22/12/2014 fallo

"Argentina se convirti para muchos en la voz de los sin voz", destac especialista del Instituto jane Goodall

La antropóloga y defensora de los derechos de los animales Susana Pataro aseguró hoy que el fallo que reconoce a la orangutana Sandra como sujeto de derecho "abrirá las puertas a un debate profundo sobre nuestra responsabilidad en el planeta con otros seres sensibles", y subrayó que "el mundo nos mira con admiración y esperanza, porque Argentina se ha convertido para muchos en la voz de los sin voz".

"El fallo de la Cámara de Casación Penal que reconoce a Sandra como 'persona no humana' a la que se debe garantizar la protección de al menos tres de sus derechos básicos fundamentales, como la vida, la libertad y a no ser torturada ni maltratada física ni psicológicamente, le otorga un estatus legal distinto al de un objeto desprovisto de necesidades sociales ni capacidad cognitiva y del que cualquiera pueda disponer a su antojo", explicó la especialista.

La diplomática y representante del Instituto Jane Goodall Internacional, organización sin fines de lucro que promueve la conservación de las especies y su ambiente, subrayó que "la novedad es que para la justicia argentina y la jurisprudencia internacional, en general, los animales están amparados por el régimen de la propiedad privada y no son pasibles de gozar de derechos o personería jurídica, como los individuos o las empresas".

"En la interpretación brindada en el fallo de Sandra esa situación quedó superada. Se trata de un fallo que sin duda abrirá las puertas a un debate profundo no sólo sobre sus derechos sino sobre nuestra responsabilidad en el planeta con otros seres sensibles, además de sobre el papel que deben cumplir en el futuro ciertos establecimientos como los zoológicos", precisó.

Para Pataro "no se debe entorpecer el proceso vinculado al traslado de Sandra (a un santuario donde vivirá en semi libertad), es un caso del que debemos aprender todo lo que haya que aprender".

"El fallo argentino es histórico y ya está circulando por otras latitudes para sustentar acciones similares en un proceso que no podrá ser detenido porque tiene la fuerza de los cambios sociales profundos", destacó.

Y agregó que "esto es la consecuencia de un cambio de mentalidades en torno a la relación del hombre con otras especies y los derechos de los animales. Hay una conciencia creciente de la sociedad sobre los abusos y maltrato ejercidos sobre los animales en situaciones de cautiverio en la investigación científica y en las industrias del entretenimiento y la alimentación que francamente repugnan a la conciencia humana".

"El mundo nos mira con admiración y esperanza porque Argentina se ha convertido para muchos en la voz de los sin voz.
Creemos que el fallo sobre Sandra será no sólo un valioso antecedente para criaturas de su especie, sino que continuará estimulando los debates filosóficos sobre el concepto de persona y humanidad", enfatizó.

Y recordó: "Hace 55 años, cuando la doctora Jane Goodall descubrió la fabricación y utilización de herramientas por parte de los chimpancés de la reserva de Gombe, en Tanzania, su mentor, el célebre paleo antropólogo Louis Leakey hizo una afirmación contundente y premonitoria: 'O bien hay que redefinir al hombre, redefinir lo que es una herramienta o aceptar que los chimpancés son humanos'".
etiquetas