14/02/2015 causa Amia

Alertas rojas: Interpol desminti reiteradas veces lo que afirma la denuncia de Nisman

El organismo internacional negó reiteradas veces y en forma tajante que el gobierno argentino haya intentado levantar esos pedidos. Esta negativa derrumba el principal eje de la acusación.

La denuncia del fiscal Alberto Nisman contra la presidente Cristina Fernández de Kirchner y su canciller Héctor Timerman tiene como eje excluyente de argumentación la presunta decisión del gobierno nacional de buscar la anulación de las alertas rojas emitidas por Interpol que pesan contra los funcionarios iraníes acusados de haber perpetrado el atentado a la AMIA.

En la foja 107, la denuncia de  Nisman se sostiene que "la baja de las notificaciones rojas constituyó el interés central para las autoridades iraníes en este acuerdo y el canciller Timerman aceptó y contribuyó a ello. Hizo todo lo posible para que ese objetivo fuera cumplido por Interpol, más allá de sus declaraciones públicas en sentido contrario, porque sostener la verdad además de confesar su participación en el plan delictivo, hubiese sido incompatible con los reclamos de justicia. La diligente y a la vez inesperada -para los encubridores- actitud de Interpol, específicamente de su secretario general, Ronald Noble, lo impidió".

Del mismo modo, en la foja 120 Nisman da cuenta de una reunión entre Timerman y el secretario general de Interpol el 26 de noviembre de 2013, en la sede de la organización en Lyon. Allí asegura que el canciller argentino intentó convencerlo "para que cediera y dispusiera el cese de las notificaciones rojas".

A su vez, en la página 270 de su escrito, el fiscal resaltó que uno de los puntos fundamentales de su denuncia era que "el plan pergeñado por Cristina Fernández incluyó el cese de las notificaciones rojas de Interpol -un plan inesperadamente frustrado por firme accionar del secretario general Ronald K. Noble-", reiteró.

Sin embargo, la desmentida que hiciera el ex secretario general de Interpol, Ronald Noble, en dos oportunidades (en una carta al canciller Timerman y en una nota al matutino Página/12) respecto de que nunca el Gobierno argentino ni si quiera insinuó que se den de baja las alertas rojas que pesaban sobre los imputados iraníes, desmiente en forma terminante el núcleo central de la denuncia presentada por el fiscal Alberto Nisman según la cual -para lograr el "pacto de impunidad" con Irán- se solicitaría a Interpol la baja de las circulares rojas.

16 de ENE. Declaracines del canciller Hctor Timerman en Casa de Gobierno.


En la entrevista concedida a Página/12, el ex secretario general de Interpol, Ronald Noble, sostuvo de manera categórica que "lo que dice el fiscal Nisman es falso. Ningún integrante del gobierno argentino trató nunca de que bajáramos los alertas rojos contra los funcionarios iraníes."

Asimismo, manifestaba: "Al contrario, señor Nisman: el ministro de Relaciones Exteriores de Argentina, Héctor Timerman, y cada uno de los funcionarios del gobierno argentino con los que me encontré y hablé de esta cuestión, tuvieron siempre la misma posición: los alertas rojos de Interpol contra los ciudadanos iraníes debían mantenerse sí o sí".

Del mismo modo, en la carta que le enviara al canciller Timerman, el ex secretario general de Interpol, a quien el propio Nisman le atribuía haber frenado el supuesto plan criminal que denunciaba, volvía a cargar contra el fiscal y sus afirmaciones.

En la misma, Noble señalaba: "Escribo para dejar en claro su posición y la del gobierno argentino en relación con las notificaciones rojas de Interpol emitidas con relación al atentado terrorista de 1994 contra la Asociación Mutual Israelita Argentina AMIA (…) En cada ocasión que usted y yo hablamos y nos vimos en relación con las notificaciones rojas de Interpol, emitidas en relación al caso AMIA, usted indicó que Interpol debía mantener las notificaciones rojas en vigor. Su posición y la del gobierno argentino fueron consistentes y firmes".

Y agregaba: "Usted pidió que Interpol exprese por escrito si las notificaciones rojas se mantenían sin cambio, válidas y vigentes y el 13 de marzo del 2013, el concejero general de Interpol declaró inequívocamente por escrito que la validez y la situación de las notificaciones rojas no se vieron afectadas".

"En mayo del 2013 -continuaba la carta- usted pidió que Interpol deje en claro que cualquier esfuerzo por parte de Argentina e Irán para cooperar en el caso AMIA en formas concretas no deberían afectar a la validez de las notificaciones rojas de Interpol. Usted ha declarado expresamente que la Presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, usted como ministro de Relaciones Exteriores y todo el gobierno argentino se mantenían cien por ciento comprometidos a que las notificaciones rojas de Interpol permanezcan en efecto".

Por otra parte, respecto del encuentro del 26 de noviembre de 2013, en el que Nisman afirmó que Timerman intentó convencer a Noble para que cediera y levantara las alertas rojas, el propio Noble en su carta afirmó que Timerman "reiteró que la posición del gobierno argentino es que las alertas rojas debían permanecer en efecto, sin cambios, debían seguir siendo válidas".

Con todo, queda por demás claro que la denuncia realizada por el fiscal Nisman, y por la cual el día viernes el fiscal Pollicita decidió imputar a la Presidenta de la Nación y a su canciller, no constan de sustancia alguna al haber sido desmentida rotundamente en su núcleo argumental, por el mismo Ronald Noble, ex jefe del Servicio Secreto de los Estados Unidos, quien en el reportaje a Pagina/12 añadió que Nisman "mentía" cuando afirmaba lo contrario.