24/12/2014 anuario 2014

The Pirate Bay: persecucin, captura y cada

El 9 de diciembre el principal buscador de archivos BitTorrent de la web dejó de estar online por primera vez desde 2006 tras una operación que coronó una serie de ofensivas judiciales lanzadas durante años para bloquear el acceso al sitio en más de 30 países, incluida la Argentina, en donde un juzgado nacional hizo lo propio en junio.

Martiniano Nemirovsci

Por Martiniano Nemirovsci

Fue una redada policial en el datacenter “antinuclear” del municipio sueco de Nacka, en el que TPB tiene sus servidores, la que logró lo que no pudieron los intentos anteriores: apagar la más reconocida de las plataformas web “pirata”, como denomina la industria cinematográfica y discográfica a los sitios que permiten compartir archivos libremente.

La policía sueca explicó que el operativo estuvo motivado por violaciones a las normas que defienden los derechos de autor, los mismos argumentos con los que en los últimos años se había intentado bloquear el buscador en Alemania, Francia, Australia, China, India, Reino Unido y Qatar, entre muchos otros países.

Por los mismo motivos, dando lugar a una cautelar de la Cámara Argentina de Productores de Fonogramas (CAPIF), el Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Civil N°64 exigió el 30 de junio a los proveedores de Internet locales "bloquear el acceso de usuarios desde la República Argentina respecto de las direcciones IP que opera el sitio The Pirate Bay".

El bloqueo"deberá hacerse efectivo dentro de los 5 días hábiles de recibida la notificación", decía la notificación que recibieron Speedy, Movistar, Fibertel, Prima, Telecentro, Iplan, Arnet, Personal, Metrotel, Sion y Claro, pero los internautas argentinos pronto encontraron formas de seguir accediendo a TPB porque, más allá de la prohibición judicial, el sitio seguía estando online.

En el datacenter de Nacka también tiene sus servidores el Partido Pirata Sueco -una agrupación para la cual una Internet abierta es clave para garantizar el libre acceso a la cultura-, y por eso los responsables de TPB creían tener protección política.

En más de una ocasión mencionaron que al albergar su sitio allí gozaban de inmunidad diplomática, ya que intervenir los bienes de un partido con representación en el Parlamento Europeo “sería un acto de censura del más alto nivel”.

Pero en las parlamentarias de 2014 el Partido Pirata Sueco perdió sus dos bancas europeas, mientras que los responsables originales de TPB perdieron la energía con la que solían defender el buscador que crearon en 2003.

"The Pirate Bay fue allanado, de nuevo. La última vez había ocurrido hace más de 8 años. En ese momento, mucha gente salió a protestar y se reunió en las calles. Hoy, a pocos parece importarle. Y yo soy uno de ellos", posteó tras la redada Peter Sunde, uno de los cuatro fundadores del sitio. Un mes antes había salido de prisión.

Tras varias apelaciones, la Corte Suprema del país nórdico reafirmó en febrero de 2012 que tanto Sunde, como Fredrik Neij, Gottfrid Svartholm y Carl Lundström eran culpables de infringir las leyes que protegen los derechos de autor.

Lundström, el financista del cuarteto, había sido el primero en cumplir su sentencia de cuatro meses de prisión domiciliaria y trabajo comunitario, la más suave de todas.

Sunde, tras pasar un tiempo prófugo, fue arrestado el pasado 31 de mayo en el sur de Suecia.

Si bien The Pirate Bay es (o era) uno de los principales motores de búsqueda y rastreo de archivos BitTorrent de la web, en donde pueden encontrarse enlaces hacia todo tipo de material multimedia, en sí mismo no almacena los archivos protegidos con derechos de autor.

Ese fue el argumento con el que hasta último momento el joven intentó que la Corte Suprema reabriera su caso. Según afirmaba, por las nuevas directivas legales de la Unión Europea no se lo podía culpar a él por las violaciones del copyright que hicieran los usuarios de The Pirate Bay.

Pero el máximo tribunal lo desoyó y Sunde fue albergado en la prisión de máxima seguridad de Västervik Nora, un lugar cuya dureza no guardaba relación con el delito por el que se lo juzgó, por lo que sus defensores calificaron el hecho como un castigo que buscó dar un ejemplo.

Algo similar había sucedido con Svartholm, detenido en 2012 en Camboya y extraditado a Suecia en un proceso criticado, ya que esos dos países no tienen tratados de extradición. Tras cumplir su sentencia, “Anakata” fue extraditado a Dinamarca, juzgado y condenado el 31 de octubre por un delito informático no vinculado a TPB.

La persecución de los fundadores concluyó el 3 de noviembre, cuando la policía de Tailandia -orden de Interpol mediante- apresó a Fredrik Neij mientras intentaba cruzar la frontera con Laos, donde vivía con su familia.

El redoble de los esfuerzos internacionales contra The Pirate Bay coincidió en 2014 con el aumento de la presión ejercida contra la “piratería” por los más grandes poseedores de derechos de autor que,  según el Informe de Transparencia de Google, solicitaron en cada uno de los últimos meses del año la eliminación de más de 30 millones de URLs por considerar que pertenecen a sitios “que presuntamente infringen derechos de autor”.