25/11/2014 Espaa

El presidente de Catalua propone elecciones con lista nica para alcanzar la independencia en 18 meses

Artur Mas propuso al resto de partidos soberanistas de Cataluña y a las organizaciones sociales que reclaman la independencia la conformación de una lista única para unas elecciones regionales, aún sin fecha, que abrirían el camino hacia la secesión de la norteña región de España.

Por Corresponsal

A partir de los comicios, el Jefe del Ejecutivo regional trazó un plan de 18 meses para declarar la independencia de forma definitiva.

“¿Somos capaces de conformar una lista amplia transversal, fuerte, y con una mayoría clara que diga que Cataluña quiere ser un nuevo Estado?” se preguntó Mas ante 3.000 personas que colmaron el Auditori Fórum de Barcelona, donde presentó su “hoja de ruta” hacia la independencia tras la consulta simbólica del pasado 9 de noviembre (9N).

Desde hace tiempo se sabe, y él mismo lo anticipó luego de la consulta, que frente a la negativa del gobierno central de Mariano Rajoy de negociar un referéndum oficial, su propuesta es celebrar una “consulta definitiva” a través de comicios regionales, calificados de "plebiscitarios", en los que, de ganar un bloque soberanista, tendría un mandato legítimo para avanzar hacia la separación de España.

“El Estado pretende silenciar la voz de los catalanes para decidir el futuro del país. Y no solo esto, sino que pretende inhabilitar a los que queremos facilitar el voto”, afirmó al inicio de su intervención, que presentó como una reflexión personal pero en su condición de presidente regional.

“Llegó el momento de utilizar el único instrumento que nos queda para hacer la consulta: las elecciones. No tengo inconveniente en decir que no es el mejor, pero no tenemos otra opción”, añadió.

“Un referéndum depende de la voluntad del Estado”, mientras las elecciones autonómicas sólo dependen de nosotros, y no se pueden invalidar”, explicó.

Pero Mas dejó claro que sólo anticipará las elecciones “si son para hacer la consulta”. “Si es para cambiar la representación en el parlament (parlamento regional) no habrá comicios”, advirtió, enviando un mensaje a su principal socio en el proceso soberanista, el líder de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), Oriol Junqueras, quien desde hace meses encabeza las encuesta en caso de celebrarse elecciones regionales.

Además, sostuvo que aún “no hay una fecha” para las elecciones, porque “hay que llegar al examen bien preparados” y “primero hay que resolver el qué y el cómo, es decir, que si convocamos las elecciones será para decidir sobre el futuro de Cataluña”.

Se sabe que la intención de Mas era liderar la lista para evitar una confrontación Junqueras, pero hoy, en su presentación con tintes de heroicidad, -con la inscripción “Después del 9N: Tiempo de decidir, tiempo de sumar”, como telón de fondo-, se mostró dispuesto a sacrificarse.

“Puedo encabezar la lista, pero también la puedo cerrar. Puedo ser el primero o el último. No hay condiciones personales previas, pero sí de proyecto, porque es el momento de sumar”, remarcó.

Pero insistió en que la convocatoria de elecciones estará supeditada a que previamente haya un acuerdo para conformar una lista única a favor del “sí”, y, aseguró, que su plan es seguir adelante sólo si se alcanza una “mayoría absoluta” que pueda enviar un “mensaje claro y nítido al mundo entero”.

“No podemos dar desde Cataluña ni la mínima excusa para que el resultado sea cuestionado y no aceptado como válido”, subrayó ante la mirada atenta de Junqueras, el principal líder independentista presente en el auditorio.

La fórmula propuesta por Mas es que la lista única la integren dirigentes de partidos políticos, representantes de la sociedad civil, profesionales y expertos reconocidos, quienes no aceptarían repetir en las elecciones siguientes, sino que se presentarían una sola vez “como acto de servicio” a la nación.

De ganar, tendrían un “mandado corto de un años y medio” desde la configuración del parlamento regional y la designación del presidente regional. El parlamento que saldría de las urnas sería el encargado de realizar el “proceso de transición” hacia la independencia, abriendo una negociación con el Estado central, la Unión Europea y la comunidad internacional.

También se abriría un proceso "participativo" para redactar una Constitución catalana que debería culminar al cabo de 18 meses con nuevas elecciones, esta vez con los partidos políticos por separado, y un referéndum para ratificar la independencia de Cataluña.

Antes de la conferencia, Junqueras afirmó que espera que Mas de “un paso adelante”, convocando elecciones para que no se alargaran los plazos de forma innecesaria.

Sin embargo, Josep Antoni Duran Lleida, referente de Convergencia i Unió (CiU), la federación que lidera Artur Mas, rechazó un adelanto electoral y cuestionó la viabilidad del plan de Junqueras, quien plantea un "proceso constituyente".

La comparecencia de Mas tiene lugar tras la presentación de una inédita querella penal por parte de la Fiscalía General del Estado español contra el presidente catalán y otras dos funcionarias de su gobierno, por haber celebrado la consulta del 9N.

La querella, presentada el pasado viernes, acusa al presidente catalán, su vicepresidenta, Joana Ortega, y su consejera de Educación, Irene Rigau, de delitos de desobediencia grave a la autoridad, usurpación de atribuciones judiciales, prevaricato continuado y malversación de fondos públicos.

De prosperar la demanda, que hoy Mas aseguró que está impulsada por el gobierno de Rajoy, los acusados deberán afrontar penas que oscilan entre la inhabilitación –hasta diez años- y la cárcel, aunque hasta un año, lo que no sería de efectivo cumplimiento.