31/01/2015 derecho internacional

Para Correa, la CIDH "ya es prcticamente latinoamericana"

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, consideró que la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) constituye en los hechos un tribunal latinoamericano, porque ni Estados Unidos ni Canadá la reconocen, por lo que llamó a reforzar esa estructura.

"Ya está todo puesto para tener nuestro propio sistema de derechos humanos porque, básicamente, la Corte en realidad no es Corte Interamericana de Derechos Humanos: es Corte Latinoamericana de Derechos Humanos, porque Estados Unidos, Canadá, los países anglosajones no han reconocido a la Corte", dijo.

Tras señalar que ese tribunal, con sede en Costa Rica, tiene "los mejores jurisconsultos de toda América Latina", reseñó que las sentencias emitidas por la CorteIDH son de obligatorio cumplimiento de los países que ratificaron el Pacto de San José, es decir 23 naciones de las 35, indicó el gobernante.

Para Correa, se puede fortalecer la Corte brindándole "suficiente presupuesto y aumentando personal y jueces a tiempo completo" que ágilmente puedan dictar medidas cautelares en caso de que sea necesario.

El mandatario se pronunció en favor de que el cuerpo tenga fuentes de financiamientos "previsibles, estables e incondicionales de ingresos para que pueda actuar con absoluta independencia", una idea que ya había reforzado el miércoles, cuando habló en la III Cumbre de la Celac, que se llevó a cabo en Costa Rica.

Hoy, en su informe de trabajo transmitido por radio y TV, juzgó que “algunas cosas del sistema Interamericano de Derechos Humanos (SIDH) deben cambiar". "La Corte Interamericana ha sido apegada a la Convención y goza de un prestigio inmenso, pero es sabido que la Comisión (CIDH) se ha vuelto una comisaría", expresó.

En Costa Rica, la Celac no pudo votar una declaración especial de apoyo al fortalecimiento del SIDH y, aunque en principio se atribuyó el hecho a la oposición de Ecuador, Correa lo desmintió hoy y apuntó que esa adjudicación se dio por un error de la Cancillería de Costa Rica, algo que -subrayó- se aclaró inmediatamente en San José.

"Para total claridad no fue el Gobierno del Ecuador el que solicitó el retiro de esa declaración. Además, fue otro país participante en la Cumbre", dijo el presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, a los medios en unas declaraciones que hoy se reprodujeron en el informe semanal de labores de Correa.

El mandatario cuestionó también que hayan hablado representantes de organismos internacionales aún antes que los presidentes.

“Hay instituciones interesantes. Pero eso debe ser después de la intervención de los presidentes. Ahora, escuchar al secretario general de la OEA, después de cómo se ha comportado, cómo ha dado la espalda a cualquier cambio en la OEA … ¿Por qué tenemos que escuchar esa burocracia internacional?", se preguntó irónicamente.