10/12/2014 emotiva ceremonia

El director Francisco Javier fue distinguido con el premio Onofre Lovero al teatro independiente

En una emotiva ceremonia realizada en el Centro Cultural General San Martín, con la presencia de artistas y familiares de Lovero, también fueron distinguidos los mimos Roberto Escobar e Igón Lerchundi y el Programa de Formación de Espectadores.


El director Francisco Javier fue distinguido ayer con la primera entrega del premio Onofre Lovero al teatro independiente porteño, en tanto que fueron distinguidos también los mimos Roberto Escobar e Igón Lerchundi y junto al Programa de Formación de Espectadores, en una emotiva ceremonia realizada en el Centro Cultural General San Martín, con la presencia de artistas y familiares de Lovero, un actor que batalló por la escena alternativa.

"Cada representación es un nuevo estreno....el teatro está por encima de cualquier tipo de preocupación...quiero morir pintándome la cara", estas y otras frases de Lovero, resonaron anoche en la sala 3 del Centro, desde un video para homenajear su memoria realizado por su hija María, bailarina.

Los enunciados del actor fallecido en 2012, fundador del Teatro de los Independientes y de otras salas concebidas como espacio de resistencia artística, sintetizan el concepto de destacar anualmente a personalidades comprometidas con los valores de la producción off urbana implicado en la distinción.

Franciso Javier, destacado investigador, regisseur del Teatro Colón y responsable de intensas puestas como "La secreta obscenidad de cada día", del escritor y psiquiatra Marco Antonio de la Parra (1991), o "Sol de noche", de Cristina Escofet (2012), recibió la edición inaugural del galardón que lleva el nombre de quien fue su compañero de sueños desde un pasaje compartido por las aulas del Colegio Nacional Buenos Aires.

"Estoy tristemente feliz, me hubiera gustado que él estuviera aquí, hubiéramos hablado del teatro independiente, nos hubiéramos divertido", dijo Javier con inflexión teatral desde su voz poderosa, al referirse a Lovero mientras recibía la estatuilla de premiación llamada "Eppur si Muove", obra de la artista María Laura Vila, quien fue pareja del actor.

Una narración de anécdotas compartidas, siempre con el escenario como telón de fondo fue el recurso de Javier para agradecer la distinción, que culminó con la representación  de un fragmento de "Hola Fontanarrosa!" a cargo de los actores Julián Howard y Roberto Saiz, dos integrantes del grupo Los Volantineros, que el director premiado ayer tuvo a su cargo.

El vasco Lerchundi y el argentino Escobar, pioneros en el arte de la mímica en el país fueron ovacionados al recibir su premio, luego de que las imágenes de un video en sepia  realizado a partir de recortes de prensa, reflejaran su vasta trayectoria iniciada en 1959 con la creación de la Compañía argentina de mimos.

Ana Durán y Sonia Jaroslavsky, creadoras del Programa de Formación de Espectadores galardonado ayer, que busca sembrar la inquietud de la escena entre los adolescentes y al que Durán describió como el "intento de abrirles una puerta, no se trata de una colonización de cabezas para decirles que somos mejores que Tinelli".

El premio surgió a partir de una iniciativa de Proteatro y de la Dirección General de Promoción Cultural del Ministerio de Cultura de la Ciudad, y el jurado estuvo integrado por representantes de la Asociación Argentina de Actores, de la Sociedad General de Autores de la  Argentina y de diversas entidades relacionadas con el quehacer artístico.

Como corresponde a una buena función de teatro, la ceremonia terminó a sala llena y con la gente aplaudiendo de pie.
etiquetas