19/11/2014 Premio Caillois

Csar Aira sigue multiplicando su obra

El Premio Roger Caillois de Literatura Latinoamericana que César Aira recibirá el próximo 8 de diciembre en París, reposiciona en el candelero literario internacional la figura del prolífico escritor -no hay acuerdo en si son 80 o 100 las novelas, ensayos y relatos que lleva publicados en unos 15 idiomas-, cuya obra continúa multiplicándose con nuevas ediciones.

El escritor de "La liebre" -Premio de Novela Emecé- y "Diccionario de autores latinoamericanos", libro épico en el sentido de su aparición, ya que fue anunciado por Aira durante 15 años, recibirá este galardón en la parisina Maison de l'Amerique Latine, creado en 1991 por esa institución junto al Pen Club y la Sociedad de Amigos y Lectores de Roger Caillois.

El premio que en sus fundamentos ubica al escritor pringlense (Coronel Pringles, 1949) en la línea sucesoria del chileno Roberto Bolaño "es muy importante en su simbolismo", destacó a Télam el director de Emecé, Alberto Díaz, teniendo en cuenta que esta distinción proviene de un país de gran tradición literaria y que recayó en escritores como el Nobel peruano Mario Vargas Llosa o el mexicano Carlos Fuentes.

"Se trata de un intento clasificatorio cartesiano francés en el sentido de que aparece otro raro -sentenció Díaz-, ya que Aira es un autor inclasificable dentro de la literatura argentina, es muy difícil integrarlo a alguna tradición: Si con un libro se acerca a algún lado, en el siguiente borra con el codo lo que escribió con la mano".

Ocurre que su aporte a la literatura "es esa imaginación tan grande y prolífica, esa inventiva que no asusta con las formas a futuros escritores porque para él no tienen que ser perfectas, porque desacraliza esa cosa sagrada de la escritura que es la literatura", fundamentó Díaz, responsable de la Biblioteca César Aira que reúne las novelas publicadas en los 90 en Emecé e incluye la reciente "El testamento del mago Tenor".

La distinción -que en Aira reconoce al tercer escritor argentino junto a Alan Pauls y Ricardo Piglia- "habla de la madurez de su literatura", añadió Díaz, sobre una obra que nadie sabe a ciencia cierta cómo está conformada, ya que desde su primera publicación, "Moreira"(1974), se dedicó a distribuir entre sellos grandes como el del Grupo Planeta, independientes como Beatriz Viterbo o de perfil casero en el caso de Eloísa Cartonera. 

Considerado por otro escritor icónico, Alberto Laiseca, como un narrador con "un gran tratamiento del color", que "parecí­a un pintor", Aira es además un destacado traductor de obras como la emblemáticas "Maus" de Art Spiegelman o extrañezas como "El señor de la luz", de Maurice Renard, comparable con Julio Verne en la calidad de su ciencia ficción.

"Pocos han llevado a buen puerto un logro estético tan constante y sostenido" como el de este autor, premio a la Trayectoria del Fondo Nacional de las Artes, destacó Luis Chitarroni, creador de La Bestia Equilátera, el sello que publicó el Renard traducido por Aira y una exquisita edición triple de su delirante novela "El mármol".

Una obra que según el propio Aira, Caballero de la Orden de las Artes y las Letras de la universidad Parí­s-Grenoble, "tenderí­a un arco entre dos márgenes imposibles (si bien rioplatenses): Lautréamont y Borges".

Hace tiempo que dejó de ser un autor secreto y hoy librerías grandes y chicas tienen sus libros, como Mansalva que lanzó su plataforma digital con títulos que viene publicando desde 2006: "Margarita (un recuerdo)", "Entre los indios", "Festival", "Cecil Taylor", "El divorcio", "Dante y Reina", "La vida nueva" y "El pequeño monje budista"; y a la que sumará "Biografía", la nouvelle del premiado escritor que en diciembre se encontrará en todo el país.

El premio Caillois "reafirma su condición de gran escritor, dueño de una forma personal y consecuente de mirar la literatura -dijo Nicolás Moguilevsky, coordinador de Mansalva-, al punto de que el panorama literario internacional tuvo que adaptarse a Aira, cuando muchos escritores escriben pensando en el canon y los premios".

Otro de esos sellos es Blatt & Rí­os, donde publicó "Yo era una mujer casada", "Un episodio en la vida del pintor viajero", una edición en tapa dura con ilustraciones de Rugendas, y "Artforum", en 2014.

Una obra que "trae el legado, entre otras cosas, de las vanguardias del siglo XX -definió Damián Ríos, uno de sus editores-. Son novelas breves en las que prima la levedad. Muchas veces un personaje es apenas un ejemplo para que una historia se desarrolle, siempre sin la gravedad de la literatura y por eso mismo sus novelas no pueden ser más literarias". 

"En mi experiencia de editor, sé que Aira hace felices a sus lectores, que son muchos, cada vez que saca un libro ya que se agotan sin necesidad de ningún esfuerzo de promoción. Como amigo, me pone contento este reconocimiento a su genio. Como lector, le estoy inmensamente agradecido", añadió Ríos.

Uno de esos lectores es el autor Sergio Chejfec, quien se refirió a Aira como "un escritor del futuro, en la medida en que es una máquina poética" y aseveró que "cualquier cifra será poca si se trata de reconocer su talento y recompensar su arte". 

Su figura y, en especial sus textos, "se perfilan de un modo tan singular que lo más lógico serí­a asignarle el Premio Aira, un premio que englobara todos los premios y que en ese mismo movimiento los cancelara como atribuciones de juicios estéticos", concluyó Chejfec.
 
etiquetas