06/03/2015 Ciudad de Buenos Aires

Un video compromete a Macri amparando a un empresario amigo para evitar una clausura

El video, del año 2010, muestra al entonces coordinador de Higiene y Seguridad, Fernando Cohen, contando que no pudo clausurar un laboratorio por un llamado del jefe de gobierno de la Ciudad. Cohen es el mismo funcionario que aparece comprometido por su actuación en la causa por el incendio de Iron Mountain.

El video que compromete gravemente a Macri


El gerente operativo de inspección del gobierno porteño, Fernando Cohen, admitió que el jefe de Gobierno, Mauricio Macri, "llama" por teléfono a funcionarios y a inspectores para frenar clausuras que pretenden realizar a comercios y establecimientos, propiedad de amigos del jefe comunal.

Así se puede observar en una cámara oculta realizada por el inspector de Trabajo porteño, Edgardo Castro, principal denunciante de las fallas en el control por parte del gobierno de Macri a la empresa Iron Mountain, cuyo incendio, en el cual murieron 12 bomberos, fue declarado intencional por la Policía Federal.

En el video, Cohen le dice a Castro: "Ya te expliqué cómo fue lo de Beta, no se pudo clausurar", en alusión al laboratorio, cuyo dueño es Gregorio Zidar, uno de los vicepresidentes del Club Atlético Boca Juniors, durante dos de los tres períodos consecutivos en que Macri estuvo al frente de su administración.

"¿Sabés de quién era Beta?. De Goyo Zidar, el que era directivo de Boca, amigo de Macri. Llamó Macri en ese momento...", precisó Cohen para explicar porqué no se pudo clausurar el laboratorio cuando correspondía, según la actuación de los inspectores.

Por su parte, Castro explicó a Télam que "llama Macri o la secretaria, es lo mismo, llaman desde la Jefatura de Gobierno para frenar clausuras".

"Me pasó en lo personal, durante una clausura, me bombardearon a llamados para que la frene", afirmó el inspector, quien subrayó que "del manejo también participa el ministro de Desarrollo Económico, Francisco Cabrera, un ex ejecutivo del HSBC", banco que fue denunciado a nivel global por sus maniobras de asistencia a ahorristas para ocultar cuentas monetarias, y que lo hizo con 4.620 clientes argentinos por US$ 3.505 millones.

Castro precisó que "Cohen es el mismo que hizo desaparecer las actuaciones sobre Iron Mountain" realizadas por el propio inspector en 2008 y que ya daban cuenta de las falencias que tenía el lugar, al que debía revocársele la habilitación.

Precisamente un año más tarde de la denuncia hecha por Castro, y extraviada por Cohen, el ministro Cabrera premió a Iron Mountain, “por ser una de las tres primeras empresas inscriptas en el Registro de Empresas TIC de la ciudad de Buenos Aires”.

En Iron Mountain se encontraron 20 cajas pertenecientes al HSBC con el rótulo "lavado de dinero", de acuerdo a un análisis de la Procuraduría Antilavado sobre información de clientes aportada por la empresa de archivos.

"A partir del momento en que Cohen desapareció los papeles de Iron Mountain, supimos que estábamos ante un negocio de corrupción. Entonces comenzamos a grabar todo para mostrar cómo es la operatoria del gobierno porteño en materia de inspecciones. Hay más videos que muestran a otros funcionarios contando cómo se pierden papeles y se frenan clausuras", aseguró Castro.