16/12/2014 Medio Oriente

Al menos 65 muertos y 73 heridos en diferentes enfrentamientos en Afganistn

Al menos 65 personas murieron y 73 resultaron heridas, varias de ellas civiles, en enfrentamientos entre insurgentes y las Fuerzas de Seguridad en distintas provincias de Afganistán, informaron hoy fuentes oficiales.

Unos 60 insurgentes atacaron esta madrugada un puesto policial en el distrito oriental de Pachier Agam, en la provincia de Nangarhar, informó el vocero provincial de la Policía, Hazrat Husain.

El enfrentamiento finalizó tras dos horas de combates en las que cinco insurgentes murieron y once resultaron heridos, consignó el portavoz, que agregó que 3 civiles miembros de una misma familia también fueron heridos.

El vocero informó que los civiles quedaron bajo custodia policial en el hospital porque resultaron heridos por el estallido de la munición que suministraban a los atacantes.

Los ataques más sangrientos se prolongaron desde el domingo hasta ayer (aunque se revelaron recién hoy) en el distrito de Dangam en la provincia de Kunar (este), donde alrededor de 1.200 insurgentes afganos y paquistaníes lanzaron una ofensiva contra puestos de seguridad, informó Numan Hatifi, portavoz militar, citado por la agencia de noticias EFE.

Las Fuerzas de Seguridad afganas repelieron estos ataques coordinados contra puestos de control en los que tras dos días de enfrentamientos murieron 46 civiles, 41 insurgentes y cinco militares, y más de 50 resultaron heridas, entre ellas seis uniformados.

El Ministerio del Interior, en un comunicado, informó de que al menos otros nueve insurgentes fallecieron, nueve resultaron heridos y cuatro fueron detenidos en otras operaciones de las Fuerzas de Seguridad afganas en las últimas horas en zonas de mayor inseguridad del país.

Afganistán atraviesa uno de los momentos más complicados desde la invasión de Estados Unidos y el final del régimen talibán hace trece años, con un aumento en los últimos meses de los ataques insurgentes tanto en la capital como en diferentes puntos de Afganistán.

El incremento de los ataques se produce en la cuenta regresiva del retiro, el 31 de diciembre, de la misión de la OTAN, la ISAF.

No obstante, Estados Unidos prevé mantener unos 10.800 soldados hasta 2024 y la Alianza Atlántica continuará en el país con unos 4.000 militares que desempeñarán un nuevo rol de asesoramiento y equipamiento de tropas afganas, frente a los alrededor de 130.000 efectivos extranjeros que había en 2012.