20/11/2014 Villa Ocampo

Frédéric Vacheron presentó la programación cultural 2015

Con la nueva gestión del francés Frédéric Vacheron, especialista del Programa de Cultura para el Cono Sur, la Villa Ocampo promete un auspicioso plan de acción para el próximo año que incluirá, además de las actividades existentes, un laboratorio de ideas para anticipar tendencias emergentes, así­ como cursos de capacitación, conservación y promoción del patrimonio con el fin de darle un nuevo impulso a la imponente mansión ubicada en la localidad de Beccar.

Vacheron dijo, en diálogo con Télam en la sede porteña de la Unesco, que su misión es "dirigir el Programa Villa Ocampo, porque había una necesidad de seguir la gestión de la casa como sitio patrimonial". 

"Queremos hacer hincapié en las prioridades, como hacer más evidente el vínculo entre el legado de Victoria -intelectual y ético- y el mandato de la organización ya que en la donación que realizó Ocampo fue muy explícito", comentó el directivo.

Dentro de las actividades previstas se encuentran tres proyectos: Colmenar, Ombú y Pilares, que consisten en trabajar los conceptos de intercambio, capacitación y apoyo al legado de la creadora de la revista Sur. 

Colmenar es una iniciativa de intercambio y reflexión, que convertirá a Villa Ocampo en un "laboratorio de ideas" que se anticipe a las tendencias emergentes y sea capaz de formular diagnósticos y recomendaciones en el área cultural.

En tanto que Ombú "estará destinado a los cursos de capacitación con el fin de elaborar nuevos enfoques de los desafíos regionales en relación a la gestión, conservación y promoción del patrimonio" y "Pilares, por su parte, trabajará apoyando el acceso a la producción cultural de grupos en situación de vulnerabilidad y contará con una serie de incentivos, además de incrementar las capacidades creativas y de gestión buscando propiciar una cultura de paz y de no violencia". 

Vacheron recordó que "el deseo de la escritora era que la Unesco siguiera trabajando en los temas de la cultura y en comunicación para la paz de los pueblos, según lo decidiera su conferencia general, compuesta por 195 miembros". 

Otra de las novedades es que el centro de documentación de la villa acaba de ser inscripto en el registro del "Programa la Memoria del Mundo", un proyecto que promueve la preservación y el acceso a la herencia documental de la humanidad, garantizando que los originales se mantengan en las mejores condiciones posibles de conservación y seguridad.

Dentro de este programa, en Argentina se encuentran, además, la colección jesuítica de Biblioteca Mayor de la Universidad Nacional de Córdoba; la colección documental Monseñor Pablo Cabrera"; y la prensa obrera y latinoamericana del Centro de Documentación e Investigación de la Cultura de Izquierda en el país.

El experto de la Unesco recalcó que "el tema principal va a ser cómo posicionar la cultura en el desarrollo, que en cierta manera, es lo que hacía Victoria con otras palabras porque hablamos de otras épocas, con otras estrategias, ella se movía dentro del marco de la literatura y las letras; no era una funcionaria de las Naciones Unidas pero sí podemos decir que era una pionera de lo que llamamos diplomacia cultural".

"Queremos hacer más visibles la casa y que el público aprenda más de esa pionera (nacida en 1890), por eso necesitamos más capacitación y modernizar la propuesta museológica entre otras tantas necesidades edilicias, por lo cual estamos abiertos a recibir ayuda", agregó.

El presupuesto para mantener la casa ubicada en Elortondo 1837, concluyó, "precisa un piso de 250 mil dólares anuales y sería todo un reto llegar a los 500 mil dólares" para sostener la mansión por la que pasaron Virginia Wolff, José Ortega y Gasset, Octavio Paz, Waldo Frank y Jorge Luis Borges, entre otros. 

La mítica casa posee un conjunto patrimonial único compuesto por elementos tangibles como su parque, estilo arquitectónico, los bienes muebles y las colecciones de arte.
etiquetas