10/01/2015 Odiseo Sobico

"Cmic" aborda un universo srdido y sin salvacin

En un universo narrativo de marginación y abuso, Odiseo Sobico traza en su primera novela, "Cómic", la historia de un asesinato a partir del cual desgrana un mundo sórdido y sin salvación para los personajes que la pueblan, cuya acción transcurre en la Argentina del 70.

Por Claudia Lorenzn

Discípulo de Alberto Laiseca, el escritor, de 52 años, nacido en la Ciudad de Buenos Aires, configura un escenario en el centro del cual está Eneas, un niño que de adulto integrará una banda de sicarios, donde adquiere una identidad camuflada para poder salir al ruedo, en un mundo orquestado por otros.

En el libro, editado por el sello independiente Alto Pogo, un narrador en tercera persona guía los pasos de los personajes que sufren, gozan, chillan y se lamentan en una trama donde el lector deberá ir uniendo y atando cabos para delimitar el rol que juega cada uno en la historia, de lectura rápida pero compleja.

Los hechos se desarrollan en distintos escenarios y uno de ellos es un automóvil donde el protagonista se refugia a leer historietas que lo rescatan de un presente revulsivo, representado en la ilustración de la tapa y contratapa del libro, impactante y sugerente como la obra misma.

Sobico, que estudió Periodismo y Letras, cuenta en una entrevista con Télam que la novela surgió a partir de la propuesta que les hizo el escritor Leonardo Oyola a un grupo de aspirantes a escritores apodado "Los Gallardos" de armar una historia donde una organización maneja la vida del protagonista, lo que le disparó el tema del abuso en todas sus facetas: social, político y sexual, que unió al origen trágico de Batman.

¿Cómo fue la experiencia de componer esta novela?
Inicié una investigación en la que leí un montón de libros sobre abusos de menores para tratar de comprender la psicología de un abusado y de un abusador, y busqué meterme emocionalmente como haría un actor, antes de escribir. Leía, puteaba, lloraba porque leía textos periodísticos y libros sobre abusos y me dolía en el alma lo que pasaba, y me dolía vivir en esta sociedad, en esta época.

¿Cuánto tiempo te llevó este trabajo de investigación?
Me llevó un año y la escritura cuatro o cinco meses y luego hubo una reescritura. Primero esbocé los personajes con largos diálogos, como una especie de reflexión dolorosa. En ese marco se me cruzó la visión light de Batman, de un muchacho abusado por una sociedad, que busca vengarse por el asesinato de sus padres durante un robo, y me puse a pensar cómo sería trasponerlo en Argentina.
 
Entonces se me ocurrió que no iba a ser un multimillonario, si no un personaje de un estrato medio bajo, hijo de una madre que vive como puede, en una sociedad que usa a las mujeres de una determinada manera, en un contexto social donde los límites entre los buenos y malos no están tan claros.

¿Cómo definirías al protagonista de la historia?
Eneas está dentro de una organización en la que los preparan para ser soldados. En este contexto no será alguien redimido, curado de todas sus cicatrices, si no alguien que está mandado a ser lo que el sistema manda, que es esa famosa organización invisible. Y entonces queda en un límite de soledad muy grande.

¿Por qué elegiste escribirla de una forma casi experimental, donde el lector debe ir juntando retazos para armar la historia?
Había elegido contarla linealmente y la historia me empezó a patear, como si me dijera así no me cuentes porque no va. Perdía interés, profundidad, credibilidad. Cada personaje me pedía exclusividad: me decía hablá de mí que me están pegando con un palo. Entonces resolví abocarme a cada uno, con su tiempo, no el cronológico. Porque además no quería una historia donde quedara todo cerradito, sino mostrar la iniciación de Eneas como sicario, y el resto son bifurcaciones y cabos sueltos.

¿Qué correlato tiene con la realidad el personaje del artista Tucho?
No se si se dio esa situación tan específica, pero en los 70 había gente que marcaba personas y en la escuela primaria a la que iba teníamos un ídolo de maestro que fue acusado de abusar compañeros míos. El tipo era un gran docente, atípico porque enseñaba muy bien. Era ídolo de los chicos, era músico, organizaba los actos de la escuela de manera fabulosa. Era un showman, una envidia para los demás participar en los actos con él. Y de golpe un día la directora dijo que no venía más. Y empezaron los rumores, y "no te enteraste lo que pasó con fulanito", se armó el chusmerío entre los chicos. Estas anécdotas quedaron ahí, y también supe que en el barrio otros también tenían sus ambigüedades...

¿Cómo decidiste el nombre de los personajes?
El nombre de Eneas está propiamente tomado del personaje de Virgilio, (el poeta romano, autor de La Eneida). Y está relacionado con la experiencia de mi nombre porque de chico tuve todo tipo de anécdotas: desde el que me dicía, ooohh Odiseo, hasta el que me decía qué carajo es eso (por su nombre de origen italiano). Entonces jugando con eso, Eneas es un nombre que se presta a la burla de lo más capciosa, cruel, o para considerar al otro un virtuoso, y me sirvió para que el artista lo pueda envolver y captar. Para mí los nombres son muy importantes, porque los personajes tienen identidades muy marcadas, como cicatrices, son un grupo de cicatrices que se juntan. En el caso de la Gata me inspiré en Batman, por Gatúbela, el Lobo es como uno de los compañeros de cómic de Batman, Flecha Verde; y en el caso de Mr Phelps, remite al jefe de Misión Imposible.

¿Qué otro elemento tiene relación directa con vos?
El auto que es como la baticueva, porque en mi barrio había un Chevy que era como un refugio para nosotros. Estaba abandonado en la calle, nos metíamos ahí, jugábamos a manejar, nos peleábamos y me quedó un recuerdo muy lindo. Y en la contratapa aparece el dibujo del coche con alitas de murciélago.

¿Por dónde vendría la salvación para estos personajes, si la hay?
La única redención es que el lector simpatice con alguno, pero en definitiva son sicarios, criminales, extorsionadores.
 
etiquetas