12/12/2014 Derechos Humanos

La embajada argentina en EEUU celebr los 31 aos de la democracia con un panel sobre la promocin y proteccin de los DDHH en Argentina y Amrica Latina

La embajada argentina en los Estados Unidos celebró los 31 años de la recuperación de la democracia en nuestro país, con un panel sobre la promoción y protección de los derechos humanos en Argentina y en América Latina, que contó con la participación del presidente del CELS, Horacio Verbitsky, y la directora Ejecutiva de WOLA, Joy Olson.

Por Melisa Cabo

El encuentro, llevado adelante en la sede diplomática este jueves, estuvo centrado en la promoción y protección de los derechos humanos en Argentina y en América Latina, con el énfasis puesto en la contribución de nuestro país al derecho internacional de los derechos humanos, a través del "Derecho a la Verdad", según indicó la embajada a través de un comunicado.

Verbitsky y Olson, acompañados por las embajadora ante la Casa Blanca, Cecilia Nahón, y su par ante la OEA, Nilda Garré, dialogaron sobre la importancia del "Derecho a la Verdad" en la lucha contra la impunidad y para la reconstrucción de la memoria colectiva de un país.

En sus palabras de bienvenida, Nahón se refirió al 31 aniversario de la recuperación de la democracia en Argentina y mencionó el rol central que tuvieron los organismos de derechos humanos en todo ese período.

"Desde hace diez años el impulso del gobierno nacional permitió que Argentina ponga en marcha una política de derechos humanos que contempla todas las dimensiones: los derechos políticos, los sociales, los económicos, y que hace que hoy Argentina pueda celebrar una democracia en la que los derechos humanos son una política de Estado", aseguró Nahón.

El presidente del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), Horacio Verbitsky, realizó un detallado relato sobre la evolución del Derecho a la Verdad y su importancia fundamental en el caso argentino, que funcionó como catalizador de las condiciones que permitieron reabrir los juicios sobre violaciones a los derechos humanos cometidas durante la última dictadura cívico-militar en nuestro país.

Verbitsky explicó a su vez la esencia del modelo argentino de búsqueda de memoria, verdad y justicia, en el que la característica distintiva fue la erradicación de la impunidad a través del enjuiciamiento a los responsables de haber cometido graves violaciones a los derechos humanos.

Resaltó además como novedad que por primera vez un represor argentino, Ernesto "Nabo" Barreiro, en el marco de uno de los juicios que están siendo realizados en Argentina, entregó un listado con la información de dónde fueron enterrados al menos 25 personas que se encuentran desaparecidas, en cuyos operativos habría participado.

"Es la más espectacular validación del modelo argentino en búsqueda de la verdad", siendo que está acompañada de la Justicia, afirmó el presidente del CELS.

Verbitsky, mencionó también la coincidencia del panel y de la presentación del informe de la CIDH sobre el Derecho a la Verdad en América, con la publicación del reporte de la Comisión de la Verdad en Brasil; así como de la publicación en Estados Unidos del informe del Comité de Inteligencia del senado sobre el programa de detenciones e interrogatorios de la CIA, y con el hallazgo en México del primer cuerpo de uno de los cuarenta y tres estudiantes desaparecidos en Ayotzinapa.

Por su parte, la directora Ejecutiva de La Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA), Jay Olson, abordó la relevancia de la participación de todos los actores de la sociedad como responsables en la búsqueda del Derecho a la Verdad y aseguró que éste derecho, no es sólo una cuestión del pasado sino que influye en el presente y en el futuro de cualquier sociedad.

"La verdad es también, y por sobre todas las cosas, una parte clave de la Justicia", aseveró Olson.

Tras la sesión de preguntas y respuestas, la embajadora Garré cerró el encuentro que contó con especialistas, académicos y representantes de distintos gobiernos, remarcando que el Derecho a la Verdad "fue reconocido por primera vez en un caso del Sistema Interamericano de Derechos Humanos, con el de la Madre de Plaza de Mayo, Carmen Lapacó".

"A partir de la instalación de los juicios por la verdad previstos en la solución amistosa de este caso, en un contexto en el que las leyes de impunidad seguían vigentes, los familiares de las víctimas y organismos de derechos humanos, ejercieron presión para que años más tarde y gracias a la voluntad política de un gobierno que estableció como política de Estado los derechos humanos, se removieran los obstáculos que impedían el enjuiciamiento a los responsables de graves violaciones cometidas por el terrorismo de Estado", concluyó Garré.

El Derecho a la Verdad, fue reconocido en 2005 por la comunidad internacional en su conjunto, a iniciativa de Argentina, con la adopción de la Resolución 2005/66 de la entonces Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas.

Anteriormente, a través de una Solución Amistosa en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Argentina se había comprometido a garantizar el derecho a las víctimas de sus familiares y de toda la sociedad y a conocer la verdad de lo ocurrido en situaciones de graves violaciones a los derechos humanos.