porque esos animales viven en los bosques y rastrearlos es muy difícil, además de que muchos viven en regiones afectadas por conflictos humanos, lo que también causa dificultades prácticas".

"Como sea, no hay dudas de que están en peligro de extinción. El Fondo Mundial para la Vida Silvestre estimó que hay entre 150.000 y 250.000 chimpancés en estado salvaje, pero sólo unos 880 gorilas de montaña", detalló.

La especialista refirió que las vacunas para los simios son posibles, pero hay "problemas éticos y prácticos que todavía necesitan resolverse".

"Si bien hace un tiempo se diseñó una vacuna para gorilas y simios -no para chimpancés-, ésta no ha podido ser implementada, ya que en la mayoría de los países europeos la experimentación médica con grandes simios está prohibida o muy restringida debido a su similitud cognitiva con los seres humanos", explicó.

El director de la División de Antropología Biológica de la Universidad de Cambridge (Reino Unido), Peter Walsh, coincidió y apuntó que "hay una enorme cantidad de vacunas experimentales que muestran una seguridad excelente y perfiles de inmunidad en ensayos en primates".

"La posibilidad de probar nuevas vacunas se basa en el acceso a la investigación en chimpancés cautivos, vitales para esos ensayos y no para uso humano, sino para ayudar a salvar especies de monos salvajes de la extinción", refirió.

El Servicio de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos, país donde se permite la investigación en chimpancés cautivos para estudios médicos cruciales, está considerando regulaciones que acabarían con dichas pruebas biomédicas en los próximos años, aunque Walsh y otros expertos sostienen que se debe establecer una población de esos simios "dedicada exclusivamente a la investigación de conservación".

Para Inglis, la desaparición de los primates "es, lamentablemente, una gran posibilidad. La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza catalogó al gorila oriental en la lista de especies en peligro de extinción y a los gorilas occidentales en peligro crítico".

"Si bien la caza indiscriminada, la guerra y la deforestación son otras de las causas importantes, la supervivencia de estos animales es tan frágil que se hace urgente la creación de una vacuna", enfatizó, y agregó que, no obstante, "se están haciendo numerosos esfuerzos para ayudar a la conservación de los simios".

La experta insistió en que "como individuos, podemos ayudar haciendo una petición a los gobiernos y apoyando a los conservacionistas a través de donaciones", aunque aclaró que "sin inversiones en manejo de áreas protegidas y prevención del ébola, la próxima década verá nuestros parientes más cercanos empujados al borde de la extinción".

Según estudios recientes, en los últimos 15 años la fiebre hemorrágica del ébola mató a los chimpancés de Costa de Marfil, mientras que las repetidas epidemias causaron una disminución dramática de las poblaciones de simios en las áreas protegidas de Gabón y la República del Congo.

Mientras que las últimas encuestas no siempre pudieron distinguir entre los nidos de los chimpancés y los de gorilas, la densidad de simios en grandes áreas disminuyó entre un 50 y 90 por ciento después de las epidemias de ébola, precisaron las investigaciones.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Centro para Control y Prevención de Enfermedades (CDC), la epidemia de ébola de 2014 y lo que va de 2015 es el actual y mayor brote epidémico de la enfermedad, que se originó en diciembre de 2013 en Guinea y se extendió luego a Liberia, Sierra Leona, Nigeria, Senegal, Estados Unidos, España, Malí y Reino Unido.

Según esos organismos internacionales, en febrero de 2015 se registraban 23.253 personas contagiadas por el virus y 9.380 muertos en todo el mundo.
etiquetas